J. F. Vargas, el padre de Yeremi Vargas, el niño que desapareció cuando jugaba en un solar junto a la vivienda familiar en Vecindario, en Santa Lucía de Tirajana, y cuyo caso cumplió 14 años el 10 de marzo, está siendo investigado tras la denuncia presentada por una hija, de 13 años de edad y fruto de otra relación posterior, por un supuesto delito de abuso sexual. La jueza que lleva el caso decretó el martes una medida de alejamiento hacia la víctima y denunciante, dejándolo de momento en libertad mientras se aclaran los hechos.

J. F. Vargas fue detenido en la madrugada del lunes por agredir sexualmente presuntamente a su hija de 13 años. La detención se produjo en Las Palmas de Gran Canaria, después de que fuera la propia menor la que denunciara su situación, según avanzó Europa Press.

El padre pasó el martes a disposición judicial, aunque el denunciado se acogió a su derecho a no declarar, según informó el Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC). La jueza de guardia, que corresponde al juzgado de Instrucción 6 de Las Palmas de Gran Canaria, dictó, en cualquier caso, medidas de alejamiento sobre su hija, dejándolo en libertad mientras continúan las diligencias.

El 10 de marzo se cumplieron 14 años de la desaparición de Yeremi Vargas. Aquel día de 2007, el niño que entonces contaba con siete años y medio de edad, desapareció sin que se sepa cómo, tras haber estado jugando en un terreno cercano de la vivienda familiar.

Desde entonces, la búsqueda ha sido muy intensa por todo el Sureste grancanario, sin que se lograran encontrar pistas que llegaran a su localización. Ni siquiera con la enorme movilización social y los miles de carteles que han recorrido el paisaje grancanario entre todo tipo de vehículos y en paredes.

Las miradas policiales se han centrado en la persona de Antonio Ojeda Bordón, conocido como El Rubio, que también ha estado en prisión por otra condena de cinco años por abusos sexuales a otro niño de nueve años en 2012. Sin embargo, la Guardia Civil no consiguió demostrar su supuesta participación en los hechos.

El abogado televisivo

La familia materna cogió hace dos años al conocido y televisivo abogado Marcos García Montes, en un intento por reabrir el caso nuevamente, siguiendo la línea precedente y aportando nuevas pruebas. En principio está previsto que aporte otras pistas complementarias en poco tiempo, para mantener viva la investigación.

La familia de Yeremi Vargas sigue confiando, al menos, en saber dónde está el cuerpo del joven, para poder «superar el duelo» y tener un lugar en el que visitarle y llevarle flores, como cualquier persona normal, según han declarado en ocasiones. Yeremi hubiese cumplido ya este julio 22 años de edad, y su madre lo recordaba con una carta en su memoria.

Ithaisa Suárez, madre de Yeremi y expareja de J. F. Vargas, considera que ni el padre del niño ni los hechos que se le imputan ahora tienen nada que ver con su desaparición.