Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El retrovisor

Fernando Multitud

Un desempleado de La Montañeta de Tafira Alta

Hoy un desempleado de La Montañeta de Tafira Alta comunica con esta sección: ha tenido que inscribirse en un curso del Inem, que se imparte en Santa Brígida. Arturo Martín, que así se llama el comunicante, no podía rechazar la oferta formativa, pero se encuentra con una dificultad que no es pequeña. Asiste seis horas a clase y debe pagarse la guagua, de ida y vuelta, y un bocadillo. Sus ingresos se limitan a 426 euros mensuales a los que tiene que descontar seis euros de transporte al día, más o menos. La beca del curso se cobra al final, por lo que sus equilibrios son notables. Y lo último que ha constatado es que, como está en clases, en el Servicio de Empleo ha desaparecido como demandante de trabajo. No figura entre los solicitantes de empleo, relata al teléfono Martín. Lo cuenta con preocupación, pero su argumento se carga de fuerza cuando explica que su caso no es de los más complicados ya que no tiene hijos que mantener ni hipoteca a la que hacer frente. Da la señal de alarma, sin más. Y avisa: los parados también pagan la guagua, lo que dificulta aún más la reinserción laboral.

Compartir el artículo

stats