Opinión

Juan Carlos Andrade

¿Se Hace o se Nace? La Naturaleza del Jugador Profesional de Esports

Esports

Esports / Miguel A. Betancor León

En el mundo de los esports, una pregunta común es si los jugadores profesionales se hacen o nacen. ¿Es el talento innato lo que llamamos genética, o se puede desarrollar con el tiempo y la práctica, lo que llamamos epigenética?

¿Nacen los Jugadores de Esports?

Algunos pueden argumentar que los jugadores de esports nacen con ciertas habilidades físicas, cognitivas y de personalidad innatas que reciben de la genética que los predisponen al éxito en los videojuegos. Estas habilidades dadas genéticamente pueden incluir una rápida coordinación mano-ojo, una agilidad mental superior y una capacidad innata para pensar estratégicamente. Estas son todas características valiosas en los deportes electrónicos y aquellos que las poseen naturalmente pueden tener una ventaja de inicio.

La clave está en saber que habilidades debe entrenar y dedicar más tiempo cada jugador a entrenarlas para mejorar y saber cuáles ya tiene desarrolladas ese jugador de una manera innata, lo que le puede dar ventaja en determinada modalidad de esports.

En IPK® hemos desarrollado el primer test genético deportivo donde además de conocer dichas habilidades innatas de cada jugador podemos conocer la tendencia genética de cada jugador a desarrollar ciertas lesiones lo que nos hará poder adelantarnos y crear protocolos de prevención personalizados para evitar que dichas lesiones trunquen o limiten la carrera profesional de nuestro jugador de esports.

¿Se Hacen los Jugadores de Esports?

Por otro lado, hay quienes argumentan que los jugadores de deportes electrónicos se hacen. Aunque ciertas habilidades pueden ser útiles, la clave del éxito en este mundo, como en cualquier deporte, es la práctica y el entrenamiento tanto físico como mental.

Los jugadores de esports profesionales dedican innumerables horas a perfeccionar sus habilidades, aprender estrategias y entender los matices de sus juegos.

¿Es suficiente? ¿qué debo entrenar para mejorar? ¿qué tipo de protocolo debo seguir para batir a mis rivales?

Lo que hace especial el entrenamiento en esports es que el deportista debe trabajar una serie de habilidades físicas, motoras pero con una capacidad cognitiva y de reacción neuromotora mayor que en otros deportes, e incluso dentro de los esports cada uno, o en específico cada videojuego requiere de unas habilidades concretas diferentes a su videojuego que hace que no se pueda hacer una generalización de entrenamiento físico, cognitivo, neuromotor y mental para todos.

Con nuestros protocolos IPK® basados en la ciencia y experiencia en el deporte profesional, conseguimos mejorar y perfeccionar las habilidades tanto físicas como cognitivas consiguiendo que la expresión de esos genes se potencie y mejoren para conseguir unos resultados mucho más eficaces.

La epigenética nos explica claramente como jugadores con gran potencial genético para los esports no consigue desarrollar todo ese poder y habilidades innatas frustrando antes de tiempo una carrera que parecía prometedora.

La Conclusión: Una Combinación de Ambos

Tras años acompañando con IPK® a numerosos deportistas de elite, nuestra experiencia nos indica que es claramente una combinación de ambos.

Mientras que ciertas habilidades innatas pueden dar a algunos jugadores una ventaja inicial, el éxito a largo plazo en los esports requiere dedicación, práctica y un deseo constante de mejorar. Incluso los jugadores con el mayor talento natural genético deben trabajar duro para perfeccionar sus habilidades físicas y mentales, mantenerse al día con la evolución constante de los videojuegos y ser capaces de aguantar la presión del alto nivel competitivo.

Además, es importante no olvidar que los esports son un campo increíblemente diverso con diferentes tipos de jugadores y escenarios de juego. Lo que funciona para un jugador en un juego puede no funcionar para otro jugador en un juego diferente. Por lo tanto, no hay un único «camino» hacia el éxito en los deportes electrónicos.

La clave del éxito de nuestra metodología IPK® es la personalización máxima de cada tipo de entrenamiento y protocolo a cada jugador de esports y sobre todo a cada modalidad de juego de dicho jugador.

En resumen, aunque algunas personas pueden tener una ventaja natural en los esports, el éxito finalmente se reduce a la cantidad de trabajo y dedicación que estás dispuesto a invertir. Lo que marca la diferencia, para poder estar en la elite durando muchos años al más alto de tu nivel, es el tipo de entrenamiento personalizado que desarrolles en tu carrera profesional.

Cualquier persona con pasión por los videojuegos puede aspirar a convertirse en un jugador profesional de esports si confía y se entrena con una metodología exclusiva y patentada como IPK®.