Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

sol y sombra

El abrazo del oso

José María Aznar lleva un tiempo dándole el abrazo del oso a Albert Rivera con sus sucesivos elogios a Ciudadanos. Según la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES) que preside, el éxito del partido de Rivera habría que atribuirlo a la recuperación de las señas de identidad que abandonó el Partido Popular. Entre ellas, como es natural, no se encuentra la corrupción, uno de los cultivos más florecientes en la etapa de Aznar. Aunque antes habría que averiguar si la corrupción está o no abandonada, ahora que su rancio perfume, como el de aquellas viejas colonias, vuelve a resultar invasivo. Para comprobarlo sólo hace falta asomarse estos días a los entreactos del proceso de la trama Gürtel. La FAES llega un poco tarde con su análisis de la derrota del bipartidismo. En él concluye que tanto el PP, su partido, como el PSOE no han perdido votos por ser quienes son, sino por haber dejado de serlo. Si Ciudadanos irrumpió en la política para llegar hasta la situación en que se encuentra, sostiene el think tank aznarista, es porque ha suplantado el papel en la sociedad al que renunciaron los populares aletargados de Mariano Rajoy. Podemos habría hecho lo propio con el PSOE, hasta iniciar la caída originada por su desafortunado tacticismo en Cataluña.

Uno de los múltiples problemas que se les presentan a Albert Rivera y a Ciudadanos para seguir creciendo es aceptar con naturalidad la profusión de simpatía que despierta en la derecha más decepcionada con el PP e intentar, al mismo tiempo, desembarazarse del oso de FAES, que para propinarle mandobles a Rajoy ha decidido hacer suyos los afectos hacia la nueva criatura nacida de las elecciones catalanas.

Compartir el artículo

stats