Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los enfermeros de Urgencias Pediátricas del Materno piden más personal en verano

Los profesionales solicitan que las sustituciones por vacaciones cubran, al menos, el 80% de las vacantes

Los profesionales de enfermería protestan a las puertas del servicio de Urgencias del Hospital Universitario Materno Infantil de Canarias. LP/DLP

Los enfermeros del servicio de Urgencias Pediátricas del Hospital Universitario Materno Infantil de Canarias piden reforzar las sustituciones del personal que disfrutará de sus vacaciones en verano. «Los efectivos que vendrán a cubrir estos puestos representarán al 41% del total de la plantilla, pero lo habitual es que la cifra ronde entre el 80 y el 90%», apunta Mercedes Pazos, portavoz del colectivo de enfermería y auxiliares. Y es que la actividad en Urgencias es muy variada e imprevisible, por lo que se hace necesario disponer de más personal para garantizar la buena calidad asistencial. A esto hay que sumar la importancia de contar con profesionales que tengan experiencia en el área. «Si los recursos humanos son escasos y las personas que llegan no tienen formación, no podremos ofrecer las mismas atenciones», recalca la sanitaria. 

Ante la disconformidad, desde el 27 de mayo, los enfermeros y auxiliares se concentran todos los viernes entre las 11.00 y las 11.30 horas a las puertas del servicio de Urgencias. «En realidad, la primera movilización la realizamos el 12 de mayo, coincidiendo con la celebración del Día Internacional de la Enfermera. Fue convocada por el sindicato Satse y para nosotros fue un guiño al conflicto que atravesamos», señala Pazos. 

Además, con el fin de visibilizar el problema al que se enfrentan y contar con el respaldo de la ciudadanía, los afectados han iniciado una campaña en la plataforma Change.org, que ya cuenta con más de 500 firmas. «No pedimos que nos suban el sueldo, no queremos más días libres. Solo pedimos una dotación de plantilla para el período estival que nos permita dar una atención sanitaria de calidad y seguridad», reza parte del texto publicado en el citado portal. 

Tal y como informa la enfermera, fue el 18 de abril cuando el supervisor de Enfermería comunicó la decisión. Ese mismo día, conocieron que el personal con turno diurno pasaría al rotativo durante el verano. «Dentro de la plantilla, hay personas que siempre trabajan de día y que no hacen noches. De hecho, tenemos compañeros que llevan más de diez años trabajando de 8.00 a 20.00 horas, por lo que estos cambios de turno implicarán grandes desajustes», lamenta la portavoz del colectivo, que además subraya que esta determinación «es una consecuencia más de la baja cobertura estipulada».

El 26 de abril, los trabajadores decidieron presentar un escrito a la Dirección de Enfermería, a la Subdirección, a la Dirección Gerencia y al director del Servicio Canario de la Salud. «En él, expusimos que la cobertura prevista resulta insuficiente para poder mantener el buen funcionamiento de la unidad y que no entendíamos el cambio de criterio», dice la profesional. 

Posteriormente, enviaron un nuevo escrito solicitando celebrar una reunión. «Por fin, el 24 de mayo, pudimos mantener un encuentro con la Dirección y la Subdirección de Enfermería. Las dos partes nos reafirmamos en nuestras posturas: el hospital en que las coberturas son óptimas y nosotros en que necesitamos incrementar el número de suplentes». 

Cabe destacar que la plantilla básica del servicio de Urgencias está compuesta por seis enfermeros y seis auxiliares en turno diurno, y cinco enfermeros y cinco auxiliares en horario nocturno. «Es cierto que el equipo básico se mantiene, pero necesitamos personal que sea capaz de cubrir todas las áreas. Para nosotros es inasumible formar a los que llegan y atender a los pacientes», enfatiza. 

La enfermera tiene muy claro que la reducción del número de efectivos no solo se traducirá en demoras, también en una sobrecarga en el personal que suma más años de experiencia. «No hay que olvidar que la sobrecarga asistencial tiene serias repercusiones en la calidad de nuestros servicios, por lo que estamos muy preocupados. Nuestros pacientes son menores, y tanto ellos como sus familiares merecen recibir una atención segura y especializada», asevera Mercedes Pazos. 

Calidad asistencial

«Los profesionales de Urgencias de Pediatría del Materno siempre pretendemos ofrecer los mejores cuidados, con celeridad y eficacia, pero si las vacantes que quedan libres por las vacaciones de verano solo se cubren al 41% va a ser muy complicado», advierte Mercedes Pazos. «No queremos que nuestro trabajo se vea afectado porque el personal no pueda cubrir todas las áreas. Hay que tener en cuenta que estamos tratando con niños, por lo que tenemos que ser aún más empáticos y dedicar también tiempo a sus familiares», agrega. Por todo esto, la profesional no duda en reivindicar la necesidad de cubrir, al menos, el 80% de los puestos en este período. «Solo pedimos que se reconsidere la decisión para poder cumplir correctamente con nuestras funciones», insiste. | Y.M.

Compartir el artículo

stats