XIII JORNADAS DE PREVENCIÓN DE RIESGOS LABORALES

Robots para soldar barcos

La tecnología colaborativa reduce los riesgos laborales en sectores como la soldadura y la logística

Fedeport subraya su utilidad en tareas "tediosas y continuadas"

La empresa Fluitronic presenta a los empresarios del Puerto de Las Palmas la utilidad de la tecnología 4.0

Pedro Baena, de la empresa Fluitronic, muestra al presidente de Fedeport José Juan Ramos uno de los robots colaborativos de la empresa en las Jornadas de Prevención de Riesgos Laborales.

Pedro Baena, de la empresa Fluitronic, muestra al presidente de Fedeport José Juan Ramos uno de los robots colaborativos de la empresa en las Jornadas de Prevención de Riesgos Laborales. / JUAN CASTRO

Los robots colaborativos se utilizan ya en la logística, la siderurgia, la alimentación, la aeronáutica, la investigación y también en el sector portuario para minimizar riesgos laborales. Su uso y aplicación fue el tema central de las XIII Jornadas de Prevención de Riesgos Laborales organizadas por la Federación Canaria de Empresas Portuarias (Fedeport), que tuvo lugar ayer en la Autoridad Portuaria de Las Palmas.

Los empresarios del puerto de La Luz conocieron este viernes las ventajas que ofrecen los robots colaborativos en materia de prevención y disminución de riesgos laborales de sus empleados, sobre todo en actividades como la soldadura y el paletizado de mercancía, tan habituales en el recinto y donde se trabaja con productos tóxicos, ruidos, y posturas forzadas que pueden conllevar grandes riesgos o generar problemas de salud. Dicha tecnología, que se utiliza ya en la logística y en sectores como la siderurgia, la alimentación, la aeronáutica y la investigación, fue el tema central de las XIII Jornadas de Prevención de Riesgos Laborales organizadas por la Federación Canaria de Empresas Portuarias (Fedeport) en colaboración con Asepeyo, que tuvo lugar en el salón de actos de la Autoridad Portuaria de Las Palmas.

Durante la jornada, en la que se contó las aplicaciones que tiene esta tecnología en las empresas portuarias, incluida las pequeñas y medianas empresas; la legislación que hay al respecto y algunas experiencias prácticas, los empresarios pudieron conocer de primera mano cómo funcionan estos robots gracias a la distribuidora Fluitronic, que presentó dos cobots, como así se denominan a los robots colaborativos que no son otra cosa más que robots de última generación que trabajan junto a un operario dentro de un mismo espacio, fabricados por la empresa danesa Universal Robot de la que son sus representantes en Andalucía y Canarias.

"Dicha tecnología se utiliza ya en sectores como la logística, siderurgia, alimentación, aeronáutica e investigación"

Pedro Baena, responsable del departamento de robótica de Fluitronic, explicó que los robots colaborativos pueden tener "diversas aplicaciones" en las empresas portuarias, independientemente de su tamaño, ya que, una vez instalado el robot, las garras o manos que operan pueden ser cambiados al igual que las aplicaciones en función de las necesidades empresariales. "Tenemos robots desde 3 kilos de peso hasta 16,20 por lo que pueden introducirse tanto en empresas que producen o comercializan pocas unidades como en otros de mayor tamaño", indicó.

En el caso de los robots colaborativos que se mostraron en las jornadas. Uno de ellos, de 12,5 kilos de peso, estaba preparado para coger cajas del tipo que se utilizan en una frutería y simular un paletizado de la mercancía para después almacenarla en una nave. "Es una aplicación bastante demandada en las empresas de alimentación, sobre todo para restar peso al operario que manipula grandes cargas durante su jornada laboral como es el coger una caja con 16 kilos de mercancía durante ocho horas y colocarlas sobre un palet", dijo sobre las ventajas de utilizar un robot de este calibre que además se para en seco en cuanto encuentra un obstáculo gracias a unos sensores o a la mano del operario.

Robot para soldadura presentado por la empresa Flutronic en las jornadas de Prevención de Riesgos Laborales de Fedeport.

Robot para soldadura presentado por la empresa Flutronic en las jornadas de Prevención de Riesgos Laborales de Fedeport. / JUAN CASTRO

Se trata de uno de los requisitos de seguridad que exige la normativa española para este tipo de robots industriales. También debe haber un control sobre la velocidad a la que trabaja, una limitación en cuento a su fuerza y potencia a la hora de manipular objetos, así como que la maquinaría permita en algún momento ser guiada por una persona. Se trata de minimizar los riesgos que conlleva el uso de este tipo de tecnología 4.0, que también los tiene pese a que los cobots mejoran ampliamente las condiciones laborales de los operarios. Especialmente entre los que realizan tareas repetitivas y de peso que pueden ocasionar problemas de espaldas, posturales o de otro tipo por los despistes.

El segundo robot que enseñó se dedicaba a hacer soldaduras y tenía tan solo un peso de 5 kilos. "Es algo que también está muy demandado en la industria naval porque actualmente hay una escasez de profesionales en el sector. Evita que el operario esté respirando gases tóxicos y además, la soldadura que hace es siempre de mayor calidad que la que pueda hacer un trabajador", respondió el experto, que afirmó que ayudarían a la integración de las nuevas generaciones, más interesadas en programar que en realizar tareas mecánicas.

El responsable de robótica de Fluitronic subrayó que la robótica tradicional lleva existiendo mucho tiempo en el campo de la soldadura, pero que los grandes robots no tenían cabida cuando se trataba de "pequeñas tiradas"."Con estos robots podemos hacer aplicaciones más sencillas para que trabajen tiradas o unidades más cortas, ya que lo que simplemente cambiamos es la aplicación o la garra", indicó.

Asistentes a las XIII Jornadas de Prevención de Riesgos Laborales organizadas por Fedeport en la Autoridad Portuaria.

Asistentes a las XIII Jornadas de Prevención de Riesgos Laborales organizadas por Fedeport en la Autoridad Portuaria. / JUAN CASTRO

Pedro Baena añadió que han puesto en marcha algunos robots en el puerto de La Luz, aunque es en el sector de la alimentación y de la investigación; caso de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, donde tienen mayor demanda. "El boom de la robótica colaborativa está comenzando ahora en el sector de la soldadura, donde creemos que puede ser muy interesante, aunque ya hay empresas como Navantia que la utilizan o puertos como el de Cádiz, especializado en la industria naval, donde la soldadura se realiza ya con este tipo de robots", puntualizó.

El experto en robótica manifestó que el departamento de Investigación y Desarrollo de Universal Robot, donde trabaja el 50% de los empleados que tiene la empresa, están trabajando en robots con sistemas de cámaras de edición aprovechando la llamada inteligencia artificial lo que permitirá, por ejemplo, reconocer artículos diferentes dentro de una caja mediante unas coordenadas.

Reducción de puestos laborales

En cuanto a la reducción de puestos de trabajo que puede significar el uso de la robótica para determinadas tareas, el responsable del área en la empresa Fluitronic aseguró que "no necesariamente" ocurre así. "Tenemos aplicaciones en las que los robots colaborativos coexisten con los operarios  y lo que hacemos es amortizar a ese robot con un incremento de producción", declaró.

El presidente de Fedeport José Juan Ramos aseguró, por su parte, que la federación está "muy implicada" en materia de prevención y salud laboral de los trabajos y que el objetivo de estas jornadas anuales es "concienciar a todas las empresas" en este asunto. Ramos reseñó que las empresas "están preparadas" en materia de prevención de riesgos laborales, pero que es un tema que siempre les preocupa por lo que cualquier novedad en esta materia de protección de los trabajadores siempre es bienvenido siempre y cuando sea "viable para las empresas y los empleados".

En el caso de la robótica colaborativa, subrayó su utilidad en el caso de "trabajos tediosos y continuados". "Una máquina puede hacer esa gestión dura y el operario dedicarse a otras tareas en las que se necesita la inteligencia y la aportación de ideas", dijo.