Canarias supera por primera vez la inversión en ciencia previa a la crisis de 2008

Las empresas y las ONG sustentan el crecimiento de la I+D en Canarias, que experimenta el mayor aumento en 15 años

La ciencia recupera empleo, pero aún son menos los investigadores contratados

Una investigadora canaria trabaja en una de las empresas científicas asentada en las Islas.

Una investigadora canaria trabaja en una de las empresas científicas asentada en las Islas. / Carsten W. Lauritsen

Verónica Pavés

Verónica Pavés

La ciencia en Canarias está recuperando el músculo perdido durante los años posteriores al crack económico de finales de 2007. Por primera vez en 15 años, Canarias ha invertido más en actividades de investigación y desarrollo que en los años previos a que estallara la burbuja inmobiliaria. Con un total de 271 millones de euros en 2022, el Archipiélago ha logrado incrementar un 13% la inversión que hace en su ciencia en apenas un año, logrando así la mayor inversión de la historia en este tipo de actividades.

Como de costumbre, la administración pública y la de las universidades sostienen la mayor parte del gasto en ciencia en Canarias, puesto que su contribución supone el 72% del montante total invertido en el sector. Sin embargo, el crecimiento que vivió la I+D durante el año pasado –que es el más importante de la última década en las Islas– se sustenta en el importante impulso a la investigación que se ha llevado a cabo desde empresas y entidades sin ánimo de lucro. 

En concreto, tal y como muestra la última Estadística sobre actividades de I+D del Instituto Nacional de Estadística (INE), el gasto en I+D de las empresas creció un 31,5% en 2022, hasta llegar a los 70 millones. Un valor que no había alcanzado ni siquiera antes de la crisis de 2008. Este aumento corrobora lo que otros indicadores venían observando desde principios de este año: la ciencia en las empresas canarias está saliendo del largo letargo al que había sido sometida. 

El gasto en I+D de las empresas ha llegado hasta los 70 millones, una cifra inédita en la historia de las Islas

Así lo constaban, por ejemplo, los datos de solicitudes de informes motivados para acogerse a los incentivos fiscales de Canarias que se han triplicado entre 2019 y 2022.  Y es que, cada vez son más las empresas que conocen el Régimen Económico y Fiscal (REF) de Canarias, que permite que un proyecto científico financiado por una empresa asentada en las Islas goce de unas golosas deducciones para producir investigación a precio de coste.

En concreto las empresas asentadas en Canarias tienen "derecho" a deducirse entre un 28 y hasta un 90% del coste de las actividades de I+D+i que realicen durante el año, de forma similar a lo que ocurre con las producciones cinematográficas en las Islas. Ambas deducciones provienen de un incentivo instaurado a nivel nacional para animar a las empresas a realizar este tipo de actividades.  Por tanto, parte del cambio que se ha empezado a ver durante 2022 tiene que ver con las empresas de base tecnológica que se han asentado en los últimos años en las Islas. 

Y aunque su aportación sigue siendo residual en comparación con el resto de actores de la ciencia en Canarias, las instituciones privadas sin fines de lucro (IPSFL) – también entidades del tercer sector– han registrado el mayor gasto en actividades de I+D de la historia de Canarias. En concreto en 2022 este sector invirtió 3,5 millones en actividades de investigación, un 1.256% más que en 2021. Este dato supone un hito para el sector, en su mejor año (el 2021) apenas gastó 263.000 euros en planes de I+D. De hecho, en el año de la pandemia, en 2020, su inversión fue de apenas 100.000 euros.  

El Gobierno de Canarias ha previsto un gasto en I+D de 106 millones para 2024, un 21% más que el año anterior

La revitalización económica del sector seguirá siendo patente este año, dado que el Gobierno de Canarias ha previsto un gasto de 106,8 millones de euros para programas y proyectos de I+D, una cifra un 21,04% superior que la cantidad presupuestada para 2023. Ese año, el Ejecutivo propuso un gasto inicial de 88,2 millones en I+D, aunque la ejecución final habrá sido algo superior. 

El empleo no remonta

Pese a la clara recuperación que está viviendo el sector, el empleo de investigadores –que no el general en este ámbito– sigue sin remontar el vuelo. En 2022 eran 2.811 científicos los contratados en el sector en la comunidad autónoma, un 4,5% menos que en 2021. No obstante, cabe remarcar que la de 2022 supone la segunda cifra de empleo en I+D más alta de la última década. 

Durante el 2022 se ha hecho patente la pérdida de músculo investigador en las universidades. En concreto, las universidades han perdido un 10% de su plantilla, pasando de 1.674 científicos contratados a 1.505 ese año. La administración también perdió parte de su plantilla, pasando de 655 investigadores en 2021 a 639 en 2022. 

Por contra, el empleo científico creció tanto en las empresas como en las ONG. Los negocios llegaron a contratar a 647 investigadores (6% más) mientras que las entidades sin ánimo de lucro llegaron a las 20 (288% más). 

Sin embargo, Canarias aún está muy lejos de recuperar el empleo científico que tuvo antes de la crisis de 2008. Según rememora esta serie de datos del INE, en 2007 fueron 3.256 científicos los contratados para llevar a cabo proyectos de investigación y desarrollo en toda la comunidad autónoma. 

Así, aunque desde el mínimo histórico de contratos a investigadores de 2015 (apenas 2.147) se ha conseguido recuperar un 31% de los empleos dedicados a I+D en Canarias; estos puestos de trabajo son aún un 13% inferiores a los que había en 2007.