Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

OPINIÓN

Encuentros en la tercera fase

Una vez vistas las fases del Gobierno para la desescalada, me llama un buen amigo para que podamos quedar como hacíamos siempre para tomar una cerveza. Debo confesar que no supe contestarle, al menos con cierta precisión. El Gobierno, a través del presidente Sánchez, nos anuncia que van a ser cuatro fases, pero acto seguido se refiere a que son tres, que duran dos semanas. Nos explica que la primera fase, podemos denominarla "cero", de preparación, por tanto, la interpretaremos como "fase preparatoria" resumiendo. Más claro agua.

Luego viene la "fase uno", no confundir con la primera, simplemente viene tras el "cero" y podemos reconocerla como "fase inicial". Aquí, como su nombre indica, iniciamos lo que veníamos preparando en la fase primera denominada "fase cero" o "fase preparatoria", así de simple; es un período interesante porque se podrá llevar a cabo algunas actividades como el "comercio bajo", cito textualmente. Luego viene la "fase dos"o "fase intermedia", es decir, la intermedia porque aunque parezca que hemos descrito dos períodos o etapas diferenciadas anteriormente, parece que no es así.

Finalmente nos adentraríamos en "la tercera fase" o "fase avanzada" tras haber creído reconocer, por momentos, los archiconocidos diálogos de los hermanos Marx. Todo esto para que no se nos diga lo que de verdad importa, lo que se quiere transmitir desde el Gobierno con este eslogan de "La nueva normalidad". Resumiendo y dependiendo lo que se quiera hacer estaremos en la etapa primera o en cualquier otra.

Y aquí llegamos, cuando el presidente dice que a lo mejor podemos ir a tomar una cerveza con un amigo, pero nada más, porque si vas a pedir una paella tiene que ser para llevar y entonces tu amigo tiene que ser un desconocido porque no puedes ir acompañado, o multa al canto. Quien está en el poder es porque aquellos quienes lo eligieron se encuentran bien representados. En fin Borito, los amigos se cuentan siempre dos veces. En las buenas para ver cuántos son.... y en las malas para ver cuántos quedan.

Compartir el artículo

stats