Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus | La ciencia detrás de la pandemia

La variante Delta es la única que permite a los vacunados infectar

Esta mutación, que es la predominante en Canarias con un 80,5% de los casos, es mil veces más infectiva que la ‘cepa’ original

Una investigadora del Hospital Universitario de Canarias (HUC) deposita muestras sospechosas de coronavirus en una máquina para hacer PCR. | | ANDRÉS GUTIÉRREZ

Una investigadora del Hospital Universitario de Canarias (HUC) deposita muestras sospechosas de coronavirus en una máquina para hacer PCR. | | ANDRÉS GUTIÉRREZ

La variante Delta, que es la única que permite a los vacunados infectar a otras personas, le está comiendo el terreno al resto de mutaciones del virus en Canarias. Originalmente conocida como B.1.617.2, se empezó a propagar a final del año pasado iniciándose en la India, pero ha sido en los últimos meses cuando se ha convertido en dominante en la mayoría del mundo. En Canarias se detectó en el mes de junio, cuando los casos asociados apenas representaban un 3% del total. Ahora, con la extensión de la quinta ola, ya copan el 80,5% de los casos de covid-19 en las Islas. Así lo muestra el último informe del Ministerio de Sanidad sobre las variantes de mayor impacto e interés, en el que señala que, durante la última semana de julio, todas las comunidades autónomas han sufrido un importante incremento del porcentaje de variante Delta, en detrimento de los de variante Alfa (británica), Beta (sudafricana) o Gamma (brasileña).

Según los últimos estudios publicados, la variante Delta es mil veces más infectiva que la cepa original que salió a finales del año 2020 de la ciudad china de Wuhan. Lo afirma un grupo de investigadores de los centros provinciales de Control y Prevención de Enfermedades de China y la Universidad de Oxford, quienes, estudiando la transmisión de la variante en un brote muy concreto del país asiático, hallaron cargas virales muchísimo más altas que las estudiadas hasta el momento, especialmente durante los primeros días tras la infección. «Esto pone de relieve que es muy probable que la variante Delta sea más infecciosa durante la etapa temprana del contagio», señalan los investigadores.

La carga viral, además, no distingue entre vacunados o no vacunados. Según los últimos datos, aún sin publicar, de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), la variante Delta no escapa a la inmunidad que confiere la vacuna pero tampoco reduce la transmisibilidad del virus como sí ocurre con otras versiones del SARS-CoV-2. Rochelle Walensky, directora del CDC, admitió en sus últimas declaraciones que hay datos que sugieren que las personas vacunadas pueden propagar la variante Delta con la misma facilidad que las personas no vacunadas.

Y todo tiene relación con ese ingente aumento de la carga viral asociada con la variante Delta, que parece hacer que las personas vacunadas puedan esparcir el virus igual que alguien que no ha recibido ni un pinchazo, lo que impide que se paren las cadenas de transmisión. En este sentido, Walensky afirmó que los datos son «lo suficientemente preocupantes como para sentir que tenemos que actuar». Como consecuencia de ambas características, los científicos insisten en que los gobiernos deben repensar las medidas activas para cortar la transmisión con el fin de que sean mucho más exhaustivas.

En este sentido, hacen hincapié en que se debe aumentar la frecuencia con la que se realizan cribados masivos de modo que se pueda actuar de manera preventiva e imponer la cuarentena oportuna antes incluso del inicio de síntomas o de la prueba diagnóstica, cuando se trata de contactos estrechos o infección sospechosa. «La mayor infecciosidad de las infecciones de la variante Delta en la fase presintomática resalta la necesidad de una cuarentena oportuna para los casos de infección sospechosa o contactos cercanos antes del inicio clínico o el cribado por PCR», señalan los investigadores. Un documento interno del CDC incluye una nota urgente en la que los investigadores urgen a reforzar el mensaje público de que empatizar con la vacunación es la mejor defensa ante una variante tan contagiosa «que actúa casi como un virus totalmente nuevo». Una variante que salta de una persona a otra más rápidamente que el Ébola.

A pesar de su infecciosidad, la variante Delta no logra debilitar las defensas que se generan a través de la vacunación. Las infecciones causadas por variante Delta siguen siendo mucho menos graves que las de personas no vacunadas, pero la cepa causa una cantidad abrumadora de hospitalizaciones y muertes. Canarias no está exento de sus consecuencias, pues esta quinta ola es la que ha acumulado una mayor presión asistencial que en toda la pandemia, pero la mayoría son personas no vacunadas. Por ejemplo, el Hospital de La Candelaria el 85% de las personas que se encuentran en UCI no han recibido ninguna dosis.

Respecto al resto de variantes, la Alfa o británica, que a finales de junio era la responsable de casi nueve de cada diez contagios en las Islas, ha pasado a ser del 5,8%. Este reemplazo es similar en toda España, a excepción de Extremadura y Melilla, donde sigue creciendo y en La Rioja, donde esta variante sigue siendo la predominante. Por otro lado, las variantes Beta y Gamma no han llegado nunca a expandirse demasiado por ninguna de las comunidades autónomas, y tampoco en Canarias. De hecho, en estos momentos, su distribución es residual. En las Islas solo el 0,6% de los casos constatados pertenecen a una de estas dos variantes, lo que supone una rebaja importante frente a la semana previa, en la que se sitúaba en 2,1%.

Radiografía de la variante Delta

Transmisión

1.000 veces más infectiva

  • Según los últimos estudios publicados, la variante Delta es 1.000 veces más infectiva que la cepa original. Es más infecciosa en las etapas tempranas del contagio. 

Vacunas

Protegen pero no paran

  • Las vacunas actuales son capaces de proteger frente a todas las variantes, incluida la Delta. Sin embargo, en este último caso, los vacunados también pueden infectar y lo hacen igual que una persona no vacunada, lo que impide cortar las cadenas de transmisión.

Medidas

Cuarentenas tempranas

  • Se deben hacer más cribados masivos y comenzar la cuarentena antes incluso del inicio de síntomas o de que se proceda a realizar la prueba de PCR.

Compartir el artículo

stats