Entrevista | Miguel Ángel Ponce Director gerente del Hospital Universitario de Gran Canaria Doctor Negrín

Miguel Ángel Ponce: «Uno de nuestros grandes retos es mejorar las listas de espera»

Después de 14 años al frente de la unidad de Hospitalización a Domicilio (HADO), el doctor Miguel Ángel Ponce toma las riendas del Hospital Universitario de Gran Canaria Doctor Negrín y asume la dirección gerencia

El doctor Miguel Ángel Ponce, director gerente del Hospital Universitario de Gran Canaria Doctor Negrín

El doctor Miguel Ángel Ponce, director gerente del Hospital Universitario de Gran Canaria Doctor Negrín / Juan Castro

Las Palmas de Gran Canaria

¿Cómo afronta esta nueva etapa de su carrera profesional?

Con mucha ilusión, ya que todo aquello que traté de proponer en el Parlamento de Canarias estamos intentando hacerlo realidad ahora. Llevo ya unos años vinculado a la vida política y fui diputado en la legislatura anterior en la oposición –PP–. En las nuevas elecciones volví a obtener el escaño, pero para centrarme en el cargo de director gerente tuve que dejarlo. Estoy muy agradecido con el presidente del Gobierno canario, el vicepresidente y la consejera de Sanidad por la confianza depositada en mi persona. Durante todo ese tiempo, llegamos a presentar un plan de medidas de choque para mejorar nuestra sanidad canaria y, por fin, las estamos ejecutando. Algunos ejemplos los ponen el aumento de camas para pacientes mayores y el refuerzo de la atención a los pacientes oncológicos, a la cronicidad y a la salud mental

¿Qué le gustaría mejorar?

Uno de nuestros grandes retos es mejorar las listas de espera. Soy consciente de que este problema no se va a resolver en dos días, pero estamos poniendo toda la carne en el asador para solucionarlo. El Archipiélago es una de las comunidades autónomas que tiene menor accesibilidad al sistema sanitario y peores listas de espera, y ya ha quedado reflejado en los últimos datos publicados por la Consejería de Sanidad. Para mejorar las cifras es necesario atender otras cuestiones. Una de ellas es la disponibilidad de camas sociosanitarias. Si conseguimos mejorar esto, al menos de forma parcial en esta legislatura, habremos ganado mucho. Hay que tener en cuenta que si contamos con más camas en los hospitales podemos operar más y se minimizarán las que se encuentran en los pasillos de Urgencias. Lo cierto es que se ha puesto mucho énfasis en el manejo agudo de las patologías graves como los ictus, los infartos o los politraumas, pero no abordamos bien al paciente crónico. La población canaria está envejeciendo muy rápido. Tanto es así, que es una de las regiones que más ha envejecido en los últimos años. Por otro lado, contamos con un déficit de casi 10.000 camas sociosanitarias. Por eso, estamos muy contentos con que en tan solo tres meses de trabajo del nuevo equipo de Sanidad y con el apoyo de nuestra Consejería de Hacienda, hayamos puesto en marcha casi 100 camas entre Gran Canaria y Tenerife para pacientes de media estancia en los eidificios anexos al Hospital Juan Carlos I y al Hospital Nuestra Señora de Candelaria. Además, hay un plan bien definido por la Consejería de Derechos Sociales, los cabildos y Sanidad para aumentar las camas sociosanitarias. Otro de los grandes retos es mejorar la coordinacion entre la Atención Primaria y la especializada. Para eso hay que optimizar la historia clínica electrónica Drago AP y Drago AE. Ya se está trabajando en este asunto y en gestionar mejoras en las agendas de consultas y pruebas complementarias. Por último, hay que prestar mucha atención a la salud mental. De hecho, se ha creado una dirección general específica en la Consejería de Sanidad, precisamente, porque la situación ha empeorado muchísimo después de la pandemia. Ya hay varios proyectos sobre la mesa, como la apertura de nuevas unidades de trastornos de la conducta alimentaria

También se ha creado una dirección general específica para la cronicidad. ¿Qué impacto tendrá esta acción en la sanidad?

Esta dirección general es fruto de una propuesta que llevamos en los programas electorales los dos socios de gobierno -Coalición Canaria y el Partido Popular- para mejorar la gestión de las camas sociosanitarias y de pacientes crónicos y mayores. Las personas que están trabajando en esta nueva área son las que ya trabajaban dentro de la propia estructura de Sanidad. De hecho, la responsable es Rita Tristancho, exdirectora general de Programas Asistenciales. Hemos reestructurado el Servicio Canario de la Salud para hacerlo más eficiente con departamentos que plantean propuestas concretas. A través de esta dirección, podremos agilizar muchos procedimientos y mejorar la asistencia a este colectivo. 

"Ya hemos realizado cinco trasplantes de pulmón en el Negrín y los pacientes evolucionan bien"

Volviendo al asunto de las listas de espera. Durante su etapa como parlamentario, usted defendió mucho la necesidad de mejorar los datos de Canarias. ¿Cree que las acciones que se han puesto en marcha hasta el momento han sido suficientes?

En 30 días debe estar siempre operado un paciente con cáncer como máximo

¿Con qué cifras le gustaría que terminara el año?

Es difícil dar un dato realista hasta junio de 2024. De momento, me conformaría con que las cifras sean mejores que las de junio. Nuestra capacidad de acción es limitada porque nos incorporamos en agosto y nos encontramos con mucho personal de vacaciones, por lo que hemos empezado a caminar en octubre. En el caso de este hospital, solo puedo decir que el 100% de los quirófanos están a pleno rendimiento. Además, estamos debatiendo la posibilidad de concertar ciertos procedimientos quirúrgicos con centros privados para que la espera sea cada vez más reducida. 

Las medidas que se aplicaron para hacer frente a la pandemia de coronavirus afectaron a la actividad hospitalaria. ¿Ya se ha recuperado la normalidad en todo el centro o hay algún servicio que continúe condicionado?

El hospital ya ha recuperado la normalidad en todos los servicios. Todavía contamos con una planta de ingreso para los pacientes covid porque a nivel organizativo nos permite gestionar mejor las camas y esto tendrá efectos positivos en las listas de espera. La capacidad es de 30 pacientes y, por ahora, no hemos superado esa cifra. El impacto del covid en intensivos también es mínimo y en la actualidad no hay más de uno o dos pacientes ingresados en la unidad por coronavirus. No obstante, seguimos manteniendo el uso obligatorio de mascarillas en la Unidad de Medicina Intensiva, Urgencias y en las zonas en las que hay pacientes inmunodeprimidos. De resto, todo funciona como antes de la pandemia. Además, nuestro hospital sigue creciendo y hace apenas un mes abrimos un Hospital de Día con contratación extra de personal en la cuarta planta. 

"A finales de año, abriremos la ansiada unidad de Covid Persistente en el Hospital Juan Carlos I"

La puesta en marcha del programa de trasplante cardíaco y, más recientemente el de trasplante de pulmón, han supuesto un hito para la comunidad autónoma. ¿Cómo se va a trabajar en el hospital para seguir potenciándolos?

El trasplante cardíaco ya está completamente consolidado. El primer trasplante de pulmón coincidió casi con mi llegada a la gerencia, gracias al esfuerzo del anterior gerente, que es cirujano torácico y el responsable de la iniciativa -Pedro Rodríguez-. A día de hoy, podemos decir que ya hemos hecho cinco trasplantes de este órgano en el hospital y que todos los pacientes presentan una buena evolución. Sin duda, como usted bien dice, se trata de un hito. Hay que tener en cuenta que el último trasplante de órgano sólido que nos faltaba por realizar en Canarias era el pulmón y que ya lo hemos conseguido, lo que evitará muchos desplazamientos a la Península. Además, como somos islas, estamos trabajando mucho en descentralizar los servicios. Por eso, el Hospital Doctor Negrín ha puesto todo su esfuerzo para que se empiecen a realizar cateterismos en Lanzarote y para que nuestros oncólogos den tratamientos de radioterapia en Fuerteventura. De aquí a final de año, o como máximo en enero, nuestro propósito es que también se pueda ofertar este tratamiento en Lanzarote. 

En Canarias existe un déficit de oncólogos, pero en el Negrín la escasez ha sido más acusada. ¿Ya se ha resuelto este problema?

Sí. En la legislatura anterior hubo un problema con el servicio de Oncología y se trabajó internamente, pero a día de hoy, la situación ha cambiado de forma radical. En este sentido, me gustaría reconocer el trabajo de la nueva jefa de servicio, ya que está haciendo una labor extraordinaria. Nuestro servicio de Oncología ahora mismo tiene una dotación de profesionales óptima, pero no descarto la posibilidad de contar con algún efectivo más. El hospital ha gastado este año más de dos millones de euros solo en cáncer de mama. Esto es una clara apuesta por la oncología, ya que consideramos que es un servicio esencial que requiere de inversión.

Ya es habitual que los servicios de Urgencias de los cuatro grandes hospitales de Canarias sufran colapso. ¿Cómo está la situación ahora mismo en el centro y qué medidas se ejecutan cuando sucede este conflicto?

En realidad, no se trata de activar medidas cuando se produce el problema, sino de adelantarnos al conflicto. De hecho, ya hemos puesto en marcha un plan de contingencia que, probablemente, se comentará en el Parlamento. Hace unas semanas sufrimos un pico asistencial como consecuencia de la ola de calor inédita que sorprendió a las Islas. Ante la posibilidad de que esta crisis climática se repita y que vaya de la mano de un aumento de los casos de gripe y coronavirus, hemos aumentado en nuestro hospital el número de efectivos en enfermería y celadores en los turnos con mayor carga de trabajo. Además, hemos abierto una planta de transición con diez camas para que los pacientes que están pendientes de ingreso no tengan que esperar en el área de Urgencias y así tener una mayor rotación de camillas en el servicio. También hemos aumentado la capacidad de las salas de espera en Urgencias y hemos activado un plan de atención especial a la población emigrante ante el creciente incremento del número de pacientes. Además, hemos crecido en el número de camas de hospitalización a domicilio y de Hospital de Día. A esto añadimos la apertura de 55 camas en el edificio anexo al Hospital Juan Carlos I, un centro dependiente del hospital Doctor Negrín, para pacientes de media estancia. Con todo esto, a día de hoy, la situación en nuestro servicio de Urgencias podemos decir que es buena. 

¿Cómo piensa impulsar la investigación desde su puesto?

La Fundación Canaria Instituto de Investigación Sanitaria de Canarias es la institución que coordina los estudios que se realizan en los dos grandes hospitales de nuestra provincia. Vamos a tener una reunión con el director del Servicio Canario de la Salud para potenciar esta fundación y renovar los comités de ética. Hay mucho trabajo por hacer y, para eso, necesitamos destinar más presupuesto. Es importante fomentar las becas y las investigaciones relacionadas con las infecciones respiratorias como el covid. Para nosotros esto es fundamental. Si todo marcha según lo previsto, a finales de año abriremos la ansiada unidad de Covid Persistente en el edificio anexo al Hospital Juan Carlos I, una demanda de la sociedad que ya cuenta con una estrategia validada, a través de la cual se va promover mucho la labor investigadora. Por otro lado, en el Hospital Insular, el doctor Delvys Rodríguez está realizando un estudio sobre el diagnóstico precoz del cáncer de pulmón. Todas estas acciones hay que potenciarlas y también promover las sinergias con la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y el Servicio Canario de la Salud. 

¿Qué es lo que más le enorgullece de su trayectoria en la unidad de HADO, donde pasó 14 años al frente?

Yo mismo fui el que presentó el proyecto de creación de esta unidad en el hospital en 2009 y, desde entonces, ha ido creciendo poco a poco con ya más de 35 camas domiciliarias. Ahora mismo sigo colaborando con los profesionales y con el servicio de Neumología, que es mi especialidad. Para mí, lo que más me enorgullece de esta unidad es su lado humano, el hecho de poder llevar el hospital a las casas de los pacientes y de poder tratarlos en sus domicilios. Mi visión de la sanidad cambió por completo cuando pasé de trabajar en una planta de Neumología a esta área, porque permite analizar los problemas sociales de las familias y las circunstancias de los enfermos. Precisamente, fue esta visión la que me animó a estar presente en el Parlamento de Canarias.