Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

en canal

Las bombas y los roscos de oro

De verdad, Boom, Pasapalabra se acabó. Dejadlo. Se ha terminado. Lo que en su momento fue un estímulo para la audiencia ahora ya es simplemente ridículo. Fran y Los Lobos estuvieron muy bien al principio. Durante los primeros meses. Fidelización de la audiencia, seguimiento de concursantes extraordinarios y todo eso. Pero ahora ya se ha convertido en una caricatura. El fútbol es un deporte en el que juegan once contra once y al final gana Alemania. Boom es un concurso en el que juegan cuatro contra cuatro y al final ganan Los Lobos. Pasapalabra es un concurso en el que juegan uno contra uno y al final gana Fran.

Lo hacéis para mantener el pulso de Antena 3 contra Telecinco, porque esos concursantes consiguen buenos datos de audiencia. Pero no os dais cuenta de que cuanta más audiencia ganéis con Los Lobos y Fran, más audiencia perderéis el día que dejen el programa. Habéis vinculado tanto el concurso a unos concursantes concretos que ya es dudoso que aquél pueda continuar cuando falten éstos. Estáis justo en la fina línea que separa el ridículo del esperpento. Si dentro de un par de meses Los Lobos y Fran siguen ganando a sus rivales y perdiendo el bote por poco todos los días, la eliminación de los concursantes implicará la eliminación del concurso, en el caso de autofagotización más macarra de la historia de la televisión.

Así que adiós. Con un programa especial. Con un premio extra. Con lo que sea. Hacedlo a la vez, el mismo día, y así arrancáis con una salida neutralizada. Tomad ejemplo de Saber y ganar, en donde también hay magníficos participantes, pero en donde el límite de cien programas se aplica con mayor rigor que el límite de mandatos de los presidentes en la Constitución norteamericana. Aunque estén dando buenos resultados de audiencia. Lo que es bueno a corto plazo es malo a largo plazo y viceversa. Paradójicamente, la única manera de mantener viva la gallina de las bombas y los roscos de oro es matarla cuanto antes.

Compartir el artículo

stats