Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Balconing

La familia de una víctima de ‘balconing’ en Magaluf logra que se apruebe un protocolo anticaídas

Los empleados consulares británicos recibirán un plan de formación con el nombre de ‘Tom’s Check’, a fin de mejorar la seguridad de los turistas y la atención a las familias que sufren el duelo

Thomas Channon (en el recuadro) se precipitó por este murete del edificio Edén Roc de Magaluf, en el año 2018.

El británico Thomas Channon, de 18 años, murió en 2018 al caerse de una altura de más de 20 metros en los apartamentos Edén Roc de Magaluf. El muro por el que se precipitó al volver de una noche de fiesta apenas le llegaba por las rodillas. Desde entonces, su familia emprendió una cruzada para mejorar la seguridad en la zona y evitar que este tipo de siniestros se repitan con tanta frecuencia.

Como resultado de una larga reivindicación, según informó ayer la BBC, a partir del verano que viene se aplicará en Balears por parte de las autoridades consulares un nuevo protocolo ante estos incidentes.

El plan se conoce como Tom’s Check -en recuerdo de Thomas Channon- y su significado sería algo así como el chequeo o la inspección de Tom. Se trata de un programa de formación para el personal del Consulado británico a fin de mejorar la seguridad de los veraneantes y de optimizar el apoyo que se da a las familias que sufren la tragedia de perder a un ser querido.

El Foreign Office británico, equivalente al ministerio de Asuntos Exteriores, lo empezará a aplicar y a probar el próximo verano en Baleares, con el objetivo de introducirlo posteriormente en otros destinos turísticos.

El Tom’s Check se marca varios objetivos, como han informado los medios británicos. Uno de ellos consiste en asegurar que el personal del Consulado británico se reúna con las autoridades locales para solicitar una visita a los lugares con peligro potencial y abordar los problemas de seguridad. El protocolo persigue también que haya una comunicación más directa de los empleados consulares y las familias afectadas con la policía para seguir los detalles de la investigación y las posibles dudas en materia de seguridad.

El padre de Thomas, John Channon, expresó su confianza en que este plan proporcione más herramientas a los empleados consulares para «mejorar su día a día y comprender mejor» a las familias que han sufrido una tragedia como la suya, con el objetivo de abordar la situación con «algo más de sensibilidad y comprensión». «Si algo de esto puede ayudar a salvar sólo una vida, puede decirse claramente que será algo que se habrá conseguido gracias al recuerdo de Tom», agregó.

Tres víctimas

El año en que murió Thomas Channon en el Edén Roc, ese mismo edificio registró otros dos fallecimientos por caídas. Apenas un mes antes, el joven galés Thomas Hughes falleció en circunstancias parecidas. Una investigación oficial realizada en Gran Bretaña concluyó que su fallecimiento fue consecuencia de la baja altura de los muros que delimitaban un pasillo del inmueble. A raíz de esos accidentes, se instaló una mampara de cristal en la entrada del inmueble, para disuadir a las personas que querían entrar saltando por el lateral de la puerta cuando estuviese cerrada.

Compartir el artículo

stats