OCIO

El parque Doramas recupera su tradicional kiosco con nuevo diseño y menú

El nuevo adjudicatario, que pagará un canon de 24.000 euros, espera abrir el establecimiento a finales de enero y proyecta actuaciones musicales en vivo

Infografía del interior del Kiosco del parque Doramas

Infografía del interior del Kiosco del parque Doramas / LP/DLP

El tradicional kiosco del parque Doramas y su terraza, en Las Palmas de Gran Canaria, volverán a la vida con el nuevo año de la mano de un diseño renovado y un atractivo menú. La empresa La Octogonal del Parque es la responsable de la recuperación del establecimiento, que llevaba casi un año cerrado. Los nuevos gestores esperan reabrir sus puertas durante la segunda mitad de enero, tras someter el local a una reforma y dotarlo de una imagen más atractiva y renovada.

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria acaba de adjudicar el local por un canon de 24.000 euros y los nuevos concesionarios, que tienen también la gestión del kiosco Juan Pablo II, están pendientes   de formalizar la cesión del espacio para iniciar las obras de reforma.

«Lo vamos a llamar La Octogonal del parque», explica Carlos Ernesto Suárez, flamante concesionario y dueño de la empresa que ha ganado el concurso convocado el pasado mes de julio por el Ayuntamiento. «Si todo sale bien, calculamos que podemos abrir el próximo 25 de enero, en cuanto podamos».

Vista del kiosco del parque Doramas

Vista del kiosco del parque Doramas / Andrés Cruz

El nuevo espacio de ocio, cuya apertura esperan como agua de mayo los vecinos de la zona y usuarios del parque tras la jubilación del anterior concesionario, va a estar más enfocado, explica Ernesto, a una oferta gastronómica de calidad, de la que podrá disfrutar todo el mundo, entre ellos la gente que sale de trabajar, las familias que llevan a los chiquillos a jugar al parque y, por supuesto, los turistas.

Ernesto Suárez destaca que la idea es ofrecer conciertos de música en vivo, en aquellos días en los que no haya eventos en el parque, aunque para ello deberán contar con la autorización del Ayuntamiento.

De momento, la primera intervención se centrará en la reforma del local, que según la oferta que presentaron a la licitación municipal, supondrá una inversión de 39.595 euros.

Infografía de la futura terraza del parque Doramas

Infografía de la futura terraza del parque Doramas / La Provincia

«Queremos que sea un kiosco más glamuroso, más acorde con el espíritu del parque y su larga historia y que atraiga también al turista. Queremos crear un local diferente. Vamos a dejarlo precioso, tanto por fuera como por dentro», explica.

También será diferente, aseguró, el nuevo menú, en el que destacará la calidad de los productos. «Va a haber, por ejemplo, croquetas con rellenos sorprendentes como las de setas con manzana; habrá para picar, jamón, chorizo, todas esas delicias que acompañan muy bien con el copeteo, para que el padre o la madre puedan tomarse una cervecita y picar algo.

Y para los niños tendremos el típico menú infantil, con muguets de calidad, perritos calientes, hamburguesas, pollo al estilo Kentucky, etc.», señala.

La transformación del espacio, añade, será similar a la que se llevó a efecto en el kiosco del parque Juan Pablo II, que «de un bar oscuro, sin iluminación lo transformamos en una cafetería glamurosa. Aquí queremos poner una terraza muy bonita, con mesas y sillas cómodas y unos buenos parasoles. El objetivo es que la gente se sienta cómoda y bien atendida».

El local, que tiene un aforo de cien personas, contará con cuatro camareros y dos cocineros. «Se trata de un kiosco muy bonito y trabajaremos para que quede todo perfecto y genial», subraya. El local abrirá entre las 10:00 y las 21:00 horas, durante la semana, y los viernes y sábado, tendrá un horario más amplio, que irá desde las 10:00 hasta las 23:00 horas.

La Mayordomía

Por otro lado, el Ayuntamiento ha adjudicado también la concesión para explotar el kiosco y la terraza situada en el parque de La Mayordomía

Tras quedar desierto una primera vez, la concesión volvió a salir a concurso el pasado mes de enero y, según aparece en la Plataforma de Contratos del Estado, ha sido adjudicada a la empresaria Noelia Figueroa Jiménez, por un canon de 7.000 euros.

Como en el caso del parque Doramas, el plazo de la concesión es de cinco años, prorrogables por otros cinco años más. El aforo será de 80 personas.