Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Reflexión

Es hora de anclar el REF a la Constitución

Reflexionando en voz alta y retrocediendo al 14 de marzo de 2020, el mundo y más concretamente Canarias, dada la poca diversificación y su dependencia del turismo y servicios, entra en una encrucijada económica y social, con un horizonte incierto, dependiendo de la voluntad e intereses de terceros, con una difícil salida, posiblemente no antes del 2024.

Dependiendo una vez más, como ha sido históricamente, de la generosidad y buena voluntad del Estado y de sus interpretaciones partidistas sobre nuestro REF. Salvo en votaciones puntuales, donde el voto nacionalista ha sido necesario para el interés del Gobierno central, siempre hemos tenido que estar exigiendo que se cumpla algo que en realidad nos pertenece.

En Canarias presumimos de tener una Fiscalidad, REF, diferenciada del resto del territorio español y así es. Pero desde su implantación generó una alta inseguridad jurídica y fiscal con interpretaciones interesadas, especialmente por parte de la Agencia Tributaria, que han generado muchas dudas para el inversor y que, aunque en algunos supuestos se han ido corrigiendo, los cierto es que todavía persisten.

Han transcurrido años sin que nuestros representantes hayan exigido incluir en nuestra Constitución el REF con un texto claro, blindándolo definitivamente y de esta forma evitar estar año tras año haciendo pasillos en Madrid exigiendo el cumplimiento de aquello que por ley nos pertenece.

El texto que hoy contempla nuestra Constitución en su artículo 138 señala:

1 ) El estado garantiza la realización efectiva del principio de solidaridad consagrado en el Artículo 2 de la Constitución, velando por el establecimiento de un equilibrio económico adecuado y justo entre las diversas partes del territorio español y atendiendo en particular a las circunsatcaias del hecho insular.

2 ) Las diferencias entre los estatutos de las distintas comunidades autonómicas no implican, en ningún caso, privilegios económicos y sociales.

Como se podrá valorar, no existe un anclaje Constitucional y Madrid saca partido de un texto ambiguo sin argumentos, en el que no se menciona ni puntualiza en ningún momento nuestro REF.

Si se gobernara gestionando mejor los recursos para hacer la vida más fácil a los ciudadanos, estando más cerca de ellos y mirándolos menos en la distancia quizás se evitarían los falsos mensajes , de que los canarios disfrutamos de muchas ventajas fiscales , cuando en realidad solo existen para unas minorías.

Durante estos años nuestros gobiernos autónomos nunca tuvieron la valentía de adaptar y actualizar el REF a los enormes cambios que se han experimentado en las últimas décadas. Hoy está obsoleto. Ha sido injusto para la mayoría de los canarios. No beneficia a todos por igual.

Cuando se llega al poder, solo se piensa en el mandato de los cuatro años. Se ha carecido de una visión a más largo plazo, sin valorar y planificar un proyecto de futuro para 12 o 15 años.

Seguimos sin reaccionar y sin tomar decisiones valientes ante situaciones graves, con hombres y mujeres que lideren y gobiernen con una visión más a largo plazo pensando que a la política se viene con vocación de servir. Hoy se ha convertido simplemente en una profesión y en una agencia de colocación donde no están los mejores.

Es necesario salir del vagón de cola en el que llevamos muchos años instalados. Todos los parámetros económicos y sociales así nos lo indican en todas las encuestas e informes año tras año. Nos tememos que nuestra juventud ante tanta incertidumbre y nulo interés en buscar soluciones, que existen, tendrá que gestionar su futuro lejos de nuestras islas.

La iniciativa del REF fue un mal menor a nuestra histórica salida de puertos francos e integración en la UE. Hoy seguimos con desventajas en relación al resto de europeos. Su puesta en marcha y posteriores retoques fue ganada, una vez más, por grupos de intereses canarios que no representaban a la mayoría por lo que estamos en el momento exacto de adaptarlo al interés general de todos los canarios. No perdamos más tiempo en debates populistas, exijamos de verdad nuestros derechos plasmándolo en nuestra Constitución o volveremos a perder otra oportunidad, una vez más, en beneficio de los grupos de presión de siempre.

Por lo que la pregunta es ¿a qué estamos esperando?

Compartir el artículo

stats