Los retrasos en el concurso bloquean los primeros carriles bici de Ciudad Alta

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria desiste del contrato ante el final del plazo para recibir fondos del Cabildo

Intervención advirtió de varios fallos en el expediente y del inminente vencimiento de la financiación prevista

Calle Habana entre La Minilla y Mesa y López.

Calle Habana entre La Minilla y Mesa y López. / ANDRES CRUZ

Jacobo Corujeira

Jacobo Corujeira

Los primeros carriles bici para conectar las zonas bajas de Las Palmas de Gran Canaria con los barrios de Ciudad Alta tendrán que seguir esperando. Las demoras acumuladas en el concurso público han acabado provocando el desistimiento del contrato por parte del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, ya que se trata de un proyecto que contaba con financiación procedente del Cabildo de Gran Canaria siempre que los trabajos estuvieran concluidos antes de final de año, es decir, en poco más de un mes. 

El concejal de Planificación, Desarrollo Urbano y Vivienda, Mauricio Roque, firmó anteayer una resolución para justificar el desestimiento del contrato, que contaba con un presupuesto de 349.999,99 euros para ejecutar dos tramos de la red viaria ciclista en el barranquillo de Don Zoilo y la calle Habana, entre La Minilla y Mesa y López. Con esta decisión se da carpetazo a un expediente que arrancó el pasado 16 de febrero con la aprobación de los pliegos de la obra por parte del anterior concejal de Urbanismo, Javier Doreste, y cuya tramitación ha sufrido varias demoras por fallos en el expediente detectados por la Intervención General municipal.

Los trámites administrativos se sucedieron antes de las elecciones municipales del pasado mayo. De hecho, la administración llegó a contar con una propuesta de adjudicación, pero el día 19 de ese mes, Intervención advirtió de la existencia de discordancias entre dos informes que le habían sido remitidos. En uno de ellos, el precio más bajo era el de una de las licitadoras y en el segundo era el de otra de las empresas que se habían postulado.

Tres meses de silencio

La Unidad Técnica de Control de Edificaciones emitió un informe aclaratorio el 5 de junio, pero tres semanas más tarde, el día 26 de ese mes, Intervención devolvió nuevamente el expediente por «no considerar acreditado de manera indubitada que el precio ofertado sea el que se refleja en el informe técnico». A comienzos de julio, la mesa de contratación verificó que el precio reflejado era el correcto y ordenaba continuar adelante con la tramitación, pero para entonces ya se había producido el relevo en el Ayuntamiento. La propuesta de resolución para acordar la adjudicación, firmada por el jefe de Servicio de Urbanismo, no llegó hasta el 3 de octubre.

Hace poco más de un mes, el 20 de octubre, Intervención emitió un nuevo informe contrario al proyecto. En este caso, devolvió el expediente al constatar que se trataba de una obra financiada por el Plan de Cooperación con los Ayuntamientos 2020-2023 aprobado por el cabildo de Gran Canaria, cuyas bases estipulan que este tipo de actuaciones «se ejecutarán necesariamente en los ejercicios presupuestarios para los que hayan sido programadas». En el caso de este año -la obra estaba fijada para los ejercicios 2022 y 2023- el día tope es el próximo 10 de diciembre, «por lo que es altamente improbable que su ejecución finalice» a tiempo, ya que tiene un plazo previsto de tres meses. Al respecto, el Ayuntamiento ha indicado que «se trata de un proyecto, cuya licitación salió en 2023, es decir, en el mandato pasado», para agregar a continuación que «se han detectado errores técnicos que se subsanarán y la obra volverá a salir a licitación».

Hasta el ascensor del Canódromo

El desistimiento, basado en un informe jurídico firmado este mismo martes, supone la paralización del primer proyecto para conectar con carriles bici los dos planos de la ciudad. En concreto, consistía en un carril desde Pérez del Toro hasta el nivel inferior del ascensor del Canódromo, acompañado de nuevas zonas de aparcamiento y la plantación de una hilera de árboles. En el caso de la calle Habana, arrancaría en la propia Mesa y López para continuar por Costa Rica, Jesús Ferrer Jimeno, Habana y Pintor Juan Guillermo.

El proyecto debía ser la avanzadilla de la red ciclista de Ciudad Alta, de la que nada se sabe por el momento tras su presentación, en junio de 2021, y más allá de anuncios de buenas intenciones por parte de varias concejalías. Ante la demora en su implantación, el departamento de Movilidad ha acabado optando por el modelo opuesto, la puesta en marcha de ciclovías -carriles compartidos entre vehículos a motor, bicicletas y VMP- con la velocidad limitada a 30 kilómetros por hora.