Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

MEDICINA

Un total de 1.284 opositores se presenta a las pruebas MIR

Sanidad ha convocado 10.249 plazas para 29.251 aspirantes - En Canarias, se ofertan 388 plazas, la mayoría en Medicina y Enfermería

17

Examen MIR en Ingenieria Industrial

El Edificio de Ingeniería Industrial de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) acogió este sábado las oposiciones de Formación Sanitaria Especializada, que se celebraban a la misma hora en 28 localidades españolas.

Un total de 29.251 personas se presentaron a la convocatoria del Ministerio de Sanidad para cubrir 10.249 plazas en distintas especialidades -7.989 en Medicina-, un 5,9% más de puestos de trabajo (569) que los que se ofertaron en 2020. En el Archipiélago, la oferta fue de 388 plazas. 

Como dato curioso, un 6% de los aspirantes a esta convocatoria ha finalizado sus estudios el pasado año. 

En Canarias, se habían inscrito para el examen 1.284 personas, 608 en Las Palmas de Gran Canaria y 676 en Santa Cruz de Tenerife.  Desde la una de la tarde ya había jóvenes a las puertas del Edificio de Ingeniería Industrial, donde se habían habilitado 15 aulas para albergar a los opositores dadas las medidas de protección exigidas por la pandemia del coronavirus.

La oferta en Medicina es de 7.989 plazas. La especialidad de Atención Primaria, con un total de 2.238 plazas para médicos de familia y comunitaria; a las que se presentaron 14.456 médicos, es la que mayor oferta presenta. Un total de 559 plazas ha sido reservadas a personas con discapacidad. 

La siguiente especialidad con más oferta de plazas ha sido la de Enfermería, con 1.683 puestos a cubrir y para la que se habían inscritos 7.238 aspirantes. Para las personas con discapacidad había reservadas 118 plazas. 

Del total de plazas para la especialidad de Enfermería, 687 han sido para cubrir la demanda existente en los Centros de Atención Primaria. El resto de las plazas convocadas por el Ministerio de Sanidad se distribuyen en Farmacia (267 plazas para las que había 1.583 aspirantes), Psicología (19 plazas para 4.337 opositores), Biología (50 plazas para 1.135 titulados), Física (40 plazas para 217 solicitantes) y Química (22 plazas para 284 candidatos).

Un total de 29.251 opositores se presentan a la convocatoria de este año; en Canarias 1.284

decoration

Especialidades en las Islas

Del total de 10.249 plazas convocadas, 388 corresponden a Canarias. Por especialidades, 307 son de la especialidad de Medicina, 65 de Enfermería, 12 de Farmacia, 4 de Psicología y 3 de Física.

Las especialidades más demandadas por los opositores canarios fueron las de Medicina y Enfermería, seguidas de las de Psicología y Farmacia. En la provincia de Las Palmas ninguno de los aspirantes optó por la especialidades de Física y Química.

El 2020, se ofertaron 9.539 plazas en toda España, de las cuales 386 fueron para Canarias. En total se presentaron 35.4573 opositores, 717 en Canarias.

El examen, que comenzó a las 15.00 hora canarias (16.00 en la Península) contó con las medidas de seguridad y protección impuestas por la covid-19 para este tipo de convocatorias. Más de 2.000 personas participaron en la organización de esta prueba a nivel nacional, que consistió en un test con 175 preguntas.  

La Policía Local también controló los accesos al campus universitario por la cantidad de gente que subía en vehículo propio o en taxi al no haber guaguas municipales ya que se trataba de un día lectivo. 

David José Torres, Marcelo López Hernández y Román Mirabal Falcón eran tres de los opositores que se presentaban ayer a la convocatoria de Sanidad. Los jóvenes, que se licenciaron en 2020, habían estado preparándose el examen en una academia, de lunes a sábado. “Hemos estudiado más que en la carrera”, comentaba David, que optaba a una plaza de medicina interna, sobre el esfuerzo extra que habían hecho tras acabar sus estudios de Medicina. 

“Sin la preparación de una academia es más duro competir”, añadía Román respecto a que la baremación también contará para elegir la plaza que uno desee, si lo logra. En su caso, prefería un puesto de médico de familia. Su compañero Marcelo, se decantaba, sin embargo, por una de cirugía.

A pocos metros de los jóvenes se encontraba Velva Rodríguez Déniz, que acabó la carrera en 2019 y que era la primera vez también que se presentaba. “En 2020 preferí ponerme a trabajar, estuve un año en la privada y desde julio pasado estoy en el Negrín”, dice la enfermera que ha pasado todos estos meses de pandemia en la Unidad de Medicina Intensiva (UMI). 

“Ha sido muy duro”, afirma la joven, de 25 años, que confesaba no traer el examen muy preparado ya que había tenido que compaginas el trabajo con los estudios en una academia. Pese a ello confiaba en superar el examen y poder optar a alguna plaza en Maternidad, aunque le daba igual cualquier otra porque “con la práctica siempre se aprende”.

La enfermera había ido acompañada por su hermana Miriam, también de la misma profesión. “No me cuadro, prefiero prepararlo mejor y presentarme al año que viene”, dijo la técnico, que trabaja en un centro de Atención Primaria. Ambas se quejaron de los complicado que había sido rellenar el cuestionario vía online para poder inscribirse al no poderlo hacer presencial por la situación de pandemia.

Compartir el artículo

stats