Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Reflexión

Tasa verde y escobas voladoras

Cuando la Unión Europea, con su varita mágica, hace surgir los Fondos Next Generation con 140.000 millones de euros para España (el 53% en subvenciones y el 47% en préstamos a ejecutar hasta el 31 de diciembre de 2026) se comporta, en teoría, como el hada madrina del cuento. Pero cuando la Directiva 2003/87 por la que se establece un régimen para el comercio de derechos de emisión de gases de efecto invernadero es modificada en 2021 e incorpora al sector del transporte al mercado de emisiones de CO2, la UE se transforma en una bruja malvada.

Pero… tal vez los cuentos no sean como nos los contaron, y la bruja y el hada sean las dos caras de la misma moneda. ¿Y si fuese otro el relato?.

Érase una vez en unas islas, Afortunadas llamadas, a las que llegó una bruja malvada que pretendía cobrar un impuesto por la emisión de CO2 a las alfombras gaseosas gigantescas que venían de Europa cargadas con muchos millones de turistas.

Entonces, los más poderosos e influyentes de las Islas se dieron cuenta de dos cosas: primero, que la bruja iba en serio porque tenía un libro verde y consideraba los gases de efecto invernadero un peligro cierto; y segundo, que no habían tenido en cuenta a la madre Tierra en el modelo económico de las últimas seis décadas.

Así que, corrieron arriba y abajo buscando alternativas al sobrecoste de las alfombras voladoras. Por fin, agotados todos los recursos, decidieron recurrir a brujas locales y suplicaron a Tibiabin y Tamonante que intercedieran con la bruja forastera. Costó bastante, porque ellas, después de las profecías pretéritas que se les atribuían y de no haber podido desembrujar Majanicho, estaban a punto de abandonar la actividad.

Las tres brujas estuvieron siete noches de luna llena volando sobre las islas. Cuando bajaron de sus escobas cero emisiones, se las esperaban con ansia. Las tres se sentaron despacio en el parque de Las Brujas en Ossorio y profetizaron: «Temblará la tierra si no se produce un reparto justo del coste de la transición energética entre los diferentes niveles de renta. Llegará el día en que descubran que la mejor y más barata respuesta ambiental al problema del dióxido de carbono consiste, simplemente, en plantar árboles».

Compartir el artículo

stats