Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"La piratería acaba con el sector"

Santiago Paz, propietario de la librería Nogal, que pone fin este mes a su actividad tras 34 años, coloca el foco en las descargas ilegales

"La piratería acaba con el sector"

La librería Nogal echa el cierre el día 21 tras 34 años, primero abierta en la calle Tomás Morales, y desde 2007 en Domingo J. Navarro.

Con el carrito repleto de libros yendo de un estante a otro, haciendo inventario de devolución a proveedores, anda estos días Santiago Paz, el propietario de uno de los establecimientos más emblemáticos del sector que cerrará sus puertas al público en apenas dos semanas.

Después quedarán apenas siete días para, ya sin ventas, dar la puntilla a un negocio abierto en 1981. "Las descargas ilegales han acabado con la librería", responde Paz cuando se le pregunta sobre los motivos de una decisión que ha cogido por sorpresa a la mayoría de clientes. "Las causas son la crisis económica, y la propia del sector, con las descargas del formato electrónico. Igual ha sucedido con la música y la fotografía".

El propietario de una de las mejores y más apreciadas librerías del Archipiélago lo tenía decidido desde hace unos meses. Hace tres resolvió el apagón del sitio en Internet de Nogal; después, dejar prácticamente inactiva su cuenta en Facebook , desde donde se interactuaba con los clientes y se publicaban las novedades editoriales, además de las actividades literarias.

Nogal tiene dos plantas, con unos 18.000 libros de todas las editoriales que publican en España. Paz apunta que la rebaja en los presupuestos institucionales para la compra de libros también ha hecho mella.

Clientes y escritores han recibido con estupor la noticia. Antonio Ruiz, abogado de 43 años, es asiduo de Nogal y opina que su cierre "es una muy mala noticia. Es la mejor de la ciudad". Reconoce el producto digital como el gran enemigo. "Pero el papel está aguantando el tirón en otros países que parece han encontrado el equilibrio con la edición de libros impresos".

Adolfo García, editor de 46 años, ya experimentó en 2008 lo que es tener que cerrar una librería cuando hizo lo propio con la suya en el Cafebrería Esdrújulo. "El panorama en Las Palmas lo veo mal. No sé si el problema es solo del e book".

El novelista Alexis Ravelo afirma que "es muy triste" que cierre Nogal. "No se puede plantear el mundo del libro, los autores, sin las librerías porque el librero es un consejero". Ravelo apunta a Amazon , "un elefante que lo aplasta todo", como una de las causas de la crisis del sector. Por su parte el escritor José Luis Correa, opina que es "una tragedia" porque en Nogal el buscador de libros recibe "un trato personalizado. Hay que reciclarse y las librerías adaptarse a un tiempo en que la gente lee de otra manera y existen varios formatos".

Compartir el artículo

stats