Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Reflexión

Teoría política de los ríos

Dos ríos corren en paralelo y en dirección al mar, pero al final quedan estancados frente al océano, por carecer de la fuerza suficiente para desprenderse de sus exhaustos caudales. Son dos partidos políticos, que luchan por el poder que embriaga, por el dinero que compra las voluntades. Ambos son culpables, por su pecaminoso individualismo, de una situación inédita: dar la espalda a un gobierno de coalición que abandonando a sus santones y sus propios intereses, unan sus fuerzas para mantener una única divinidad, La Patria, eso que Nicolás Estévanez llama de un almendro la dulce, fresca, inolvidable sombra. O para Voltaire, un campo, una familia, una aldea. Uno de los ríos se nutre de fuentes contaminadas que albergan en su seno, el ponzoñoso virus de la destrucción de la Patria. Intrigan, acosan, chantajean a un Gobierno de PNN que constantemente ceden porque no tienen los conocimientos, la hidalguía, las agallas que se necesitan para anular las aireadas pretensiones del enemigo, al que necesitan para mantenerse en el poder. La situación final la resumió Michelet: «Si matar a un hombre es un crimen, ¿Qué es matar la Patria?.» Esos dos ríos fueron incapaces de unir esfuerzos y voluntades en el asunto de la pandemia, lanzando a una batalla a los Comunidades afines, creando una enorme confusión de órdenes, contraórdenes, recomendaciones, prohibiciones, en un caos, del que el principal culpable fue el Gobierno que no supo, o no quiso, tomar el mando coordinador.

El otro río acosa, acusa, provoca, en su intento de sustitución, que tampoco augura resolver los problemas de España, mientras una considerable y desilusionada parte de la población, considera que las cifras económicas no hacen honor a las afirmaciones del Gobierno: Una Deuda Pública que es el 122 % del PIB, en ruina técnica, una subida del IPC del 6,5 %, que no se conoce desde 2005, que convierte en miseria la subida del 2,5% de las pensiones, abriendo la puerta a manifestaciones y acusaciones contra un gobierno que nos condena a bajar nuestro poder adquisitivo. Una inflación galopante a la que aludió otro genio de la economía del PSOE, diciendo que volverán a bajar los precios cuando se llegue a la recuperación. Un paro de alrededor del 14,5 %, umbral de pobreza severa de alrededor de 6400 euros para el 9,5% de la población, que nos afecta con una tarifa eléctrica en continuo baile de la Yenka, ( dos subidas adelante y una bajada para atrás ), de 70 euros, a mas de 200 ,en dos años. Son incapaces de contener los precios de una Compañía eléctrica que fue pública, mientras que si los fijan en 2,94 euros ‘para los antígenos, (para fastidiar y entretener a los farmacéuticos acumulando y devolviendo calderilla) en plenas acusaciones de corrupción (ya asignatura obligatoria) debidos a los precios y adjudicaciones de mascarillas y vacunas. Con las eléctricas merece la mención al simpar Cardona (gladiador del PSOE, recientemente nombrado Vicepresidente de Iberdrola) que nos ha dejado bien claro que eso de la supresión de las puertas giratorias es una mentira mas. ¿Y que decir de la ministra Teresa Ribera que prometió que las tarifas eléctricas estarían a finales de 2021, al mismo precio que en 2018?. Y Garzón entra en la escena, por si teníamos pocos temas para «cabrearnos». Nadie dimite. Todo está permitido (Dostoievsky), y los principales perjudicados somos los que creímos candorosamente, en las capacidades adivinatoria de los Apolos Délficos del PSOE, Ribera a la cabeza.

Con la visita de Yolanda Diaz a la Capilla Sixtina extasiada ante el Juicio Final de Miguel Angel en el Vaticano, comienza la danza de las Instituciones. La Justicia nunca será neutral mientras que sean los partidos los que nombran a los jueces. Platón dice (La República) que el problema central del Estado, es la Justicia individual y colectiva. La referencia a la Justicia, incluye los puntos de vista de la utilidad, el interés o la conveniencia. Platón asimila la política, como ciencia, deduciéndola de la Justicia. Apunto hacia nosotros – los jubilados-arrinconados como deshechos en el rincón del olvido, antesala de la muerte. David Hume advirtió de que el conocimiento se adquiere por la experiencia. Pues, ¡Tanta experiencia, tanto conocimiento, tanta energía, desaprovechados!. A los políticos les corresponde habilitar los medios para que esos conocimientos no se pierdan: la templanza, la razón, dictámenes para la confección de las leyes, consejos…

Pedro Sánchez, bordea la justicia cuando dijo que al Emérito había que aplicarle la presunción de inocencia. Adelanta la postura el Gobierno, dejando a la justicia «en pelotas», bajo las fauces pétreas de los leones del Congreso de los Diputados, porque la mayoría de los españoles, tan solo con las pruebas recortadas que nos llegaron, hemos dictaminado que J.C, aparte de un adúltero, un evasor fiscal, etc, es un claro ejemplo de que los españoles no somos iguales ante la ley. Y esto nos lleva a la Monarquía del HOLA y las relaciones públicas bien pagadas, como Institución. No puede existir democracia en una monarquía hereditaria que esconde en su curriculum borbónico a Carlos IV, Mª Cristina, Fernando VII, Isabel II, Alfonso XII y Alfonso XIII, dignos ejemplos de que lo que Dios no da Salamanca no presta, ni aún cuando vayas a ilustrarte a un caro y elitista Colegio inglés.

La asignación presupuestaria de la Casa Real es de 8,2 millones de euros. Si a eso le sumamos los gastos indirectos asumidos por Ministerios y Patrimonio Nacional los gastos superan los 20 millones de euros, algo mas que el salario mínimo. Lo peor no es que justicia y fiscalía hayan quedado en entredicho, ni el pacto de silencio cubierto por una armadura de acero relativo a J.C, a la espera del olvido del pueblo. Peor es que las cosas sigan igual que en la época feudal: el Rey en su origen divino, inviolable, inmune, prerrogativas….desde cuando William Tindale (1494-1536) se atrevió a decir que el Rey no está sometido a las leyes y puede a su gusto hacer el bien y el mal, sin dar mas cuenta que a Dios. Lo peor es ver como el PSOE que salió republicano del Congreso de Suresnes (Francia), se ha vuelto monárquico no por cambio de ideología sino por mantener el poder. Mientras, la Constitución es un viejo zapato que no se cambia por otro nuevo. A lo mas que se puede llegar es a ponerle medias suelas, en la total oscuridad de no tocar este tinglado tocado por la corrupción. La Constitución es también una manzana que se teme abundante de gusanos. Mejor es cerrar los ojos y abatir las conciencias, prefiriéndose las sombras a la luz.

Para otro momento dejo el análisis de otras Instituciones como el Senado, las Cortes, la Iglesia, Tribunal de Cuentas, el defensor del Pueblo, el Diputado del Común, la Fiscalía….

Compartir el artículo

stats