La ULPGC sufragará la cotización y la gestión de las prácticas del alumnado

La suma de 3,5 millones en la financiación del Gobierno para 2024, garantiza el pago de las cuotas de la Seguridad Social que muchas empresas rechazan asumir

Estudiantes en el aula de Ingeniería de Telecomunicaciones, en el Campus de Tafira.

Estudiantes en el aula de Ingeniería de Telecomunicaciones, en el Campus de Tafira. / LP/DLP

María Jesús Hernández

María Jesús Hernández

La obligatoriedad de cotizar a la Seguridad Social por el alumnado en prácticas académicas externas, ha puesto en riesgo dicha formación dado que la mayoría de las empresas se han negado a asumir dicho coste, además de la gestión de las mismas. Un problema que la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) ha solventado con una partida cercana a los 260.000 euros en su Presupuesto de 2024, aprobado el pasado lunes en Consejo de Gobierno, destinado a sufragar, tanto la cotización como la gestión de las prácticas externas del estudiantado.

«En los presupuestos del 2024 de la ULPGC, desde Gerencia se ha consignado una partida presupuestarias para la cotización de la Seguridad Social y la gestión de las prácticas externas del alumnado. De esta forma, la Universidad va a asumir el coste derivado de las prácticas de aquellos estudiantes cuyas empresas de destino no asuman esas obligaciones. Se trata de un coste importante, entre gestión y cotización, del orden de 260.000 euros. Si que es verdad que hay empresas que se han manifestado a favor de asumirlo, pero no son muchas», indicó David Sánchez, vicerrector de Estudiantes, Alumni y Empleabilidad.

Sánchez cifró en cerca de un 70%, las prácticas externas que se realizan en entidades públicas, de las que el 60% prácticamente son las obligatorias de los estudios sanitarios y de educación. «Todas ellas las asume la ULPGC, ni Educación, ni Sanidad», apuntó el vicerrector, destacando la importancia para la ULPGC de haber logrado financiación para cubrir dicho coste. «La ley dice que son las empresas, las que tienen que asumir la cotización, salvo que en el convenio se especifique lo contrario, pero muchas entidades dicen que no pueden asumirla, y además, lo que más cohibe a las empresas es la gestión, el alta, la baja, notificar mensualmente los días concretos que va el estudiante... y las empresas rechazan asumir la complejidad de esa gestión», subrayó David Sánchez.

El gerente Roberto Moreno, admite que el acuerdo con Hacienda, libró de «un presupuesto de guerra» a la ULPGC

Esta medida ha sido posible gracias a la ampliación de la financiación a las universidades públicas canarias por parte del Gobierno Autónomo, en 6,3 millones de euros con respecto a las de 2023, tras el acuerdo alcanzado la pasada semana con la Consejería de Hacienda y Asuntos Europeos, lo que supone 3,5 millones de euros más para cada Universidad, con respecto a lo anunciado inicialmente por el Gobierno de Canarias, fundamental para garantizar el pago de las cuotas de la Seguridad Social del alumnado en prácticas externas y los gastos de gestión de las mismas.

«Sin recortes»

Con el aumento de la financiación, la ULPGC aprobó este 4 de diciembre, en Consejo de Gobierno, el presupuesto de 2024 que asciende a 186,79 millones de euros frente a los 173,74 millones de 2023, un 7,5% más. «Se trata de un presupuesto sin recortes, que era nuestro objetivo. Si es verdad que en el capítulo 2 de gastos corrientes, en las unidades de gasto de servicios centrales si hay una reducción de un 6%, por lo tanto el año que viene vamos a estar muy justitos, no va a ser posible hacer transferencias de crédito a otras unidades de gasto», apuntó el gerente de la ULPGC, Roberto Moreno. «Pero la parte positiva, es que hemos logrado mantener el mismo presupuesto que en 2023 de los departamentos, centros, institutos universitarios, vicerrectorados y edificios universitarios».

Esto es posible porque a los 2,8 millones iniciales que habían adjudicado en el Presupuesto de la Comunidad Autónoma para la ULPGC, se han sumado finalmente 3,5 millones más. El resultado es «un presupuesto austero, un poco en el límite, sin mayor capacidad de gasto porque no tiene en cuenta el aumento de los precios de suministros y bienes por la inflación», apuntó Moreno. «La situación que se ha dado este año es una solución muy imaginativa, pero las dos Gerencias de las Universidades públicas canarias hemos pasado un par de meses que no se lo deseamos a nadie. Si no se hubiese llegado a esta solución imaginativa, hubiésemos estado hablando de un presupuesto de guerra, de recortes».

El gerente de la ULPGC mostró que dicha situación es un claro ejemplo de lo que ocurre cuando no existe un marco de financiación plurianual, marco que estuvieron a punto de alcanzar en la pasada legislatura, pero que finalmente se quedó a las puertas de aprobarse. «Ahora que las dos universidades ya podemos decir que tenemos presupuesto para 2024, ha llegado ya el momento de que el Gobierno de Canarias planifique las reuniones, para en el mes de junio o máximo julio del año que viene, tener ya un contrato-programa en marcha», concluyó Roberto Moreno.