Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lamberto Wägner

Tropezones

Lamberto Wägner

Breverías 92

Es conocida la boutade según la cual: «Existen comedores de setas osados, y comedores de setas viejos, pero no existen comedores de setas osados y viejos».

Es lo que viene a ilustrar el conocido refrán: «La curiosidad mató al gato».

Pero como el refranero español es tan rico que suele toparse uno con un enunciado y su contrario, me gustaría encontrar una reflexión que contrarrestara la del difunto felino. Porque yo me identifico más bien con las palabras de Einstein: «Yo no tengo talentos especiales, sino que soy apasionadamente curioso».

Oído de F.S., un conocido obviamente satisfecho con su trayectoria vital: «Me lo estaba pasando tan bien que tenía envidia de mí mismo».

La verdad es que más de una vez he llegado a sentirme como F.S. Pero lo inquietante es que casi siempre refocilándome en alguno de los siete pecados capitales.(O más de uno a la vez).

Escuché el otro día una expresión sueca divertida, literalmente: «Si yo estuviera en tu ropa, me faltaría tiempo para ir a casa a cambiarme». He buscado una corresponden- cia en castellano pero no la encuentro. En inglés sería: «Si yo estuviera en tus zapatos».

Sin embargo en Chile sí tienen una equivalencia de esta metáfora: «Si estuviera en tu pellejo le diría que se fuera a la cresta!».

Leída una salida del millonario Warren Buffett, al preguntársele si a su edad no le apetecería jubilarse: «Me jubilaré 5 años después de morirme».

Suelo ser el afortunado aunque esporádico usuario de un spa de nivel, y en más de una ocasión me he gozado el espectáculo de alguna pareja de recién casados saboreando algún aperitivo semi sumergidos en el jacuzzi. Pero el otro día la pareja en remojo era algo dispar pues el caballero podía facilmente pasar por el padre de la hermosa señorita. Aunque lo que terminó de confirmarme que no debía ser una pareja de derecho - y por favor no me tachen de machista - fue la comanda al camarero de la susodicha, al precisar que, por favor, les trajera una botella de «cava francés».

Compartir el artículo

stats