20% DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Cayetano Rivera: "Por ideología se ha dejado atrás a gente que no tenía para comer"

Muchas cosas confluyen en el paseíllo que Cayetano Rivera hará mañana en Alicante. La primera, su vuelta a los ruedos después de un 2020 escaso en festejos a causa de la pandemia. La segunda, salir al albero junto a su amigo José María Manzanares, cuando se rinde homenaje a su padre. «Eso lo hace más emotivo», dice.

Cayetano Rivera.

Cayetano Rivera.

-Pasó de un año con muchas luces, segundo en el escalafón, con triunfos en Pamplona, Málaga, Salamanca, Santander, Murcia o Logroño, a pisar poco los ruedos en 2020 a causa de la pandemia. Mañana tendrá su reencuentro con el público en la plaza de toros de Alicante. ¿Cómo afronta esta vuelta?

-Pasé de completar en 2019 la que posiblemente haya sido mi temporada más redonda hasta el momento a tener un año casi en blanco a causa de la pandemia. Esto hace que esta nueva temporada que ahora comienza para mí, y la corrida de Alicante en concreto que marca mi reaparición, tenga un sabor especial. Es una vuelta muy esperada que afronto con gran responsabilidad y compromiso, y con más ilusión aún. 

-Además, para la plaza de Alicante este es un año muy especial porque la feria rinde homenaje a Manzanares, uno de los grandes maestros. ¿Cómo le recuerda?

-Recuerdo que tenía muy buena relación con mi abuelo. Se querían y admiraban mutuamente. Pude ser testigo de esa amistad y eso lo hace especial. Y si además hago el paseíllo para conmemorarlo con mi compañero José María Manzanares, su hijo, lo hace también más emotivo. Yo compartí cartel con el maestro Manzanares el día que se cortó la coleta en una corrida mixta en Sevilla cuando yo aún era novillero. Tuve el honor de hacer junto a él el último paseíllo que hizo vestido de luces. 

-La pandemia nos ha afectado a todos pero, ¿cómo le ha influido como persona y como torero estar alejado de los ruedos tanto tiempo?

-Bueno, como persona estar alejado de los ruedos no me influye. La salud era lo primero. Como torero, uno se relaja y se pierde un poco el contacto con la situación; la sensación de compromiso y responsabilidad con el público, el miedo, el contacto con el toro... Todo eso hace el arranque más difícil pero también más deseado, aunque sea con aforos reducidos. Poco a poco iremos volviendo a la normalidad.

"Posibilidad de diálogo entre taurinos y animalistas, sí. Para el torero, el toro no es un enemigo, es nuestra vida"

decoration

-Todos los sectores se han resentido con esta situación. ¿Cree que el mundo del toro ha sido discriminado?

-Discriminado en comparación con las ayudas que el Gobierno ha dado a otros sectores de la cultura, por supuesto. Y que por culpa de su ideología se ha dejado atrás a personas que no tenían para comer, eso no es una opinión, es un hecho. En el caso de los ganaderos, han tenido que seguir alimentando a sus animales, gastando en veterinarios, sanitarios… Luego están los banderilleros, picadores, mozos de espadas, ayudas, chóferes… gente muy trabajadora a la que se le ha dicho que debía quedarse en casa y no se le ha dado ningún tipo de alternativa ni ayuda. 

-¿Qué medidas cree que pueden tomar los toreros para ayudar a la fiesta en esta situación?

-Prepararnos a conciencia y seguir tratando de dar lo mejor de nosotros cuando vamos a la plaza.

"Manzanares tenía muy buena relación con mi abuelo. Se querían y admiraban mutuamente. Pude ser testigo de esa amistad"

decoration

-¿Ve posible un diálogo entre taurinos y antitaurinos?

-Posibilidad de diálogo entre taurinos y antitaurinos, no. El antitaurino no busca negociar nada, sino simplemente la abolición incondicional de la tauromaquia. Posibilidad de diálogo entre taurinos y animalistas sí, porque para el torero el toro no es nuestro enemigo, es nuestra vida. Y el animalista auténtico sabe que la abolición de la tauromaquia supondría la desaparición del toro bravo.

-¿Augura larga vida al mundo del toro?

-El mundo del toro durará mientras exista el toro bravo. Y si tuviese que desaparecer que sea por la pérdida de interés del público y no por ningún tipo de prohibición, censura o sectarismo ideológico.

-¿Cuáles son sus próximas citas taurinas?

-Después del viernes en Alicante, el 3 de julio, en Bocairent. Ambas en la Comunidad Valenciana, una tierra con mucha afición taurina.

-¿Cómo le gustaría que le recordasen cuando se cumpla, como en el caso de Manzanares, el 50 aniversario de su alternativa?

-Esta profesión en la que cada tarde te juegas la vida me ha enseñado a no hacer demasiadas proyecciones de futuro. Trato de vivir intensamente el día a día sin preocuparme demasiado por lo que pensarán de mí dentro de tanto tiempo. Lo que sí es cierto es que vengo de tres dinastías muy importantes en la historia de la tauromaquia y sí me gustaría que me recordasen como un digno sucesor de todas ellas. Alguien que hizo honor a sus apellidos. En cualquier caso, para el 2056 queda demasiado tiempo todavía.

-¿No tiene suficiente adrenalina cuando sale a la plaza que además se está formando para ser piloto de avión? ¿No le gusta la ajedrez o algo así, más tranquilo?

-También me gusta, pero reconozco que soy de los que necesitan un poco de acción en la vida. Lo de piloto no es más que un sueño que tengo hace tiempo. La adrenalina me hace sentir vivo.

Compartir el artículo

stats