Vías de empleo para jóvenes en riesgo de exclusión social

La asociación UP2U hace entrega de los certificados de profesionalidad a una veintena de alumnos de un programa formativo en nuevas tecnologías

Benyara Machinea

Benyara Machinea

Una veintena de jóvenes en riesgo de exclusión social han recogido este viernes sus certificados de profesionalidad de un itinerario integrado de inserción laboral que persigue servir de lanzadera para facilitar el acceso a puestos de trabajo, eliminando la barrera de la falta de experiencia. El programa formativo lanzado por la asociación UP2U y subvencionado por el Servicio Canario de Empleo está dirigido a personas de entre 16 y 30 años interesadas en las nuevas tecnologías y les ofrece herramientas para aprender a gestionar datos informáticos y a crear páginas web.

"Es un empleo que no tiene prácticamente paro, en el que te puedes seguir especializando y puedes tener una oportunidad laboral muy fuerte", explicó Elizabeth Santana, una de las participantes del proyecto que acudió a recoger su diploma. No todos sus compañeros pudieron acompañarla en el acto, porque entre cuatro y cinco alumnos de cada grupo se han quedado trabajando en las empresas en las que hicieron las prácticas y no han podido acudir al centro, según aclaró la jueza e impulsora de la iniciativa Reyes Martel.

La exalumna relató que sintió "un poco de presión" para adaptarse al ritmo al comienzo de la formación, porque se había incorporado más tarde que los otros estudiantes, pero logró engancharse al programa con la ayuda de sus profesores y terminó las prácticas con un 10 de nota media. La empresa a la que accedió en los últimos días de su formación le pidió el currículum y espera a ver si "con un poco de suerte, sale algo".

"Los profesores me decían que tenía una oportunidad de conseguir empleo y me han ayudado a superar las dificultades"

Neftalí Santana acudió a la asociación para probar fortuna en el sector de la informática y comprobar si le gustaba lo suficiente la formación específica como para dedicarse a ello a tiempo completo. "Tenía dificultad en la materia porque soy una persona nerviosa, tengo el síndrome de Tourette, pero los profesores me decían que tenía una oportunidad de conseguir empleo y, junto a mis compañeros, me han ayudado a superar las dificultades", aclaró el exalumno.

El joven inscrito aclara que ahora está en el proceso de buscar un empleo, con la motivación de que otros compañeros que pasaron las mismas trabas que él para los estudios han logrado establecerse en una empresa. Santana destaca que "UP2YOU tiene la oportunidad de sacar adelante a todos esos chavales que piensan que no tienen futuro. Esta es una oportunidad muy grande de salir adelante y yo lo agradezco porque he conseguido el título, grandes profesores, una hermana y, encima, salí con pareja".

Recuperar el camino

Reyes Martel aclara que "el objetivo que persigue UP2U es atender a chicos y chicas especialmente vulnerables, que no han terminado su formación reglada y vuelven a encontrar su camino y todo lo necesario para poder encontrar un hueco en el difícil mundo laboral para que, de esta forma, haya más jóvenes que aporten a la sociedad". Con este fin, el programa trabaja con una serie de empresas a las que derivan los currículums de los alumnos y los vinculan para que accedan a entrevistas de trabajo y, con suerte, a un contrato laboral.

El proyecto ofrece a los alumnos una experiencia en empresas que facilita la contratación

La jueza entregó los diplomas a los estudiantes que han terminado su formación junto a sus profesores y a la directora del Servicio Canario de Empleo (SCE), Dunnia Rodríguez Viera. Los jóvenes son admitidos a estos itinerarios a través del SCE y se les exige como requisitos que sean demandantes de empleo y que tengan los estudios básicos que precisa la titulación.

"El problema principal de los jóvenes es el hecho de que no tengan experiencia laboral, pero con este tipo de iniciativas se les da una experiencia, unas prácticas en empresas y eso les ayuda a mejorar su empleabilidad. Aunque lo más importante de este proyecto y de la gestión que hace la asociación es poner a jóvenes con una vulnerabilidad importante en el mercado de trabajo, con una titulación que les va a favorecer bastante", remarcó Dunnia Rodríguez.

Solventar los altos índices de paro juvenil

La directora del SCE ha señalado que este tipo de iniciativas cobran especial importancia, ya que "el paro juvenil en Canarias tiene unos índices bastante más altos que a nivel nacional" y el itinerario de inserción al que se acogen cerca de 45 jóvenes cada año "les posiciona con una formación profesional específica y sectorial en el sector de comunicaciones e informática, que es además una profesión en la que ahora mismo no hay paro".

Las entidades colaboradoras tienen que insertar laboralmente a un porcentaje de alumnos para favorecer así su entrada al mercado laboral. Rodríguez ha querido reseñar en especial el papel que desempeña Reyes Martel "para detectar de antemano a los jóvenes y hacerles ese itinerario formativo, profesional y de la parte lúdica, que también implementa este tipo de proyectos".