Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CRISIS DEL CORONAVIRUS

Amancio Ortega es mi presidente

La estudiante grancanaria Rocío Díaz, que cursa una beca en Nevada, fue repatriada con 600 alumnos por la Fundación del empresario

8

Coronavirus en Canarias | Llegada a Gran Canaria de los estudiantes becados por la Fundación Amancio Ortega

La princesa de los repatriados del saber de Amancio Ortega. Rocío Díaz García, de Virginia City a La Paterna. De la nieve de Nevada al potaje de su madre Pili. La estudiante de 16 años cursa primero de Bachiller en el Virginia City High School del Condado de Storey hasta que explotó el virus del mal. "Amancio ha hecho más por mí y nosotros [los becarios] que el presidente Pedro Sánchez", realza la futura agente del CSI -producción televisiva norteamericana Crime Scene Investigation-. De los 600 alumnos que se vieron obligados a regresar de Estados Unidos y Canadá a Madrid de forma urgente, de la Fundación del empresario textil, ocho son del Archipiélago.

Aquí está su historia, sueños y proyectos.Un viaje de 8.955 kilómetros orquestado de forma exprés. Los caprichos del Covid-19 aplazaron su aventura formativa en el planeta de Trump.

Becada por el brazo académico del fundador del Inditex, Rocío dejó su pupitre del Colegio San Isidoro de Escaleritas para poner rumbo al estado de los casinos. Hello Las Vegas. Tras ocho meses en la nación de las hamburguesas, sonó la alarma. Había que regresar. Escala en Dallas, avistamiento del drama en primera persona: mascarillas, miedos y un móvil al borde de la explosión.

Lleva 48 horas en la Isla. Una chocolatina Tirma y la radiografía de una huida a todo gas. Sin escatimar en elogios, la figura de Amancio Ortega la presenta como su ángel de la guarda. "Para mí, es un patrocinador. Que haya logrado sacar a todos los becados en Estados Unidos y Canadá con esa rapidez es digno de elogio. No es fácil, considero que tiene bastante mérito rescatar a 600 niños, organizarlo tan rápido y de esa manera. Nos lo pagaron todo. Estábamos asombrados, teníamos hoteles, vuelos, guaguas, la comida. Más allá de que en el avión no se podía comer por el virus, esa respuesta no te la esperas".

El motel de los Burgess

De forma paralela a la repatriación de los 600 cerebritos, la figura de Ortega ha sido elevada a la condición de héroe nacional. Cedió 1,8 millones de mascarillas, 75.000 trajes de protección...Su candidatura al Príncipe de Asturias ha sido planteada en las redes, mientras figura en la diana del vicepresidente Pablo Iglesias o del político Gabriel Rufián. Colecciona amores y críticas.

La aventura de Rocío en Nevada debía concluir el 14 de junio. El reloj es ahora propiedad del virus, que diseña un calendario para la nada. Recibe constantes muestras de cariño de su familia de acogida en Virginia. Charles y Candace Burgess regentan un motel en esa ciudad de 120.000 habitantes y que tiene un aire al Sioux City Park del Barranco del Águila.

En tiempos del confinamiento, este cerebro privilegiado aprovechará para cultivarse. Lamenta el escaso margen de respuesta cuando se avecinaba la tormenta perfecta. "Aprendes de esta situación que hay que tomar las medidas a tiempo,cumplir con todos los protocolos y no burlarse. Cuando comenzó todo en China, muchos se lo tomaban con cierta sorna. Y mire ahora, es un drama de impacto mundial".

Apasionada del estudio de la psicología criminal, tiene pensado enfocar su formación universitaria en el área de la criminología. ADN de CSI. Servicio empírico contra el mal. No le quita la mirada a los Estados Unidos. "Quiero volver para el baile de fin de curso del próximo año, me lo pidió una amiga. Estoy ahorrando y quiero que me cojan en la universidad". El frío de Nevada es como el Roque Nublo, ya forma parte del postal del alma.

"Virginia City está en una montañita, he visto la nieve. Charles y Candace me dicen que me añoran".Fotogramas de la vida anterior. El nuevo ecosistema de esta estudiante modelo lo integran sus padres Juan y Pili, así como su hermana Isa.

La criminóloga del futuro ha perfeccionado el inglés y es el orgullo del Colegio San Isidoro. La cara de la repatriación de los 600 becados. Casi 9.000 kilómetros para volver a la casilla de salida.

Deja un país en llamas, consciente con retraso de las garras implacables del dragón coronavirus. "Lo pasabas mal en el tránsito por cada aeropuerto. Llegas a pensar que estabas más segura allí, en Virginia. Evitando de esta manera el desplazamiento forzado. Ahora tengo a mi familia cerca y valoras otras cosas".

El evangelista del buen corazón. Amancio estira su leyenda de Superman. Rocío mantiene intacto su sueño de convertir Estados Unidos en su jardín del conocimiento. En la tierra de los casinos no ha dicho su última palabra. Volverá. Mientras el planeta ultima un jaque mate al virus,la princesa agradece la bondad del samaritano. Le vale de presidente.

Compartir el artículo

stats