Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La sepsis, una dolencia con mortalidad superior al cáncer de colon o páncreas

En España fallecen cada año 17.000 personas por esta enfermedad, que se produce tras una respuesta excesiva del organismo ante una infección generalmente grave

El repentino fallecimiento del fiscal general del Estado, José Manuel Maza, ha puesto de actualidad la sepsis, una dolencia crítica con una tasa de mortalidad del 35 por ciento y que sólo en España acaba cada año con 17.000 personas, más que el cáncer de mama, páncreas o colon. A la muerte de Maza, el sábado de la semana pasada, se suma además la del árbitro internacional de baloncesto Gianluca Mattioli, que pereció también recientemente en Murcia por una infección, tras ser hospitalizado minutos antes del encuentro de Champions League entre el UCAM Murcia y el Mónaco.

Maza, que falleció en una clínica en Buenos Aires, tenía 66 años y Mattioli, 49. Aparentemente gozaban de buena salud, aunque el fiscal general era diabético y se ha señalado que también padecía una infección renal.

La sepsis se produce cuando el cuerpo, como respuesta a una infección, genera una respuesta inflamatoria (el sistema que tiene el organismo para defenderse) descontrolada que, en los casos más graves, provoca un fallo agudo de otros órganos que no estaban necesariamente relacionados con la infección original, provocando un fallo multiorgánico que, en un número importante de casos, provoca la muerte. La tensión arterial cae y se desarrolla el shock séptico, una situación de extrema gravedad que suele cursar con hipotensión arterial prolongada y una reducción del aporte de oxígeno a los órganos vitales, como el cerebro y el riñón, ocasionada por la sepsis.

Código Sepsis

Se trata de una enfermedad calificada como "tiempo dependiente", en la que los casos de éxito están directamente relacionados con la rapidez con la que se instaura el tratamiento. De hecho, mientras que la detección y tratamiento en la primera hora permite una supervivencia del 80 por ciento, a las cuatro horas de la enfermedad la tasa baja al 50 por ciento y a las 12 horas cae hasta el 12-20 por ciento. Además, algunos de los pacientes que sobreviven pueden presentar importante secuelas a largo plazo con alteraciones funcionales, cognitivas y mentales que impactan en su calidad de vida.

Esa necesaria rapidez en la respuesta ha provocado que en algunos hospitales se haya implantado el Código Sepsis para dar una respuesta temprana y multidisciplinar a esta enfermedad, cuya incidencia se ha visto incrementada en los últimos años en relación con la mayor esperanza de vida de la población con pacientes más ancianos, ya que tanto estos como los niños son los principales afectados por esta dolencia.

Desde 2012, además, cada 13 de septiembre se celebra el Día Mundial de la Sepsis, cuyos objetivos para 2020 son reducir su incidencia, aumentar la supervivencia y mejorar la sensibilización sobre esta enfermedad, que afecta cada año a 27 millones de personas en todo el mundo, una cifra por encima de los casos de ictus, cáncer, infarto de miocardio y VIH, y de los cuales fallecen ocho millones.

Compartir el artículo

stats