Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

en voz alta

Cantares de viejo... (no de sirena)

Cualquier persona que se haya criado en el campo tiene ganado un aprendizaje significativo que difícilmente puede llegar a obtener un urbanita. Entre la casa de mi familia (la Casa de Abaito), y la Casa de mi Abuela Blanquita, vivía y sigue viviendo Teresita. Teresita comenta desde su sabiduría mastodóntica de conocimiento rural que puede tener memorizados más de 1.000 cantares, conocimiento que aprovecho cada vez que me la encuentro paseando por delante de su casa, para incitarla a que me recite alguno, con esa maestría que la caracteriza.

De todos los cantares que me ha recitado, hay varios que voy a rescatar y que, gracias a los teléfonos móviles y sus grabadoras, conservo como oro en paño. La motivación de recurrir a esta muestra de sabiduría popular por mi parte, viene del empeño del Gobierno de Canarias en seguir torpedeándonos con el reconocimiento unilateral que realiza de los videojuegos como manifestación deportiva. Para ello, Teresita tendría muchos cantares que asociaría con maestría a palabras como el empecinamiento, el interés unilateral apoyado en intereses desconocidos (aunque imaginados), o la cabezonería. Desde la preocupación por mantener vivo un debate ya cerrado hace meses (los videojuegos no son deporte), pasando por la invención de lugares imaginarios que resultan imposibles de reglamentar, de ubicar o de legislar (el espacio digital) y terminando por la multiplicidad de portavocías de aquellos/as que defienden su derecho a opinar, sin tener el mínimo criterio profesional para argumentarlo por ser profesionales de ramas parasitarias del deporte (Derecho, Informática, Telecomunicaciones o Historia), el esperpento está servido.

Para ellos/as, Teresita tendría un cantar que podría asimilarse a esta intromisión, el cual diría tal que así:

"Entre más hondo es el pozo

más cristalina es el agua,

cuanto más hablo contigo

más me sobran tus palabras"

Leyendo entre líneas, podemos desprender de una interpretación simple cómo Teresita nos está dando a entender que algo que vemos limpio e impoluto, cuanto más nos lo intentan endilgar y defender como la panacea de la modernidad, pues más me sobran tus palabras, porque quizás, a base de machacar y defender los beneplácitos de algo, más se denotan sus carencias.

No siendo poco con el primer cantar, Teresita nos aporta otra joya de la cultura canaria de los cantares con una pieza digna de un comprador de visita a un centro comercial en época de rebajas. Esta aportación dice así:

"Quien piensa que te pretendo

porque te miro a la cara,

Yo paso por una tienda

y miro y no compro nada"

En este caso, Teresita hace mención indirecta a los vendedores de humo y a los/as apóstoles de los videojuegos. Quizás piensa el Gobierno de Canarias que nuestros jóvenes, todos/as, por lo que parece y por lo que se deduce del interés que a la causa le están promoviendo, tienen un interés mayoritario, mayúsculo y exacerbado en los videojuegos, ya que según las predicciones, es probable que en las próximas décadas, los videojuegos sean nuestro medio de vida (por aquello de que existen gamers profesionales) y que los beneficios fiscales de esta actividad, nos van a sacar a todos/as de pobres. Por supuesto que Teresita tiene otro cantar para esta creencia, sí, creencia, ya que en mercados donde los videojuegos son sector establecido (Asia fundamentalmente), las grandes marcas hacen negocio sin que el PIB de esos países haya crecido más, que la progresión natural que presentaban por sí mismos. Ese sabio cantar de Teresita, versa así:

"Cuatro perras te presté

pa que riqueza trajeras,

pasados ya cuatro meses

tengo vacía la nevera"

Y es que amigos/as, la cultura del esfuerzo, del trabajo y del conocimiento no puede estar sustentada en creencias, ilusiones imaginarias y propuestas de cuyo fondo (como el del pozo de Teresita), no se llega a ver el final (o la verdad). Como defensor a ultranza de nuestras señas de identidad como los Deportes Tradicionales Canarios, echo la mirada atrás, a cuando estudiaba en la Facultad de Educación Física de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y recuerdo con satisfacción cómo los profesores se esmeraban en transmitirnos los valores del aprendizaje y la idiosincrasia particular de una tierra como la nuestra. Recuerdo las enseñanzas de lucha canaria del Dr. Fernando Amador como una propuesta de regenerar y recuperar el tiempo perdido a favor de nuestra lucha representativa. También recuerdo las magistrales sesiones sobre juegos tradicionales impartidas por el Dr. Ulises Castro, donde cada día era una nueva experiencia y aprendizaje de nuestra cultura más rural y cercana, o las imaginativas y creativas sesiones del Dr. Vicente Navarro-Adelantado. No recuerdo mucho más relacionado con lo nuestro, tampoco recuerdo nada de Informática (?)

Verdaderamente, ¿qué ha cambiado desde entonces?, ¿qué ha potenciado nuestro Gobierno de Canarias desde hace más de 20 años relacionado con nuestra cultura y acervo canario que nos haya calado y generado adherencia a nuestra realidad como pueblo?..., ahora los e-Sports. Sigan con su apuesta tecnológica, nadie se lo impedirá, pero no intenten convertir el sonido del arrastre de los callaos en Bañaderos en un canto de sirena.

¡Por una Ley Canaria Digital que incluya los Videojuegos competitivos! (Por favor y gracias).

Compartir el artículo

stats