Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista. Alcaldesa de Yaiza

"Si tuviera que volver a contratar a Ylenia no lo haría"

Gladys Acuña explica lo sucedido con la mediática concursante de realitys el pasado agosto en la celebración del Día de la Juventud

Gladys Acuña, el pasado jueves, en Playa Blanca.

Gladys Acuña, el pasado jueves, en Playa Blanca. LP / DLP

¿Qué tal las vacaciones?

Muy bien. Cogí unos días de descanso y los pasé en Lanzarote con mi marido y mi hijo.

¿Se quedó en su municipio o eligió otro destino?

Sí, en el municipio de Yaiza. Los primeros quince días los pasé en Playa Quemada y luego me fui unos días a Playa Blanca.

¿Qué otros lugares le gustan en Lanzarote?

Famara, aunque a mi hijo le gusta más que a mí. Con tan solo seis años va a coger olas con sus tíos. Papagayo, el Caletón Blanco y el barranco del Quíquere también me gustan. Playa Honda es otro de los sitios a los que suelo acudir cuando viene una amiga.

¿Cómo recuerda sus veranos de pequeña?

Los recuerdo entre Playa Quemada, Playa Blanca y Papagayo. Eran unas excursiones tremendas, no tanto en Playa Quemada, porque está más cerca de Uga, donde siempre he vivido, pero sí a Playa Blanca. Sabía que estábamos llegando a Playa Blanca porque veía la molina y me encantaba ir.

¿Prefiere bañador o bikini?

Depende. Hasta hace muy poco usaba bikini, pero ya a mis cuarenta años empiezo a usar bañador de vez en cuando.

¿Qué rincones de su municipio recomienda visitar?

Me lo pone complicado, pero me vienen a la cabeza El Golfo, Papagayo, Playa Quemada y Femés.

Se ha puesto de moda ir a ver la puesta de sol en Papagayo.

Creo que las mejores puestas de sol están en el faro de Pechiguera.

En Playa Blanca el pasado agosto se formó un revuelo con la presencia de Ylenia Padilla. ¿Se arrepiente de contratarla?

Arrepentirme no porque no tenía ni idea de quién es esa mujer. Ahora, si tuviera que volver a contratarla no lo haría. No la contratamos directamente, sino que venía como imagen en el pack del festival Sumérgete con ocho horas de música con DJ de Lanzarote, otras islas y con grupos de música. Para mí, dentro del pack venía totalmente desapercibida.

¿Considera usted que es un mal ejemplo para la juventud, como criticaron partidos políticos de la oposición?

Desde luego que no es un referente para la juventud, pero no se trajo como referente. Vóley playa, concurso de graffitis, pádel surf... fueron algunas otras actividades que se hicieron ese día. En la Semana de la Juventud de Fuerteventura parece ser que venía Kiko Rivera y a Famara también fueron personajes conocidos de ese estilo, no solo a Yaiza.

Son personajes con tirón mediático...

Nos encontramos con un discurso contradictorio. No los podemos considerar un ejemplo para la juventud, pero la avenida de Playa Blanca estaba llena de gente. No hubo ningún incidente y la playa quedó completamente limpia después de la fiesta. Nuestros jóvenes demandan este tipo de perfiles. Debemos reflexionar y ver cómo podemos cambiarlos.

¿Qué es lo más alucinante que le pasado en la vida?

Tener a mi hijo.

¿Qué ingredientes no faltan nunca en su mesa?

El zumo de naranja por la mañana y el pan al mediodía.

¿Cuál es su destino soñado?

Me lo pone difícil, pero me gustaría ir algún día a México.

¿Hay algo que se le haya resistido en su vida?

En principio no. Lo que me ha gustado lo he ido consiguiendo.

Usted llegó a la política por casualidad. ¿Se arrepiente?

Es una experiencia pero también es verdad que requiere mucho sacrificio personal y familiar. Me ha tocado sufrir mucho en política. Las críticas a veces son severas y afectan casi más a tu familia que a ti misma. Te expones a cualquier situación aun haciendo las cosas de la forma más escrupulosa posible.

Ahora usted es también parlamentaria. ¿Se puede centrar en los asuntos municipales como le gustaría a raíz de su nueva responsabilidad política?

Estoy prácticamente empezando con esta labor. He asistido hasta ahora a dos plenos en el Parlamento, más bien de trámite. Es a partir de este mes cuando veamos hasta qué punto.

¿Se alojaría usted en un hotel ilegal como el ministro de Turismo, José Manuel Soria, en Playa Blanca?

Lo que he hecho ha sido lo contrario, es decir, aprobar una normativa para que todo lo que se pueda legalizar esté legalizado. Nos ha tocado trabajar mucho para dotar a este municipio de legalidad. No me suelo alojar en hoteles de mi municipio, pero en alguna ocasión he celebrado reuniones en ellos.

Hay quien ha pedido que se derriben.

Habría que aclarar lo de ilegal. Los hoteles tienen las licencias anuladas por defectos formales, no porque estén construidos en suelo no apto para ello. Sobre esto, a veces, se habla de forma torticera y se pide la demolición, cuando las sentencias no dicen eso, sino que se regularice el expediente, que en muchas ocasiones faltó el informe de compatibilidad con el PIOT, que debió haberse pedido, y la publicación de ordenanzas.

¿Qué sería Lanzarote sin la planta hotelera de Yaiza?

Estamos hablando de la mejor planta hotelera de Lanzarote y si no estuviera lo sentiríamos en nuestros bolsillos y la economía familiar. La ocupación es 100% todo el año, incluso en meses flojos como mayo o junio.

Usted es de Uga, donde el camello es un referente. ¿Le ha faltado reconocimiento?

Lo que está claro es que gracias al sacrificio de muchas familias se ha mantenido la identidad del camello, que ha jugado un papel fundamental porque fue compañero inseparable del hombre, al que ayudó a sobreponerse a las miserias. Habría que dar a conocer sus grandes virtudes.

¿Qué libro recomendaría?

Estoy leyendo Con los perdedores del mejor de los mundos, del escritor alemán Günter Wallraff.

Compartir el artículo

stats