Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Volcán de La Palma
Sebastián Franquis Consejero de Obras Públicas, Transportes y Vivienda

«La reconstrucción de La Palma tras el volcán tardará un mínimo de cuatro años y no los vamos a dejar solos»

«Esperamos entregar las primeras 18 viviendas la próxima semana y antes de fin de año 123 o más», afirma el consejero de Obras Públicas, Transportes y Vivienda

Sebastián Franquis, consejero de Obras Públicas, Transportes y Vivienda. | | JOSÉ CARLOS GUERRA

Sebastián Franquis se desvive por entregar cuanto antes a las familias que se han quedado sin vivienda por el volcán de La Palma una casa provisional hasta que se culmine el proceso de reconstrucción. El consejero de Obras Públicas, Transportes y Vivienda quiere darles un mensaje: «No los vamos a dejar solos».

Usted dijo que entregaría viviendas para los afectados por el volcán de La Palma en octubre y parece que se ha demorado. Recapitulemos. ¿Tiene ya cuantificadas las familias que necesitan una vivienda y cuándo van a entregar las casas?

Al inicio de la crisis hicimos un contrato con el Colegio Oficial de Trabajadores Sociales de Santa Cruz de Tenerife, por el que contratamos 15 trabajadores sociales para que se dedicarán exclusivamente a hacer los informes sociales, un contrato que vamos a ampliar con más personal la próxima semana debido al volumen de informes y a la agilidad que queremos dar. Hay una comisión técnica junto con los cabildos y los ayuntamientos y tenemos un protocolo de actuación. Además hemos establecido un registro único para todo, para las viviendas, para una ayuda económica... Se han hecho 300 informes, y de esos ya hay confirmadas 160 familias que sabemos que han perdido su única vivienda y estamos actuando de emergencia. Es decir, nosotros tenemos desarrollado un plan que tiene tres fases: una primera fase de emergencia habitacional, que es que aquellas familias que se han quedado sin vivienda por el volcán o habían sido desalojadas porque sus viviendas podían haber sido afectadas por la colada, darle un alojamiento alternativo, y fue lo que hicimos con los hoteles, y ahora vamos a iniciar la semana que viene lo que hemos llamado la fase de transición, que es sacar a las familias de los hoteles y darles una vivienda provisional.

«Estamos en disposición de comprar 200 casas prefabricadas; solo esperamos por el suelo»

decoration

Entonces empiezan ya la semana que viene a entregar viviendas.

Esperamos empezar la semana que viene con las 18 primeras viviendas que hemos adquirido. Nosotros hemos dicho que de aquí a final de año y las primeras semanas del año que viene estaremos en condiciones de haber adquirido en torno a 123 viviendas, además de poder instalar 200 viviendas prefabricadas. De las 123, 94 viviendas son compradas por Viso can, luego hay un paquete del Instituto Canario de Vivienda (Icavi), 23 viviendas en El Paso, que las ocupaban personas que sus viviendas eran de reposición y ahora se van a las nuevas, y esas 23 casas las vamos a reformar, y otras siete que tenía vacías el Icavi de su parque público en La Palma y las destina para esto. Con esas 123 viviendas y con las 200 previstas prefabricadas entendemos que, a día de hoy, podríamos estar afrontando la emergencia habitacional de aquellas familias que han perdido su vivienda y no tienen otra alternativa. En la fase de transición estarán de forma provisional estas familias en estas viviendas hasta que culmine la tercera fase.

¿Y cuál es la tercera fase?

La de reconstrucción. Pero se ha de concretar dónde se van a construir las viviendas, en qué fechas, en qué plazos y habrá que recalificar suelo que tiene unos trámites concretos. Tras la fase de reconstrucción la gente irá ya a sus viviendas definitivas.

¿Y cuánto puede tardar esa fase de reconstrucción?

Mínimo tres, cuatro años, pero no los vamos a dejar solos. Nosotros no somos de dar titulares a los medios sino de decirle a las personas que no van a estar solas, porque nos están transmitiendo que cuando acabe el volcán ¿qué va pasar? Y nosotros le transmitimos que no van a estar solos, eso no va a ocurrir, que nosotros vamos a estar detrás hasta que se produzca el plan de reconstrucción, hasta el final, darles seguridad y mostrarles sensibilidad en lo que se pueda.

¿Todas las viviendas que han comprado serán provisionales? Me refiero a que si alguien se quiere quedar...

Bueno si se quieren quedar se quedan. Eso es lo que habrá que ver con cada uno de ellos porque cada uno tiene su caso concreto: familias que el volcán ha destruido su única vivienda o que en esas viviendas vivían distintas unidades familiares, o familias que las destinaban al alquiler vacacional... Cada caso tendrá su respuesta concreta, y en eso es lo que se está trabajando en el plan de reconstrucción. Nuestra posición era inicialmente afrontar la emergencia habitacional de las familias que no tenían una segunda vivienda, e inmediatamente alojarlas en los hoteles y darles una vivienda provisional y, luego en la fase de reconstrucción, en tres o cuatro años, darles su casa. En esta última fase hay que ver la recalificación de los suelos oportunos para que se puedan construir las viviendas en lugares que se tienen que pactar con los ayuntamientos, porque todos coincidimos en que habrá que recalificar suelo, y eso no es de la noche a la mañana. Además, habrá que hacer los correspondientes proyectos, y todo ese proceso tardará y habrá que llegar acuerdos con las familias, porque algunas querrán volver a vivir allí y otras no.

Tienen 300 expedientes estudiados de los cuales han detectado 160 familias, pero según los datos el volcán a destruido un millar de viviendas. Es decir, ¿están preparados para dar una respuesta a todas estas personas que pueden ser muchas más, aparte de que hay 7.000 personas desalojadas que no saben si van a volver o no a sus casas?

Nosotros calculamos que muchas de esas familias desalojadas puedan regresar a sus casas porque no han sido destruidas, y la idea que se tiene es que estas familias puedan retornar a sus viviendas lo antes posible. No sabemos cuándo, si bien una parte importante de esas familias volverán a sus viviendas. En cuanto a las viviendas destruidas, tenemos esos 300 informes y ya sabemos que 160 necesitan una casa y habrá más... El hecho de que haya viviendas destruidas no significa que sean viviendas donde había una familia y todo eso se tiene que analizar.

Claro, porque pueden ser casas rurales turísticas. ¿Qué pasará en esa situación?

Eso tendría que tener un tratamiento distinto lógicamente y ya tendrían las correspondientes ayudas. Hay que ver si están aseguradas o no están aseguradas. Son otro tipo de casos y sobre cada caso habrá que dar una respuesta adecuada. Ahora la gran preocupación es darle una vivienda a quienes han perdido la casa donde vivían. Y la próxima semana esperamos ya entregar las primeras 18 viviendas en Tazacorte.

¿Y se las dan vacías?

Nosotros las entregamos con el mobiliario de cocina. Los Servicios Sociales tiene previsto entregar una tarjeta monedero con una cantidad para que se compren lo que necesiten. Intentamos hacer todo con mucho detalle porque somos conscientes de la sensibilidad que hay. A mí me sorprende la madurez y el comportamiento de la gente que está pasando esta crisis tremenda. Durante el mes de noviembre compraremos otras 40 casas en Tazacorte y formalizaremos otras 29 en Los LLanos. Todas estas son a través de Visocan, y después iniciamos las obras de remodelación de la de 23 viviendas en El Paso del Instituto Canario de la Vivienda, y las otras siete de su parque de vivienda. Por otro lado, ya hemos iniciado el procedimiento administrativo para la compra de 30 viviendas de madera prefabricadas que vamos a instalar en El Paso, y hemos transmitido a los ayuntamientos que estamos en condiciones de comprar 200 que iremos instalando siempre que nos cedan suelo.

¿Qué puede costar una vivienda prefabricada?

Entre 48.000 y 55.000 euros, depende de los metros cuadrados y pueden tener unos 50 metros cuadrados o más, y una, dos y tres habitaciones. En esas primeras que hemos iniciado el procedimiento hemos considerado que son las que mejor precio tienen, las más rápidas porque ya están en stock en Canarias y son de calidad. Hemos utilizado el procedimiento de urgencia, pero hemos recibido numerosas propuestas, en torno a más de 18 empresas. Desconocía que había tantas empresas dedicándose a esto. Tras analizar las de mejor precio, garantía y calidad, nos hemos quedado las de la de tipología de madera. Son viviendas que van a estar en una parcela y que van a estar separadas. Inicialmente compramos estas 30 para esa parcela que formalmente nos ha sido cedida, y a medida que nos cedan suelo los ayuntamientos iremos adquiriendo más. Estamos pensando en los ayuntamientos de Tazacorte, Los Llanos y El Paso, porque es dónde está el problema y nos vamos a centrar ahí, aunque tenemos otras alternativas que inicialmente no la queremos plantear de otros ayuntamientos.

Sebastián Franquis. José Carlos Guerra

¿Cuándo van a estar todas las casas prefabricadas?

Pues dependerá del ritmo de la cesión del suelo por parte de los ayuntamientos. Ya hemos tenido la cesión para comprar las primeras 30 viviendas en los próximos días y en las próximas semanas esperamos que haya más terrenos y reúnan condiciones, e inmediatamente las compramos. De las 30, nosotros estamos dispuestos a firmar la semana que viene, y el plazo de instalación será de 15 días, pero tienen que arreglar el terreno, hacer una pequeña obra y adecentarlo.

«Hasta que se les construyan sus casas, que pueden tardar años, los afectados no pagarán alquiler»

decoration

¿Tienen que pagar algún alquiler las personas que vivan en las casas provisionales?

No, en principio el tiempo que van a estar ahí no. Lógicamente será un contrato de alquiler y el Gobierno asumirá el coste.

Sebastián Franquis. José Carlos Guerra

O sea, que las personas que estén allí temporalmente tres o cuatro años hasta que construyan su nueva vivienda no van a pagar nada.

No. El Gobierno subvenciona una renta al 100%.

¿Y si eran personas que vivían en alquiler, o no tienen los papeles de la vivienda o, incluso, si son construcciones ilegales es decir, cómo van a mirar esos temas?

En principio ahora no nos interesan esos temas sino la emergencia habitacional. Esa es una fase que vendrá después y que se estudiará cómo estaba la casa, si era de ellos y estaba legalizada o si no estaba legalizada. Estamos haciendo fotografías del terreno y podemos saber el tipo de casas que había.

¿Qué pasará con la gente que tenía hipotecas en sus casas?

Están suspendidas. De momento está paralizado el pago de la hipoteca.

Pero luego si le dan una casa nueva ¿pagarán algo y la hipoteca de la anterior?

No estamos en esa fase. Estoy en la parte de afrontar la emergencia habitacional, pero en el periodo de construcción se analizará cada caso y se verá qué se hace y no todos estarán en la misma situación.

Cuando acaben la fase de construcción, ¿qué pasará con las viviendas provisionales tanto las compradas como las prefabricadas?

Se van a quedar en el parque público de viviendas para lo que se necesite, y las prefabricadas se podrían llevar a otro territorio de Canarias. Tenemos un programa para que este tipo de viviendas se ubique en zonas donde se produzca un número de desahucios importantes, de modo que el Gobierno le da esa alternativa habitacional a la familia que tiene problemas y que ha sido desahuciada durante un periodo de tiempo hasta que se le busque una vivienda.

Aparte de las viviendas tiene otro gran cometido: la reconstrucción de las carreteras. Va a ser una difícil tarea.

El objetivo es recuperar todas las vías de comunicación. Hemos creado un grupo de trabajo técnico jurídico con el Ministerio para determinar cuál es la alternativa para solucionar la movilidad de la Isla. Nunca se va a recuperar la normalidad como la había antes del volcán pero estamos analizando cómo hacerlo. Hay familias que antes hacían un recorrido en 10 minutos y ahora lo hacen en una hora y media.

Pero la propia naturaleza impide que sea pronto porque la lava se habrá de enfriar.

Efectivamente. Hay soluciones sobre la lava o en medio como en otros lugares de Canarias, y lo que hay que ver es cuando se enfríe cómo evoluciona. Se trata de actuar a medio largo plazo lógicamente.

Desde La Palma ya se piden ayudas al combustible por lo largo de los trayectos.

Eso entra dentro de las ayudas económicas y fiscales y nosotros nos centramos en la parte de vivienda y en la falta de infraestructuras.

¿Cuál es el esfuerzo económico del Gobierno canario y de España? ¿Va a ser suficiente?

Aún no sabemos a día de hoy cuál va a ser el importe y el coste de la reconstrucción, lo que sabemos son las medidas que hay sobre la mesa. Nosotros sabemos lo que va a costar la infraestructura viaria y podemos estar entre los 30 a 35 millones de euros, y tenemos un presupuesto aproximado de 18 millones para la compra de viviendas, aparte de los millones que nos ha dado el Gobierno de España. Nosotros somos conscientes de que siempre nos están preguntando fecha y coste, pero el volcán sigue todavía en erupción. Estamos hablando de un proceso de reconstrucción de un fenómeno que no ha acabado todavía, y las cifras que estamos diseñando ahora pueden cambiar en 15 días. El plan de reconstrucción en La Palma va durar más de una legislatura , y gran parte de este Gobierno tendrá su responsabilidad, la de poner en marcha las medidas, pero el siguiente gobierno es el que le va a darle la forma definitiva. Nosotros estamos aprendiendo de los errores que se cometieron en el pasado, como en Lorca, donde su plan de reconstrucción tardó ocho años en llevarse a cabo y, por tanto, pedimos paciencia, porque la reconstrucción tardará un mínimo de cuatro años en adelante, y vamos a trabajar para que sea lo antes posible y, repito, no los vamos a dejar solos.

Compartir el artículo

stats