Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las residencias de mayores canarias escapan de la nueva ley estatal que limita las plazas

El borrador propone un máximo de 60 usuarios sociosanitarios en zonas rurales y 120 en zonas urbanas - El proyecto busca mejorar la asistencia a los mayores

Imagen de archivo de dos residentes en uno de los balcones del centro sociosanitario de Taliarte en el municipio grancanario de Telde. LP / DLP

Las residencias de mayores canarias escapan de la nueva ley que prepara el Ministerio. Las residencias sociosanitarias que se pongan en marcha en el futuro contará con un límite de 60 plazas en las zonas rurales, a 90 en lugares de densidad intermedia de población y 120 en ciudades o áreas densamente pobladas, según el borrador sobre el que trabaja el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 de forma conjunta con las comunidades autónomas, patronal y sindicatos. 

«El Ministerio lo que pretende es actualizar y modernizar el concepto de residencia para adaptarlo a una concepción más centrada en los cuidados y en la persona, en los servicios de proximidad y que las residencias sean lo más parecido a un hogar para nuestros mayores y personas con discapacidad. En este contexto de cambio han planteado este borrador y las comunidades autónomas hemos planteado una serie de propuestas, pero insisto es un borrador», explica Gemma Martínez, viceconsejera de Derechos Sociales del Gobierno de Canarias.

Esa limitación de plazas busca mejorar la atención de los mayores con unos cuidados más personalizados y supondrá el adiós a los grandes centros de mayores como las residencias de Taliarte o el centro sociosanitario de El Pino en Gran Canaria o Santa Rita en Tenerife. De hecho, Canarias cuenta en la actualidad con ocho centros de estas características con más de 120 plazas.

«Estas ratios serían para aplicar en las futuras residencias y a partir del 31 de diciembre de 2029. No significa que de repente la residencia de Santa Rita la vayamos a recortar. Es un borrador, si se llega a un acuerdo luego habría que transponerlo a la normativa regional porque nosotras ya tenemos una normativa de acreditación de centros. Luego hay una vacatio legis hasta el 31 de diciembre de 2029. No van a desaparecer las residencias ni plazas ya existentes», añade Martínez.

Esto no quiere decir que con el tiempo no tengan que ir adaptándose al nuevo modelo que prevé el Ministerio donde prevalecerán las habitaciones individuales frente a las compartidas y que aboga por unidades de convivencia de un máximo de 15 personas. Para ello deberán contar con un plan de transición.

Falta de plazas

Y es que el Archipiélago tiene un déficit de 8.075 plazas en residencias de mayores para alcanzar la ratio de 5 por cada 100 personas mayores de 65 años y sólo el 41,5% tienen financiación pública, según recoge un informe de la Asociación de Directores y Gerentes de Servicios Sociales, elaborado con cifras del Imserso.

«No tendría sentido apoyar un borrador que fuese contra los intereses de las Islas», subraya.

 El proyecto no solo se centra en la limitación de plazas para mejorar la atención de los mayores y personas con discapacidad, si no que va más allá planteando mejoras y reformas en varios aspectos.

Entre ellos, hay un apartado específico para los trabajadores del sector de los cuidados que aboga por mejoras salariales, de carga laboral y de conciliación familiar.

«El documento es súper amplio, en el apartado quinto habla de las residencias, pero también de condiciones laborales de los profesionales porque es un sector muy precarizado, por ejemplo. Si es verdad que nos hemos centrado en el tema de las plantas residenciales. Trata de los cuidados a los mayores el no poderlos atar, las formas de comunicación con las familias y como deberían participar en la vida de las residencias», detalla.

En este sentido, Canarias ya está aplicando algunas de estas medidas que planteará la nueva ley que prepara el Ministerio y en la que siguen trabajando junto a las comunidades autónomas. De hecho, el centro sociosanitario de El Pino aplica desde 2014 un protocolo que no recurre a atar a los residentes como establecerá la reforma.

Inversión

Parte de esta nueva visión del cuidado de los mayores ya se va a plasmar en las Islas con la puesta en marcha del plan estratégico Canarias te cuida que cuenta con una inversión de 72 millones de euros con fondos europeos provenientes del mecanismo de recuperación y resiliencia.

«Con este plan queremos construir más de 1.000 plazas del tipo que plantea el Ministerio. Que sean lo más parecido posible a un hogar, eso entra dentro de una lógica y Canarias ya está en ella. Por supuesto necesitamos a las residencias como Santa Rita, mucho más mejoradas, y a las de tamaño medio pero la tendencia a futuro es que nuestros mayores reciban una mejor atención mucho más personalizada», concluye.

Compartir el artículo

stats