Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Javier Durán

Reseteando

Javier Durán

Periodista

Qué segunda dosis me pincho

No tengo acceso a los informes confidenciales que se manejan en el alto politburo de la pandemia, pero me veo obligado a elegir qué segunda dosis me pincho: AstraZeneca o Pfizer. En un rasgo de extravagancia absoluta, el estado español nos ofrece a una generación de individuos la opción de repetir con la astra o la otra, pero en el caso de pedir la primera es necesario firmar un consentimiento, con lo que de alguna manera la autoridad bioética trata de influir sobre los que quieren inocularse con la vacuna que ha provocado trombos en pacientes. ¿Cuál es la adecuada? Los expertos nos remiten a la ficha técnica de la aprobación del medicamento, pero lo decidido en España no es lo que dice dicha ficha, que no habla ni mucho menos de combinar la astra con la Pfizer. Estamos por tanto ante un dilema vacunológico privado, dado que la responsabilidad frente a una u otra vacuna recae sobre el ciudadano. Y no es como elegir entre un termalgin o un paracetamol, o entre un blanqueamiento o no de dentadura. Suena tremendo que después de tantas normas para regular y desregular las restricciones de la pandemia de acuerdo con unos niveles de alerta nos veamos, de pronto, en la tesitura de tomar partido no por una tipología de mascarilla, sino por algo mucho más serio: la inmunización total, y que la misma no provoque ningún efecto no deseado en el cuerpo. Las personas que somos llamadas para ir a los vacunódromos no tenemos información completa ni suficiente para optar por una u otra dosis, y para más inri hay autonomías que se han salido del carril ministerial y se han creado un modelo a la carta. He leído a los que dicen que lo importante es vacunarse de una vez. Por supuesto que sí, pero hubiese estado mejor si nos hubiesen dicho bajo qué patente. No me puedo ni imaginar las conversaciones en la cola, capaces de variar in extremis el propósito inicial. Todo esto me suena a chapuza, casi como estar ante una máquina de refresco y hacerse con una u otra bebida.

Compartir el artículo

stats