Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Rosa Paz

Entre líneas

Rosa Paz

Apuntarse el tanto

Dado el guirigay de declaraciones e insinuaciones que acompañan a la crisis más reciente, y puede que más grave, de la coalición de Gobierno es difícil conocer cuáles son las razones últimas del enfrentamiento entre los dos partidos coaligados o, mejor, entre el propio presidente, el socialista Pedro Sánchez, y la vicepresidenta segunda, la podemista Yolanda Díaz. ¿Es una disputa por los contenidos, como insinúan en Unidas Podemos? ¿Es solo cuestión de metodología, como transmiten desde el PSOE? ¿O es una pelea por ver quién se apunta el tanto de una reforma (derogación o modernización, según quien hable) de la reforma del mercado de trabajo, perpetrada por el Ejecutivo de Mariano Rajoy en 2012 y cuya modificación tendrá gran impacto en el electorado de la izquierda?

La sucesión de acontecimientos podría indicar que el intento de la vicepresidenta primera, Nadia Calviño, de tutelar la negociación con los agentes sociales iba dirigido a evitar que la nueva regulación del mercado laboral vaya demasiado lejos, irrite a los empresarios o levante recelos en la Unión Europea. Es decir, que sería cosa de contenidos. Pero visto cómo ha evolucionado la polémica posterior y cómo se ha enrabietado la relación entre los dos partidos, da la sensación de que puede que sí, que haya diferencias sobre el qué, pero que a eso se suma la decisión del PSOE de no quedar al margen de una medida que reforzaría aún más la imagen de Yolanda Díaz, que es la persona mejor valorada del Gobierno, con gran apoyo, incluso, entre los votantes socialistas.

Si el propio Sánchez manifestó en la clausura del congreso del PSOE su intención de «poner punto final» a la reforma del mercado laboral de Rajoy, es evidente que quiere dejar claro que la iniciativa es suya (o también suya) y pretende apuntarse el tanto de su derogación/modernización. Como mucho estará dispuesto a compartirlo con Unidas Podemos, por aquello de que es una medida «de todo el Gobierno», pero no transigirá con que el éxito se lo atribuya Díaz en exclusiva.

Compartir el artículo

stats