Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un teclado con paisaje único

El 'luthier' Albert Blancafort desvela las claves del órgano del Auditorio en su 15º aniversario, el único del mundo con vistas al mar

El órgano del auditorio Alfredo Kraus posee unas características que lo hacen único a nivel mundial. Según su constructor, Albert Blancafort, que acudió ayer a la última de las revisiones que tiene que realizar cada cinco años, este instrumento tiene la ventaja, entre otras cosas, de que se trata del único en el mundo donde el organista puede estar tocando y viendo a su vez el mar. El instrumento se inauguró el 21 de octubre de 1999, y ahora que se cumple el 15º aniversario de su construcción, es un buen momento para recordar lo que supuso instalar un instrumento que se adecuase a la sala sinfónica, además del trabajo de insonorización del espacio, etc.

Durante este año, el auditorio ha programado una serie de conciertos de aniversario con los organistas más prestigiosos del mundo, que abrirá Simone Vebber el 22 de febrero y seguirán Juan de la Rubia, Jean Guillou y Paolo Oreni. Todas las citas serán durante el día, a las 12.30 horas, algo fundamental para poder mantener la magia del paisaje que influye de forma muy clara y positiva en los intérpretes.

"Me dedico a insonorizar espacios como este, vengo de una tradición familiar de luthiers. Mi padre construía instrumentos y este es el 140 de nuestro opus list de obras", señaló Albert Blancafort en su encuentro con los medios. Precisamente fue su padre, Gabriel Blancafort, quien lo diseñó. "En una sala de conciertos lo que te piden es, primero, un instrumento que pueda acompañar las orquestas, coros o solistas, y que a su vez pueda hacer su papel de solista puro, para tocar la literatura de órgano", añadió. Según Blancafort se hizo un instrumento que tuviese un abanico muy grande de estilos, que pasara por el gótico, renacimiento, barroco, clásico, hasta el contemporáneo. Y seguidamente, que se adaptara al espacio y al requisito de la arquitectura del auditorio. "Para ello nos reunimos con el arquitecto, Óscar Tusquets, y estuvimos viendo los requerimientos estéticos y técnicos". El constructor recuerda que cada proyecto lleva a situaciones diferentes. "El contacto con la gente, con el sitio, etc., te influyen. Este es un órgano grande, de 42 registros y unos 1.800 tubos dividido en tres manuales. Es una obra importante, y es el segundo mayor de todo el Archipiélago".

Blancafort reconoce que la fama del instrumento se ha extendido a nivel internacional y los músicos saben que están muy bien tratados. El organista que lo estrenó fue Wolfgang Seifen en 1999. "Es un gran improvisador y maestro, y dio un concierto que aún hoy se recuerda, presidido por la hermana de la reina, la princesa Irene de Grecia. Salió tan bien que Seifen ha repetido cada año aquí", recuerda". También han pasado organistas a nivel internacional como Jean Guillou o Juan de la Rubia, que es el mejor que tenemos en España. Ambos vienen precisamente a los próximos conciertos del auditorio.

La empresa constructora, Organers de Montserrat, formó en su momento a un técnico de Gran Canaria para que lo afinara un poco antes de cada concierto. Y a otro para las labores más básicas de mantenimiento. "Después venimos cada cinco años o siete para hacer un repaso general, ya que e se desarma todo el instrumento, se limpia, se aspiran los 2.800 tubos. Son trabajos de dos semanas y se realiza don un taller de siete personas. Cada una se encarga de una parte. Están los mecanismos, y la parte sonora y musical".

Blancafort recuerda que, en su momento, fue muy delicado traerse todo el instrumento desde Barcelona en dos contenedores, en donde tuvieron que vigilar que estuviera muy bien presurizado para que no se estropearan. La instalación, que se realizó al año de construirse el auditorio, les llevó entre cuatro o cinco meses. "Se consideró que uno de los palcos no hacían falta y se adaptó ese espacio". Su ubicación guarda una relación con la colocación de los órganos en las catedrales que, generalmente, están a un lado. "Es muy práctico para propagar su voz a todo el público y para acompañar a las formaciones del escenario", aclaró.

Compartir el artículo

stats