Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

'Blackwood', un escalofrío recorre el Gabinete Literario

El filme de terror gótico para adolescentes de Rodrigo Cortés, producido por el grancanario Adrián Guerra y con Uma Thurman en el reparto, se estrena hoy en salas de toda España

'Blackwood', un escalofrío recorre el Gabinete Literario

'Blackwood', un escalofrío recorre el Gabinete Literario

Hoy se estrena en más de 200 pantallas de toda España la película número 13 de Adrián Guerra, la primera de las tres que el productor grancanario tiene previsto estrenar en 2018. El número de la mala suerte para los supersticiosos es ideal para añadir más ingredientes perversos a una película como esta de terror adolescente que fue rodada parcialmente en Gran Canaria y trajo a Gran Canaria a Uma Thurman, estrella de Hollywood, protagonista de títulos que ya están en la historia del cine como Pulp Fiction (Quentin Tarantino, 1994).

La película 13 de Adrián Guerra es, además, la tercera del productor canario con Rodrigo Cortés, el director con el que más ha repetido. Con el barcelonés rompió esquemas en Buried ( Enterrado, 2010), con Ryan Reynolds todo el metraje en una caja a varios metros del suelo, logrando, con la primera película de ambos, un impacto económico difícil de mejorar: costó tres millones y recaudó 19. Y con Cortés trabajó en Luces rojas (2012) con un elenco conformado por Robert de Niro, Sigourney Weaver, Elisabeth Olsen y Cillian Murphy.

Desde Barcelona, en pleno montaje de su película número 16, Paradise Hills, dirigida por Alice Waddington, rodada parcialmente en Canarias el pasado mes de mayo, el productor de 34 años explica por teléfono cómo el rodaje en Canarias de Blackwood, cuyo nombre provisional había sido hasta ahora Down a Dark Hall, fue el único de la película en que se utilizaron decorados preexistentes. "La película transcurre en una residencia de estudiantes que no existe. Está construida casi toda en cuatro grandes platós del Parque Audiovisual de Tarrasa (Barcelona), con unos decorados enormes construidos. Luego, toda la fachada de la residencia es digital. Hay zonas como el comedor y las aulas, que son espacios ya existentes, filmados en lugares como el Gabinete Literario y la Delegación de Gobierno de Las Palmas de Gran Canaria".

Jóvenes talentos

Blackwood está producida por el estudio Lionsgate, responsable de las sagas de Los juegos del hambre y Crepúsculo, junto con la productora Nostromo Pictures, de Adrián Guerra y Nuria Valls, y Atresmedia Cine. Además de la musa de Tarantino, Uma Thurman, destacan en el elenco jóvenes actrices y actores emergentes del cine estadounidense como AnnaSophia Robb, Isabelle Fuhrman, Taylor Russell, Victoria Moroles, Rosie Day y Noah Silver, todos presentes en el rodaje en Canarias.

El filme cuenta la historia de Kit Gordy (AnnaSophia Robb) una adolescente problemática que ingresa en un internado. Allí, ella y otras cuatro adolescentes "se ven obligadas a acogerse a un programa experimental de enseñanza impartido por la enigmática Madame Duret (Uma Thurman)", reza la sinopsis. "Pronto empiezan a mostrar talentos singulares que no sabían que poseían, y a tener extraños sueños. Cuando la frontera entre realidad y sueño comienza a hacerse demasiado difusa, todas comprenden al fin el motivo por el que han sido llamadas a Blackwood". El filme de ingredientes góticos es una adaptación del clásico juvenil de terror de 1974 Down a Dark Hall, de Lois Duncan, autora de la conocida Sé lo que hicisteis el último verano. En Estados Unidos se estrena, con el título original de la novela, el próximo 17 de agosto.

El rodaje en Canarias de Blackwood se produjo durante dos semanas en diciembre de 2016. Fue anunciado por este periódico en octubre de aquel año desde el festival de Sitges, certamen de Adrián Guerra inauguraba, por segunda vez, con otro filme de terror, Inside (Miguel Ángel Vivas), protagonizada por Rachel Nichols y Laura Harring, estrenado comercialmente en agosto de 2017. Guerra recuerda la filmación como "intensa y complicada, pero muy tranquila. Rodar con Uma Thurman fue un placer, para todo el equipo fue descubrir que ella es un estrella por cómo es de trabajadora y su calidad como actriz".

En una entrevista a este periódico tras terminar el rodaje en diciembre de 2016, destacaba este filme como el primero que hacía con protagonistas adolescentes. "Nunca había tenido, además, un trabajo tan complejo como en esta película, ya que además tuvimos un tiempo de preparación muy corto", afirmó entonces. Desde Barcelona, el productor recuerda ahora que el elenco de actores "estaba muy feliz en Canarias, se quedaron con un buen recuerdo de las Islas. Por suerte, todos los que han venido hasta ahora con mis películas quieren repetir". De hecho, la protagonista, AnnaSophia Robb, pasó después de la filmación unas vacaciones con su madre en Lanzarote. La propia Uma Thurman fue vista en un paseo por las dunas de Maspalomas con baño en la playa incluido. De la actriz de Kill Bill (Quentin Tarantino, 2003-2004), también trascendió que compró en la tienda de regalos de la calle San Bernardo y que paseó por la Alameda de Colón departiendo con las personas que cuidaban a los niños en el parque infantil.

La película superó los 10 millones de euros de presupuesto. Las localizaciones fueron, en Gran Canaria, dos semanas entre el Gabinete Literario como localización principal, un día en la finca Los Palmitos de Bañaderos, unos días en una casa en Bandama y otros dos días en Tafira, en instalaciones de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, y en la delegación de Gobierno en la capital. En total, se trasladaron a la Isla para el rodaje unas 70 personas. Aquí se contrataron 80 más.

"Es la primera vez que Cortés y yo hacemos juntos una película de encargo con un estudio, en este caso Lionsgate", dice Guerra. Blackwood es también la quinta película de ambos como socios, ya que el barcelonés participó como productor en Emergo (2011) y Grand Piano (2014). "Es una película comercial de género, con un look increíble y un trabajo de dirección apabullante", añade el productor. "El público lo pasará muy bien con ella. Estamos muy orgullosos", concluye. Además de con Cortés, el filme supone el reencuentro de Guerra con quien fuera el guionista de Buried, el estadounidense Chris Sparling. Otros miembros destacados del equipo de Blackwood fueron, el director de fotografía estadounidense Jarin Blaschke, el diseñador de producción Víctor Molero y, finalmente, el músico Víctor Reyes, que en los tiempos en que se rodaba el filme ganó el Premio Emmy a la mejor composición musical por la serie The Night Manager ( El infiltrado, 2016).

Pero Blackwood será solo el primer estreno en 2018 de Adrián Guerra. Life itself, película número 14 de Adrián Guerra, se estrenará a principios de septiembre en el festival internacional de cine de Toronto (TIFF). "Después, se estrenará en más de 2.000 salas en Estados Unidos el 21 de septiembre. En España estrenaremos hacia final de año", afirma. El filme de Dan Fogelman, con un elenco formado por Olivia Wilde, Oscar Isaac, Samuel L. Jackson, Annete Bening y Antonio Banderas, fue rodado entre Nueva York y Sevilla.

Amazon distribuye

Los derechos de distribución en Estados Unidos son de Amazon. Life Itself es la gran apuesta de Amazon en cines este año", destaca Guerra. A continuación explica las diferencias de Amazon y Netflix, la dos compañías que han revolucionado el audiovisual mundial. "Los modelos son diferentes", explica, "Netflix estrena solo en su plataforma, mientras que Amazon lo hace antes en cines, como una distribuidora clásica, y cinco meses después la emite en su canal Amazon Prime. La ingeniería de publicidad de Amazon está extendida por todos los Estados Unidos, con enorme inversión en publicidad y gran impacto. Son un gigante de la distribución".

Cuestionado el productor por su opinión de estos nuevos agentes que han irrumpido provocando recelos en el sector tradicional. "Valoro de manera muy positiva la llegada de estas nuevas plataformas", opina, "el modelo del cine de los grandes estudios son películas cada vez más grandes, de más de 100 millones de dólares. El cine de películas más pequeñas, con todo ese cine que es el que a mí más me interesa (buenos thrillers, buenos dramas, películas que ganan premios, películas de autor), está desapareciendo de esos grandes gigantes. La financiación de las películas independientes basado en un modelo de ventas internacionales también está cambiando. Netflix y Amazon están permitiendo meter más dinero en el sistema y, aparte, redescubrir géneros que se estaban perdiendo. Y hacen que las películas se vean en millones de hogares. Empresas como Apple, Facebook y Google y YouTube ya están siguiendo estos mismos pasos, aún en televisión, pero se espera que pronto den el salto al cine".

En el contexto que vivimos de muchísimo volumen de contenido audiovisual, las expectativas de desarrollo del sector son muy positivas. "La clave es, por un lado, acceder a estos sistemas nuevos de financiación y, por otro, tener acceso al talento. Es un entorno muy competitivo, pero con mucho más volumen". Hace nueve meses, el productor declaro que "debemos creernos que Canarias pueda ser el plató de Europa de aquí a unos pocos años". Preguntado por su valoración actual de Canarias, apunta que "el momento es positivo, aunque las posibilidad de presentar todas las oportunidades que se han presentado no se han aprovechado al máximo por asuntos como la inseguridad jurídica, pero la voluntad política existe, los inversores están respondiendo bien y estamos avanzando por buen camino para hacer de Canarias un centro de producción importante. El proceso no ha sido todo lo rápido que podía vaticinarse, pero llegaremos a buen puerto".

Adrián Guerra opina que el límite del incentivo fiscal en España actúa como un factor disuasorio, pues promueve un tipo de proyectos muy concreto "en dos o tres semanas", y aboga por aumentarlo, ya que "es dinero para el Estado, y lo que el cine da al país le viene devuelto multiplicado por cinco, por lo que no tiene ningún sentido que no suban ese límite. En España, el Estado no está acostumbrado a las dinámicas del cine, tiene que adaptarse a ellas". Para ello, el productor ha creado una asociación, Profilm, de la cual es presidente, con otras productoras de proyección internacional que ven el cine en la misma línea. Entre estas también está Sur Film, responsable de haber traído a Canarias las grandes superproducciones de Hollywood. "Nuestro objetivo con Profilm es trabajar a nivel nacional para generar seguridad jurídica y mejorar los incentivos fiscales, con el fin de que el cine cree un mayor impacto en España".

Sobre la construcción de los estudios en Gran Canaria, previstos para el segundo semestre de 2019, piensa que "son, sin duda, fundamentales. De hecho, la idea era acometer todo el rodaje de Blackwood en Gran Canaria, pero hubo que hacerlo en Barcelona". Unos estudios grandes de cine, continúa Adrián Guerra, "son el primer requisito de la gente que se plantea venir a Canarias. La demanda es enorme. En Madrid están construyendo unos platós nuevos y ya Netflix ha contratado tres o cuatro de los platós para los próximos años. Sería bueno que el Cabildo también contemplara dejar hacer otros estudios de iniciativa privada alrededor de estos para terminar de completar la oferta", concluye.

Compartir el artículo

stats