Tecnología

El hogar del futuro ya está en el Museo Elder de la capital grancanaria

La nueva 'Smart Home' es un proyecto único en España en el que se combinan mecánica, electrónica, informática, domótica, robótica e Inteligencia Artificial

La casa organiza el espacio, el tiempo y la actividad, en función de las necesidades de sus habitantes

Proyecto 'Smart Home'

M. L. C.

Martina Andrés

Martina Andrés

Robots que parecen perros y pueden llevar la compra. Una cama que mide las horas de sueño y la temperatura corporal. Un suelo inteligente que detecta una caída y activa un protocolo de emergencia. Una lámpara que baja de las alturas y se transforma en piano. Un váter que analiza la orina. Un brazo robotizado que hace el desayuno y sirve bebidas. Estas son algunas de las funciones de la Smart Home que se presentaba esta mañana en el Museo Elder de la Ciencia y la Tecnología de la capital grancanaria junto a su director, José Gilberto Moreno, la consejera de Turismo y Empleo, Jessica de León, y el rector de la ULPGC, Lluís Serra, entre otras personalidades.

Con la versión digitalizada de los inventores Hedy Lamarr y Nikola Tesla como guías, este nuevo proyecto introduce al espectador en un viaje por la historia del ser humano y los principales avances tecnológicos que se han conseguido en la historia, empezando por el fuego, pasando por la rueda y hasta llegar a la inteligencia artificial, que en boca de tantos está a día de hoy.

Usando la fachada de la casa como pantalla, a través de las animaciones y los efectos de sonido, la idea de la Smart Home que se presentaba iba tomando forma: hecha de una resina clínica blanca de última generación, «un material tan duro como la piedra pero que puede ser trabajado igual que la madera», la construcción está pensada para adaptar sus espacios a las necesidades de sus habitantes.

Además de los electrodomésticos y el mobiliario inteligentes, que aparecen y desaparecen en función del uso que se vaya a hacer de ellos, uno de los puntos fuertes que desde el Museo Elder han destacado de esta casa es el de la seguridad a través de dos sistemas diferentes. El primero de ellos, los guardianes del hogar: Watson e IO, dos robots que se asemejan en sus movimientos a dos perros y que cuentan con cinco cámaras 3D, tres sensores de movimiento y la capacidad de correr a 17 kilómetros por hora. En segundo lugar, un suelo inteligente que detecta posibles caídas a través de sensores de temperatura y que puede monitorizar todo lo que se mueve en la casa.

Watson e IO en la presentación de la 'Smart Home' del Museo Elder.

Watson e IO en la presentación de la 'Smart Home' del Museo Elder. / José Carlos Guerra

Otra de las posibles ventajas de esta casa del futuro está enfocada en sus posibilidades de ahorro, tanto de agua como de energía, con elementos como un sensor en la ducha que avisa cuando el agua está caliente para no gastar ni una gota esperando a que alcance la temperatura deseada. Con paredes de smart glass, el baño de esta smart home se convierte en un dispositivo sanitario que permite el mínimo gasto.

Proyecto 'Smart Home'

M. L. C.

Igual de versátil se presenta el dormitorio, con un armario giratorio para que todo quede almacenado de la forma más óptima y con la capacidad de convertirse en un salón que puede ser a su vez punto de encuentro con amigos y familiares, sala de música (con instrumentos hechos a través de la impresión 3D) o un espacio en el que pasar tiempo con las mascotas de la casa.

«Solo quién vive en una casa es capaz de convertirla en un auténtico hogar. La casa inteligente es el hogar del futuro». Así concluía la presentación de la Smart Home que ya puede visitarse en el Museo Elder.