ANÁLISIS

Jacinto Quevedo Sarmiento, en la Academia Canaria de las Ciencias

El doctor dedicó su discurso a la memoria de Nácere Hayek, profesor y fundador de la RACC, y abogó por la divulgación de la ciencia

Jacinto Quevedo Sarmiento, en la Academia Canaria de las Ciencias

Jacinto Quevedo Sarmiento, en la Academia Canaria de las Ciencias / LP/DLP

Andrés Armas Suárez

El catedrático y doctor en Matemáticas Jacinto Quevedo Sarmiento ingresó hace días en la Real Academia Canaria de las Ciencias (RACC) y dedicó sus primeras palabras a la memoria del profesor Nácere Hayek, fundador de la institución. Pronunció su discurso de ingreso a la RACC en el Museo Elder de Las Palmas de Gran Canaria, arropado por familiares, profesores, compañeros de la docencia y muchos amigos.

Jacinto Quevedo ilustró a los asistentes sobre el funcionamiento de los museos de la ciencia del siglo XXI y cómo han evolucionado desde mediados del siglo XX hasta la actualidad los también conocidos como Science Center. El nuevo miembro de la institución agradeció a todos los académicos el haber valorado en especial la divulgación de la ciencia y el fenómeno de las vocaciones STEM (siglas en inglés de Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas).

En un extracto de su discurso, que tituló ¿Museos de Objetos y/o Fenómenos? Origen y evolución de los Science Centers, se remontó al qué y al cómo de los museos de ciencia contemporáneos. El académico perpetuó la memoria de insignes figuras como el nobel francés Jean Perrin, Frank Oppenheimer (hermano de Robert, el padre de la bomba atómica) y los físicos Goery Delacôte y Jorge Wagensberg. Desgranaba en su proclama que los dos ejes básicos del lenguaje museográfico, basados en la tangibilidad (objeto y fenómeno), se relacionan con las dos posibles formas de plasmación.

El nuevo miembro colaborador de la RACC está avalado por un brillante currículum profesional, con 45 años de servicio desempeñando la cátedra de Matemáticas. Ha ejercido como inspector de Educación, como director del programa NTIC Abaco Canarias y como gerente de la Fundación Canaria Museo de la Ciencia y la Tecnología.

En su trayectoria profesional ha ejercido a su vez de director del Museo Elder de la Ciencia y la Tecnología entre 1997 y 2007, de presidente de la Sociedad Canaria Isaac Newton de Profesores de Matemáticas, y divulga los temas científicos en la prensa y en la Cadena Ser. Tiene en su haber el premio nacional Software Educativo, representa a nuestra comunidad en el programa europeo Las NTIC en los entornos escolares, es director de la revista de divulgación matemática Números y un amplio y enriquecedor etcétera.

Protagonismo en el ajedrez

Jacinto Quevedo destacó como excelente jugador escolar de ajedrez en sus años de alumno en el Colegio Claret. Su padre le premió con la posibilidad de ver, cuando finalizó a los 17 años el bachiller, el torneo Interzonal de Palma de Mallorca, en el que comenzó la inmortalidad del mítico Bobby Fischer. Se convirtió así, qué curiosidad, en el único ajedrecista canario que vio jugar en vivo a esta histórica leyenda universal.

En ajedrez, Jacinto Quevedo también fue vicepresidente de la Federación Insular de Gran Canaria entre 1979 y 1983 y fue una pieza fundamental en la organización de torneos. Entre los más recordados están el Extangular que trajo a Korchnoi en 1981, el Interzonal de 1982 con jugadores como Petrosian, Larsen, Smyslov o Timman, y el Aboluto de España de 1983, que ganó José García Padrón. Pero además de esos méritos, Jacinto programó para el ajedrez isleño un sistema que reglaba el ranking ELO Canario, siendo el primero en informatizar los movimientos de cada contendiente desde las planillas a los boletines.