Aprobada la implantación de la Universidad Tecnológica

La ULPGC y la ULL votan en contra de la decisión, que sale adelante por el respaldo de la Consejería de Universidades

Una joven estudia con su ordenador.

Una joven estudia con su ordenador. / La Provincia

Patricia Ginovés

Patricia Ginovés

El Consejo Universitario de Canarias aprobó ayer el informe sobre el reconocimiento de la Universidad Tecnológica de las Islas Canarias. Se trata de uno de los trámites previos que debe llevar a cabo la institución para su implantación plena en el Archipiélago y su reconocimiento como centro universitario. Sin embargo, a Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) y la Universidad de La Laguna (ULL) habían solicitado que este punto no se tratara en la sesión celebrada ayer tras haber planteado un reparo de legalidad ya que, a su juicio, existen «una serie de requisitos de ámbito estatal que este centro privado no cumple y, por tanto, no debería ser reconocido oficialmente».

A pesar de ello, el Consejo Universitario de Canarias decidió llevar a cabo el debate de este punto, que se aprobó con siete votos a favor, seis votos en contra y una abstención. Este órgano está formado por la representación de la Consejería de Universidades del Gobierno de Canarias –administración que se decantó a favor del centro privado la votación–, las dos universidades públicas canarias y las cuatro universidades privadas que ya operan en el Archipiélago.

La implantación de la Universidad Tecnológica de las Islas Canarias, que sería la primera de carácter on line que funciona en el Archipiélago y que antes era conocida como TECH Universidad Tecnológica, ha estado plagada de polémica. Se trata de un proceso que se inició en el año 2018 y que se ha dilatado hasta la actualidad y ha incluido incluso querellas por parte del centro privado contra la antigua consejera de Educación del Gobierno de Canarias, así como la viceconsejera y los dos rectores de las universidades públicas canarias. De hecho, algunos miembros del Consejo solicitaron ayer llevar a cabo la votación de forma secreta para evitar represalias en forma de nuevas querellas, pero finalmente se desechó la idea.

Informes desfavorables

Existen dos informes previos de la Conferencia General de Política Universitaria que se han mostrado desfavorables al reconocimiento de este centro privado y el propio Consejo Universitario de Canarias acordó no considerar nuevamente esta propuesta hasta contar con un informe positivo del órgano estatal. Este hecho no se ha producido aún, pese a lo cual ayer se abordó este tema en una reunión que se prolongó durante más de tres horas y cuyo contenido giró, en su práctica totalidad, alrededor de este punto.

El rector de la Universidad de La Laguna, Francisco García, afirmó ayer que «creemos que este debate no se debería haber mantenido hasta contar con un informe favorable del Ministerio de Universidades» y añadió que, tras lo sucedido, «vamos a valorar qué haremos a partir de ahora y si cabe algún tipo de actuación desde el punto de vista administrativo. En cualquier caso, será una medida que tomaremos de manera conjunta con la ULPGCc».

Así, sentenció que «nos resulta muy preocupante que se de curso a la implantación de una universidad que cuenta con un informe tan negativamente demoledor del Ministerio de Universidades como en este caso». Destacó además algunos aspectos con los que este centro de carácter privado no termina de cumplir para poder acceder al reconocimiento que busca, como la cantidad de profesorado en plantilla que cuenta con la categoría de doctor, que no posee ningún programa de doctorado ni con el número suficiente de grados y másteres como para ser considerada una universidad.

El rector de la ULL indicó que «las universidades públicas canarias no estamos en contra de la implantación de centros de carácter privado en el Archipiélago porque nos parece respetable que eso suceda en un marco de libre competencia, pero debemos velar para que la entrada de nuevos centros a este sector se haga cumpliendo las reglas». Por todo ello, solicitó «posponer el debate para analizar con sosiego la propuesta de este centro, que tiene especificidades que pueden generar una desestabilización del sector de la educación superior en Canarias».

Los consejos sociales de las universidades públicas también forman parte del Consejo Universitario. El presidente del Consejo Social de la Ulpgc, Ángel Tristán, lamentó que los miembros del Consejo no hubieran tenido tiempo suficiente para examinar el informe que ayer tuvieron que tratar. Además, criticó que el documento, que tenía deficiencias, era prácticamente igual que el que el centro presentó en 2018, cuando inició el proceso, «y no lo han readaptado pese al paso del tiempo».