Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El ocio nocturno de las Islas toma aire a la espera de abrir las pistas de baile

Jóvenes de fiesta en la zona del Puerto de la capital grancanaria

El ocio nocturno de las Islas toma aire a la espera de abrir las pistas de baile. La tímida desescalada que ha comenzado el Archipiélago con la flexibilización de las restricciones ante el descenso de la sexta ola de la Covid-19 está teniendo sus efectos positivos en los locales de ocio nocturno de Canarias, uno de los sectores más golpeados por las restricciones de aforo y horarios. Primero con la eliminación, el pasado 3 de febrero, del uso del certificado Covid para entrar en locales de ocio y luego con la ampliación de los horarios de apertura. 

En el nivel de alerta 1 se establece a las 04.00 horas; en nivel de alerta 2 a las 03.00 horas, y en el nivel 3, a las 02.00. Dos medidas que han supuesto un balón de oxígeno para el sector que espera que se acelere la desescalada.

«Esas dos horas nos han dado la vida», afirma Alejandro Negrín, presidente de la Asociación de Ocio Nocturno de Canarias-Canarias de noche, que aglutina al 80% de los locales de ocio nocturno de las Islas. 

Desde la asociación sí critican la falta de claridad a la hora de trasladar a la ciudadanía los cambios en las restricciones y de explicar las razones para mantener algunas medidas en pleno descenso de la sexta ola de la Covid-19. «Falta más pedagogía para que la ciudadanía sepa las razones por las que no se eliminan algunas medidas», opina Negrín.

La relajación de las restricciones se retrasó por la irrupción de la cepa Ómicron, con una explosión de contagios en los últimos meses, frenó la flexibilización de las restricciones y supuso un retraso en la vuelta a la normalidad. «La bajada de la incidencia acumulada y el cambio en los baremos han ayudado a llegar a esta mejora», explica.

Sin bailes ni djs

Unos cambios que aún tienen pendiente la apertura de las pistas de baile, algo fundamental para reactivar del todo a uno de los sectores más castigados por los dos años de pandemia. «Valoramos muy positivamente las medidas que se han tomado y que cumplen lo pactado el pasado mes de agosto con el Gobierno de Canarias. Han mantenido su palabra sobre la desescalada, ahora faltan las pistas de baile para poder recuperar la normalidad tras 21 meses de cierre de actividad. El fin está más cerca», insiste.

Los que aún no están viendo la luz al final del túnel tras dos años de pandemia son los djs. El cierre de las pistas de baile les mantiene aún fuera del negocio. Una situación que se está haciendo desoladora. «Mientras no se abran las pistas de baile no tenemos trabajo. Los pocos locales que han abierto han hecho una inversión para ajustar la sala a las restricciones eliminando la pista de baile y ese dinero invertido es dinero que no va para djs. Además, hay un cambio de filosofía de la programación y solo un local de la capital grancanaria cuenta con dj. No veo de momento ninguna mejora, me temo que soy pesimista», apunta Manel Ruiz, presidente de la Asociación de Djs de Gran Canaria.

El cierre de las pistas de baile sigue frenando la recuperación del sector, vital para la economía y el sector turístico de las Islas. 

«Son muchos los compañeros que han optado por vender sus equipos en tiendas de segunda mano. Estamos haciendo malabares para llegar a final de mes, hay que llenar la nevera, pagar el alquiler y la cuota de autónomo, y sin trabajo», añade.

Y es que, según datos de la asociación, cuatro de cada cinco locales de ocio nocturno de Canarias aún no han abierto sus puertas condicionados por las restricciones y limitaciones. 

Este cambio de tendencia lo han visto con más ahínco en las zonas turísticas de las Islas, gracias a la vuelta del turismo que está ayudando a que los locales de ocio nocturno de la zona recuperen el pulso.

Los afectados confían en que dentro de quince días lleguen más medidas para continuar con una desescalada, que en el caso de las Islas, está siendo más cauta que en otras regiones del país.

«Quiero pensar que en marzo la situación sea otra, pero no hay que tirar voladores, no veo esa actitud de apostar por los djs. En diciembre pensábamos que remontaríamos y al final volvieron las restricciones», subraya Ruiz.

De momento, el pasado fin de semana, el primero con las medidas más relajadas, supuso un incremento de la actividad en los locales de ocio nocturno. Una situación que se repetirá este fin de semana coincidiendo con el inicio de los carnavales en varias localidades, entre ellas la capital grancanaria. Una fiesta que no tendrá eventos en la calle para evitar aglomeraciones pero que sí está teniendo eco en el sector. 

Carnaval

Son varias las discotecas y salas de fiesta que invitan estos días a sus clientes a acudir disfrazados, como es el caso de la conocida sala Chester Las Palmas, cerca del parque Santa Catalina, que animaba a través de sus redes sociales a acudir así. Otros, como el Sotavento Club, premian a los que vayan de mascaritas con una oferta de consumiciones.

Hay casos, como El Altar, ubicado en León y Castillo cerca del conocido como Parque Blanco, que reabrió este viernes sus puertas tras dos meses de cierre como consecuencia de las restricciones.

Eso sí, cumpliendo con las medidas que siguen en vigor como el uso de mascarilla en el interior de los locales, la reserva de mesas de forma previa o el cierre de las pistas de baile, el último escollo para una recuperación más rápida. «Algunos no han podido aguantar el envite de la pandemia. Siete de cada 10 locales de ocio nocturno de Canarias han desaparecido. Habrá que refundar el sector», subraya.

Recuerdan la necesidad de seguir cumpliendo con las medidas sanitarias en vigor como la distancia interpersonal, el lavado de manos o el uso de mascarillas. Estas últimas pueden tener ya los días contados, tras el anuncio por parte del Ministerio de Sanidad y del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de evaluar la medida dentro de dos semanas.

Desde el sector aplauden la labor desarrollada por todo el personal sanitario de las Islas durante los 21 meses de pandemia y recalcan la necesidad de conciliar el derecho a la salud y a la economía, remarcando que sin el primero no es posible el segundo. 

De momento, tanto los locales de ocio nocturno como los pinchadiscos siguen siendo cautos ante la evolución de la pandemia y el comienzo de la tímida desescalada. «Quiero ser optimista. Después de esto creo que no vamos a saber cómo recuperar las pistas de baile, y espero que recuperen a los djs», sentencia Ruiz.

Compartir el artículo

stats