Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Plan de desescalada en Canarias Efectos de la crisis en la población

Las familias canarias superan con nota la situación de confinamiento por el virus

Un estudio realizado por tres investigadores de la ULPGC refleja que "el sentimiento generalizado de la gravedad de la pandemia" refuerza la cohesión familiar en las Islas

Niños con su padre jugando en el parque Santa Catalina, en la capital grancanaria.

Niños con su padre jugando en el parque Santa Catalina, en la capital grancanaria. ANDRÉS CRUZ

Un 38% de la población canaria admite que la situación de confinamiento por la crisis sanitaria del coronavirus les ha dado la posibilidad de descubrir algo nuevo de los miembros de su familia; y para el 76% esta etapa le ha permitido tomar conciencia de lo importante que es la familia. Estas son algunas de las conclusiones del informe Efectos del confinamiento por el Covid-19, realizado por tres investigadores de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, en el que se mide cómo influye las consecuencias de la pandemia en el ámbito familiar. Los resultados revelan que "la gente ha sabido responder a esta situación" y lo han hecho con nota.

El estudio, realizado por los profesores Juan Carlos Martín Quintana y Jesús A. Alemán Falcón, del Departamento de Educación, y Pedro Francisco Alemán Ramos del Departamento de Psicología, Sociología y Trabajo Social, ha sido elaborado mediante un cuestionario online, en una muestra aleatoria de 1.156 familias canarias durante el período comprendido entre el 28 de marzo y el 22 de abril. "La situación anómala que estamos viviendo es una oportunidad histórica para ver como influye en el ámbito de la familia, que está soportando, conteniendo y pagando en cierta medida las consecuencias de esta crisis. Por eso decidimos realizar este estudio para ver como afectaba esta situación de confinamiento al clima familiar", indicó el profesor Martín Quintana, coordinador del Máster de Intervención y Mediación Familiar de la ULPGC.

Apoyo

Tras los análisis realizados, el informe concluye que, en general, el clima que predomina en las islas es de apoyo y cohesión familiar. "Muchas veces hablamos de familias desestructuradas y es verdad que existen, pero en un porcentaje muy bajo, ante situaciones adversas como esta, la familia sigue siendo la primera fuente de apoyo. Partiendo de ahí, nos ha llamado la atención que muchas personas han dicho que han descubierto cosas nuevas de los miembros de su familia en esta situación de confinamiento. El estar compartiendo tantas horas les ha hecho descubrir aspectos nuevos", señalan los investigadores, resaltando que en un porcentaje importante, "el clima familiar durante el confinamiento ha hecho que esa relación familiar sea incluso mejor de la que tenía antes".

Tras haberse cumplido los 40 días de confinamiento, para 6 de cada 10 personas encuestadas ha sido "fácil" y "muy fácil" convivir con la familia y no llega al 10% los que han informado que les ha resultado "difícil" y "muy difícil" la convivencia familiar. Así como para la mayoría (58,9%) el clima familiar está siendo igual que antes del confinamiento, los autores del estudio destacan que para un 34,2% el clima familiar está siendo "mejor o mucho mejor" que antes del confinamiento.

Juan Carlos Martín explica que esta mejora sustancial en las relaciones familiares está vinculada a los sentimientos de peligro que ha generado la pandemia del Covid-19 en la población. "Hay un alto sentimiento de gravedad de la situación, la gente es consciente de que esta es una realidad grave, y cuando uno percibe una situación así busca rápidamente un apoyo que encuentran, fundamentalmente, en la familia. Incluso los más jóvenes, que están acostumbrados a que sus fuentes de apoyo sean sus iguales, sus amistades, durante la crisis sanitaria han tomado conciencia de que su familia siempre va a estar ahí, que son su principal fuente de apoyo".

Estrategias

Otro de los aspectos que se analizaron en el estudio fueron las estrategias de la población para afrontar una situación de dificultad, como es el confinamiento por el coronavirus. En este sentido, los autores destacan que de los ocho tipos diferentes de estrategias de afrontamiento, ha habido un predominio de las que ayudan a afrontar de manera positiva la situación.

"Hemos podido comprobar que las familias canarias están utilizando estrategias que ayudan a superar y abordar con más garantías esta etapa. Han aceptado la situación, han planificado cosas que puedan hacer para adaptarse a la misma y han utilizado el sentido del humor. En definitiva, han buscado estrategias positivas para afrontar una etapa adversa".

Entre las estrategias más utilizadas sobresalen las de aceptación de la situación, seguidas de estrategias de auto-distracción, de afrontamiento activo y planificación, el sentido del humor y, en quinto lugar, la búsqueda de apoyo. "Por otro lado, las estrategias menos usadas son las relacionadas con la negación de la situación de la enfermedad por el Covid-19, el uso de estrategias espirituales o de consumo de sustancias", apuntan.

Las actividades de ocio durante el confinamiento, tanto de forma individual como en familia, ha sido otro de los parámetros más importantes del estudio, cuyos resultados revelan un refuerzo de la comunicación con otros familiares con los que no se conviven (hijos que viven fuera, abuelos, tíos, primos...) y en el caso de los jóvenes además de con la familia, con los amigos.

En este sentido, la actividad predominante en todos los miembros, es la comunicación con las familias y amistades por medio de llamadas telefónicas, whatsApp y videollamadas. "Esto da a conocer la gran necesidad de la población canaria de seguir manteniendo el contacto con todas aquellas personas que les son importantes".

Además, han descubierto una mayor variedad de actividades que realizan los más jóvenes con respecto a las personas adultas y de mediana edad. "Estos últimos realizan más actividades de entretenimiento a través de pantallas, sin incluir los videojuegos, de los que sí hacen uso los jóvenes y que se incluyen en el entretenimiento a través de las pantallas".

Los jóvenes también destacan por la realización de actividades físicas como bailar, y realizar actividades físicas propiamente dichas. Sin embargo, las personas más adultas y de mediana edad realizan más actividades online, como comprar y consultar la prensa, así como actividades más formativas como la lectura.

Acerca de las actividades de ocio que se realizan en familia, sobresale en primer lugar la comunicación con otros familiares a través de llamadas telefónicas, WhatsApp y videollamadas. En segundo lugar, el estudio resalta la realización conjunta de tareas domésticas como cocinar, ordenar la casa, hacer pequeños arreglos y limpiar. Le sigue la realización de actividades de entretenimiento a través de pantallas, como ver la televisión o películas o series a través de plataformas digitales. En cuarto lugar, se sitúa la actividad física en familia a través de actividades como bailar o realizar ejercicio físico, además de escuchar música. Y, en menor medida, también se llevan a cabo actividades creativas y de información y formación online.

"Las familias canarias dedican mucho tiempo a conectarse con los suyos. A lo mejor en otras situaciones puedes estar meses sin hablar con primos o incluso con un hermano que esté fuera, pero el confinamiento ha aumentado la comunicación entre los diferentes miembros de las familias con los que no conviven", subraya Juan Carlos Martín.

Tecnologías

Para los investigadores, las tecnologías de la información y las comunicaciones, e incluso los videojuegos han ejercido un papel más positivo del que se le atribuía antes de la crisis sanitaria. El entretenimiento a través de la pantallas es la segunda actividad que predomina en las familias, desde ver la televisión juntos o series en las plataformas digitales. Y en los jóvenes, además, se suma el tema de los videojuegos.

"Aquí queremos dar un punto positivo a los videojuegos y a las nuevas tecnologías porque el confinamiento ha permitido dejar ya de soltar tinta en negativo sobre las redes sociales, los móviles, lo videojuegos...Han sido casi un salvavidas para muchas situaciones, teniendo en cuenta la importancia siempre de la supervisión parental en los niños".

El profesor Martín añade que incluso el smartphone, hasta ahora objeto de debate en el ámbito educativo, ha sido una herramienta formativa fundamental para muchas familias durante el confinamiento. "Los móviles han salvado muchas situaciones por la brecha digital. Hay muchos chicos que no tienen acceso a internet pero sus familias tienen un smartphone, e incluso el propio sistema educativo ha utilizado ese recurso para que los niños puedan acceder a la documentación o actividades que un profesor está subiendo a las redes. Hemos visto que todo el tema online es una realidad que se tiene que incorporar al mundo educativo con mucha mayor presencia de lo que ahora ha estado". Y en cuanto a los videojuegos, recuerdan que no hay ningún manual de orientación durante la pandemia de ninguna comunidad autónoma, en el que se oriente a la familia de que hacer en el tiempo de ocio que no incluya el que los menores puedan jugar con videojuegos, bajo la supervisión de los adultos.

El objetivo de sus autores es extender el estudio al resto de autonomías, para comparar regiones en función de la mayor o menor incidencia de la pandemia; así como los sentimientos y respuesta de las familias a las medidas que se han ido tomado en las distintas fases del confinamiento.

Compartir el artículo

stats