Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Manolo Ojeda

Cartas a Gregorio

Manolo Ojeda

La incertidumbre

Querido amigo; el padre de Juan Gopar, el reconocido artista lanzaroteño, era un pescador de barquilla que salía por las mañanas a pescar sin saber lo que conseguiría traer en sus redes y, en tal caso, tampoco sabía a quién se lo iba a vender después.

Hoy, mas que nunca, Gregorio, todos somos pescadores que vivimos en el desasosiego y la incertidumbre del no saber qué vamos a hacer o de qué vamos a vivir mañana.

En Canarias no tenemos flota pesquera desde hace ya muchos años, y ni siquiera tenemos aguas propias donde ir a pescar, porque somos una colonia española rodeada por aguas internacionales a poco más de veinte kilómetros de nuestras costas, o porque nos encontramos acorralados por las aguas de Marruecos.

También perdimos los puertos francos y el REF diferenciado que teníamos para las producciones cinematográficas realizadas aquí, y el ministro de turno tampoco entiende el porqué de nuestra RIC.

Cree también el gobierno español que el descuento para los residentes en Canarias no está suficientemente justificado, sin querer darse cuenta de que a quién más beneficia ese descuento es a los peninsulares residentes en Canarias, que son los que tienen que viajar para visitar a sus familiares o por sus asuntos de negocios, mientras que los canarios vamos a la peninsula generalmente por motivos de salud o por la necesidad de resolver asuntos en la capital del país.

Por si fuera poco, nuestra otrora pujante agricultura ha practicamente desaparecido después de que el gobierno español permitiese que la UE autorizara la importación de frutas de otros países en detrimendo de la nuestra, y, entre otras cosas, la falta de un control más riguroso en la importación de frutas y verduras está arruinando el tomate canario, que ahora sufre una rara enfermedad.

Dicen que en Canarias no hay IVA, pero los precios son aquí iguales o más altos que en el resto del país.

Y qué decir del turismo, Gregorio, cuando hemos permitido que se controle desde fuera de las islas y que sea allí donde se facturen los servicios y se contrate al personal, mientras nosotros soportamos el índice de paro mas alto de la UE.

Si a todo eso le sumas el problema de la inmigración procedente de África, no sé que más tiene que pasar para que nos demos cuenta que Canarias no está lejos de España, sino que es España la que está lejos de entender y atender a Canarias

Así que, arráyate un millo, porque no queda más remedio que luchar por la independencia como los catalanes, hasta conseguir que los colonialistas y los vendepatrias locales que los respaldan se manden a mudar.

Creo que, si el padre de Juan se levantaba para ir a pescar, no era por necesidad sino porque le gustaba pescar en su isla. También nosotros tenemos el menester de luchar por tener un lugar propio donde poder pescar… y vivir.

Un abrazo, amigo, y hasta el martes que viene.

Compartir el artículo

stats