20% DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus Los que no paran

Higiene bucal en cuarentena

Los odontólogos solo atienden urgencias graves - Alertan de no caer en la dejadez a la hora de limpiarse los dientes durante la cuarentena

Exterior de la clínica dental de Sanitas situada en la calle Luis Doreste Silva de la capital grancanaria, abierta solo para urgencias durante la cuarentena.

Exterior de la clínica dental de Sanitas situada en la calle Luis Doreste Silva de la capital grancanaria, abierta solo para urgencias durante la cuarentena. ANDRÉS CRUZ

Mantener la higiene bucal es ahora más importante que nunca. Durante la cuarentena muchas personas se han visto obligadas a cambiar de rutina o directamente a prescindir de ella. Este tipo de situaciones, al estar todo el día dentro de casa, hace caer ciertos hábitos, entre ellos, el cuidado de los dientes. Las medidas impuestas para minimizar la expansión de la Covid-19 han obligado a reducir el servicio de los odontólogos a urgencias graves, por lo que más vale que prevenir que curar.

En tiempos de coronavirus, el teléfono es el mejor aliado de los odontólogos y dentistas de la capital grancanaria. Otros han optado por crear un correo electrónico y dirigir ahí todas las dudas y consultas de pacientes habituales. Es el caso del doctor Guillermo Valderrama, quien pasa consulta en las inmediaciones de Mesa y López. "La cuenta es sobre todo para urgencias menores, allí pueden explicarme sus dudas o molestias y valorar un diagnóstico", señala. En su mayoría son situaciones fáciles de abordar, de ahí que las trate a través de esta vía, además de hacer seguimientos según su historial.

"Pero a veces necesitas más detalle y en algunos casos no queda más remedio que atender de urgencia", apunta. "Lo hacemos por extrema necesidad para la salud, siempre dentro de los parámetros que marca el Colegio de Dentistas de Las Palmas", señala Valderrama. "Obviamente un paciente no puede estar indefinidamente con un antibiótico sin ver mejoría", aclara. Una vez en la clínica, toca hacer valoración y recetar una medicación más adecuada o, por regla general, practicar extracciones o endodoncias, es decir, incisiones en la encía para cortar el nervio e intentar evitar perder el diente.

Y es que los temidos cordales o muelas del juicio han jugado una mala pasada a más de uno en esta cuarentena. Valderrama, por el momento, lleva una media de unos cinco pacientes intervenidos a la semana, un volumen muy lejos del habitual, pues no atiende revisiones o practica pruebas de ningún otro tipo. Las prótesis, ortodoncias o limpiezas, entre otros servicios, tendrán que esperar a la nueva normalidad que se vaya imponiendo en los próximos meses.

El Colegio de Dentistas de Las Palmas ha publicado una serie de recomendaciones a tener en cuenta por parte de los pacientes. Tales como no ir antes de la hora de la consulta o llamar siempre antes de acudir a la clínica. Además, definen qué patologías deben ser consideradas urgencias graves: las infecciones agudas, dolores severos, hemorragias importantes y traumatismos del área oro facial. De esta manera, un cementado de corona o puente fijo, la fractura de un diente sin dolor, una caries sin molestia y la rotura de una prótesis removible no se consideran de extrema necesidad.

"Hay días que no recibimos ninguna urgencia y otros puedes atender a cinco o seis personas, hemos atendido llamadas incluso en festivo", explica Félix Torres, odontólogo en la zona de Mesa y López. Aunque, realmente, señala que de media, tan solo ha atendido a un paciente por semana desde que comenzara el estado de alarma, por lo que su actividad se ha visto muy paralizada. De hecho, en algunas clínicas de la capital se han realizado ERTE (expedientes de regulación temporal de empleo), principalmente a auxiliares; mientras que otras han preferido no abrir ante la falta de actividad.

Según detalla Torres, con cada paciente realiza un triaje previo de manera telefónica. Clasifica el dolor en una escala del uno al diez, de tal manera que da mayor importancia a los casos con números mayores. "A partir de siete, si tienen una molestia o hemorragia habría que considerar una intervención", apunta. Principalmente, extracciones de muelas. Además, recomienda extremar la salud oral y una mejora de la limpieza. "Estos días hay gente que puede descuidar la higienización de los dientes; no te lo dicen, pero por lo que describen, se puede intuir", señala. Dicho y hecho, en muchos casos, añade, basta con un colutorio o con aumentar el uso del hilo dental para ver una mejoría.

Y es que hay algunos dentistas en la capital que ni siquiera han tenido que recurrir a la consulta física durante la cuarentena. "He estado atendiendo solo por teléfono, por suerte no ha hecho falta hacer ninguna intervención", explica una odontóloga de la zona de Mesa y López que prefiere mantener el anonimato. "Menos mal, porque no tenemos la suficiente protección, tendría que ponerme una bolsa de basura", afirma. Lo cierto es que el Colegio les ha comenzado a repartir las primeras mascarillas de tipo FPP2 -filtrantes- esta semana, 40 por cada profesional.

"Hemos estado desamparados", indica tajante Guillermo Valderrama. "En nuestro caso, no podemos mantener distancias de seguridad con el paciente, por lo que nos exponemos mucho, las mascarillas quirúrgicas les protegen a ellos pero no a nosotros", explica este dentista con seis años de experiencia. "Apenas han llegado estos días las buenas", añade.

Precisamente, todos estos profesionales tienen ya la vista puesta en el desconfinamiento. Tocará adaptar clínicas, tomar medidas de higienización "más exhaustivas" de lo normal, limitar aforos en las salas de espera y gestionar las agendas. Porque, después de casi dos meses sin revisiones, entre otros tratamientos, habrá que cuadrar a un buen número de pacientes.

Compartir el artículo

stats