Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Manolo Ojeda

Cartas a Gregorio

Manolo Ojeda

Parábola del próximo siglo

En aquel tiempo Dios había creado distintos idiomas y distintas religiones que se repartían por todo el mundo, y el hombre vio que era bueno generar confusión y enfrentamiento, y creo la OTAN para venderles armas a unos y a otros.

Y llegó una pandemia global con características de plaga de Dios para castigar al mundo, y el hombre vio que aquello era bueno para vender vacunas y mascarillas…

Cuentan los cronistas de la época que cuando en el año 1975 el general Franco mandó a fusilar a cinco personas, la reacción internacional fue contundente y las protestas populares se extendieron por la mayoría de las capitales del mundo.

Decían que gobiernos como el de Noruega, el Reino Unido y Holanda llamaron a su embajador en Madrid y que en Copenhague la Alianza Atlántica aprobó una moción de protesta contra las condenas y exhortó a los países miembros que no hicieran nada que pudiera favorecer el ingreso de España en ese organismo.

Por su parte, el presidente de México, Luis Echeverría Álvarez, pidió que España fuera expulsada de la ONU, echó al embajador español y suspendió relaciones con España. Las protestas se extendieron por todo el globo tanto en países occidentales como orientales. Las manifestaciones y actos de protesta fueron numerosas y se registraron fuertes disturbios.

Sin embargo, en el año 2022 Mohamed VI, por aquel entonces rey de Marruecos, permitió que la policía de fronteras de su país matara a tiros, pedradas y machetazos a más de 35 migrantes mientras el resto del mundo miraba hacia otro lado.

Lo más grave de todo eso con respecto a España es que su presidente de gobierno pensara que la propuesta de Marruecos de crear un régimen de autonomía para el Sáhara era «la más seria, realista y creíble» con vistas a resolver el grave conflicto de la migración de aquel tiempo, y que ensalzara «los esfuerzos serios y creíbles de ese país en el marco de las Naciones Unidas con la idea de encontrar una solución aceptable que fuera válida para ambas partes», admitiendo la importancia que tenía la cuestión del Sáhara para el país vecino.

A pesar de las «Parábolas del Reino de los Cielos», no hemos aprendido a separar el trigo de la cizaña, Gregorio, y el gobierno de España se ha gastado cincuenta millones de euros para reunir en Madrid a la mayor parte de los fariseos del mundo. La conclusión ha sido que hay que gastar más dinero en armamento para seguir alimentando el negocio de unos pocos, no importa lo que nos cueste en vidas humanas.

Concluyendo esta especie de «crónica del futuro», decirte, Gregorio, que descubrir el cómo se pudieron construir las Pirámides de Egipto hace más de dos mil años, es un juego de niños comparado con lo que costará entender que fabricando armamento de guerra se pueda conseguir que sean útiles para construir la paz

Un abrazo, amigo, y hasta el martes que viene.

Compartir el artículo

stats