Medidas

La mayoría de bares de Mallorca vuelve a dejar fumar en sus terrazas aunque "a verlas venir" por si hay quejas

El levantamiento del veto por el Gobierno central coincide con un momento en que Baleares es la única zona de España donde crece la venta de tabaco

La Asociación Española contra el Cáncer inicia una campaña para convencer a estos negocios de que mantengan la prohibición de forma voluntaria

El Bar España ha decidido mantener voluntariamente el veto al tabaco.

El Bar España ha decidido mantener voluntariamente el veto al tabaco. / B.RAMON

Fernando Guijarro

La mayoría de bares y restaurantes de Mallorca van a permitir a partir de este miércoles fumar de nuevo en sus terrazas, "a verlas venir" por si eso genera tensiones con otros clientes, según afirma el presidente de la patronal Restauración-CAEB, Alfonso Robledo, mientras que desde la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) de Balears se anuncia una campaña por parte de sus voluntarios para intentar convencer a los empresarios del sector de que declaren sus establecimientos como zonas sin humo, siguiendo el ejemplo del Bar Bosch o del España Ca’n Vinagre en Palma, por citar dos ejemplos. Estas actuaciones adquieren una especial relevancia si se tiene en cuenta que el archipiélago es la única comunidad autónoma en la que están creciendo las ventas de cigarrillos.

La movilización de la AECC se produce una vez que el Gobierno central ha declarado el fin de la crisis sanitaria generada por la covid, lo que una vez publicado en el Boletín Oficial del Estado de hoy supone levantar la citada prohibición de fumar en los espacios exteriores de los establecimientos de restauración.

Aumento de las ventas de tabaco

Este fin del veto coincide con un momento de fuerte afluencia de turistas en las islas y con el hecho de que éstas son la única zona de España con aumento en las ventas de tabaco. Durante los cinco primeros meses de este año se han vendido en Balears casi 25,4 millones de cajetillas de cigarrillos, frente a los 24,9 millones del mismo periodo de 2022, según los datos del ministerio de Hacienda.

Eso supone ir contracorriente en relación a lo que está sucediendo en el resto del país, donde la reducción en las ventas es generalizada, hasta el punto de que en la totalidad del Estado se han comercializado entre enero y mayo del presente ejercicio 837,2 millones de cajetillas, frente a los 853,9 millones del mismo periodo de 2022.

Pese a que Restauración-CAEB y la AECC presentaron el pasado 31 de mayo la iniciativa destinada a que los locales de restauración de las islas mantuvieran voluntariamente el veto al consumo de tabaco en sus terrazas, se reconoce que no son muchos los que por ahora se han adherido a esta iniciativa aunque hay casos tan relevantes como los dos anteriormente señalados, al que también se a sumado el restaurante Miramar de Alcúdia, según apunta este representante empresarial.

En opinión de Alfonso Robledo, la mayoría de bares y restaurantes de la isla van a consentir a partir de hoy que se vuelva a fumar en sus espacios exteriores, "a verlas venir".

No hacer de 'policías'

En este sentido, el presidente de la patronal mayoritaria del sector recuerda que esta actividad agrupa a multitud de pequeños establecimientos y sus propietarios no buscan actuar como ‘policías’ para vigilar quien enciente un cigarrillo. Sin embargo, Robledo reconoce que si los clientes no fumadores comienzan a protestar porque se consume tabaco a su lado, previsiblemente se terminará optando por volver a prohibir esta práctica en cada establecimiento.

En su opinión, los que posiblemente van a seguir vetando el fumar en sus terrazas desde el primer momento son los establecimientos de mayor prestigio, como una muestra de concienciación de los riesgos del tabaco ante su clientela. En este sentido, se recuerda que el Bar Bosch se sumó a la iniciativa de declararse como local libre de humos desde el primer momento.

Campaña de la AECC

Lógicamente, el levantamiento de la prohibición de fumar en las terrazas no ha sido bien recibida por la AECC. Su presidente en las islas, José Reyes, ha admitido su "preocupación" ante el final de este veto, al recordar que el consumo de tabaco es la principal causa del cáncer de pulmón, además de estar vinculada a otros, y que si se suprimiera desaparecerían el 30% de los casos de cáncer.

Reyes recuerda que la medida de prohibir fumar en las terrazas no había generado conflictos y había sido bien aceptada por la población.

Por ello, anuncia que esta asociación va a movilizar a socios y voluntarios para visitar a bares y restaurantes con el fin de convencer a sus propietarios de que mantengan ese veto de forma voluntaria. También se quiere concienciar al conjunto de la población de que no fumen en estos espacios. En este sentido, se recuerda que el 70% de los españoles se declaran no fumadores, siendo una minoría la que mantiene este hábito.

En cualquier caso, José Reyes insiste en la necesidad de modificar la ley estatal contra el consumo de tabaco, de forma que quede definitivamente prohibido no solo en las citadas terrazas, sino también e otros espacios públicos, como las playas, y en las instalaciones deportivas, por citar algunos ejemplos.

Tipos y evolución

El consumo de tabaco en Balears está mostrando este año una evolución al alza con una única excepción: los cigarros. Los datos facilitados por el ministerio de Hacienda muestran que la comercialización de cigarrillos, picadura para liar y para pipa están aumentando en las islas.

En el caso de los paquetes de cigarrillos, el producto con mayor demanda, frente a los 24,9 millones vendidos durante los cinco primeros meses de 2022, este año se ha ascendido hasta los 25,3 millones en ese mismo periodo, una tendencia que aparece en otros productos relacionados con el tabaco.

En el caso de la picadura para liar, se ha pasado de los 103.833 kilos comercializados entre enero y mayo del pasado ejercicio en las islas a los 107.008 de este año, mientras que la venta de la picadura para pipa, ese aumento ha ido desde los 13.679 a los 15.215 kilos. Hay que apuntar que mientras que en la primera hay un crecimiento en el conjunto del país, en la segunda la tendencia nacional es a la baja.

En el archipiélago solo hay una tendencia a la baja, que se da en la comercialización de cigarros. Sus ventas han pasado de los 16,4 millones de unidades contabilizadas entre enero y mayo del año pasado a las 15,9 millones del presente ejercicio.

Como referencia sobre la evolución que se está dando en Balears, hay que señalar que la comercialización de paquetes de cigarrillos registró un crecimiento en las islas durante 2016, para descender en 2017, 2018, 2019 y desplomarse en 2020 por la covid, iniciando una fase de crecimiento a partir de 2021.