Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Javier Durán

Javier Durán

Periodista

El himno para entrar en calor

Murcia, en respuesta a la España vaciada o llenada emerge como Poseidón identitario, con la apuesta del tridente Vox, PP y Ciudadanos por colocar en la aulas la foto del monarca y dejar en manos de cada centro si suena o no por la megafonía el himno nacional.

Una liberalidad musical, digámoslo claro, que ya se encargarán los de Pablo Abascal de convertir en obligatoria amedrentando al director del centro o al presidente del APA. Las tres derechas sueñan con meter la patria por todos los agujeros del cuerpo de la muchachada, y como consecuencia de ello los oyentes por decreto acabarán repudiando la exaltación nacional. Pero son como burros con orejeras: creen que a base de tanto Cara al sol, perdón, de himno, inyectarán energía vivificadora en una juventud relajada frente a la idea de España. Un material que sembrará el odio en las aulas; provocará divisiones entre padres, alumnos y profesorado, y alejará cada vez más la educación del consenso. La enseñanza en España no acaba de arrancar, siempre triturada o masacrada por nuevas legislaciones, tantas como gobiernos han existido. Tenemos en el desván un chorro de siglas que no han sido capaces de encontrar la alquimia para frenar el fracaso, o para conectar con un sistema productivo que ha hecho de los recién titulados meros mileuristas. Pero cualquier cosa es poco o nada. Ahora el principal problema está en poner todas las mañanas el himno nacional, izar la bandera (ya lo propondrán) y tener el retrato del rey en el campo visual. Incorporaciones, al parecer, que van a solucionar el atraso educativo, y que nos convertirán en un país competitivo en el contexto europeo. Para echarse a llorar. Creo que a la vista del desmadre que ha empezado por Murcia lo mejor sería que las competencias educativas volviesen otra vez al Estado, porque nos jugamos el futuro de una generación, y es evidente que algunos no descartarían hasta vestir al alumnado con uniforme para encender aún más la llama del nuevo amanecer.

Compartir el artículo

stats