Suscríbete

Caso Abierto - La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

En La Bisbal d'Empordà

Muere la niña de 20 meses herida en la intensa granizada de Girona

"Creía que me habían lanzado una piedra a propósito", asegura la mujer de 71 años atendida en el hospital Josep Lluís Trueta de Girona

Una bebé muerta y varios heridos por una granizada en Girona

Una bebé muerta y varios heridos por una granizada en Girona Agencia ATLAS / Foto: DDG

Para ver este vídeo suscríbete a La Provincia - Diario de Las Palmas o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Una bebé muerta y varios heridos por una granizada en Girona Guillem Sánchez

La niña de 20 meses que murió la tarde del martes de una pedrada en la cabeza durante la histórica granizada que cayó sobre La Bisbal de L' Empordà se encontraba con su padre en el patio interior de su domicilio, ubicado en la calle Carrer Nou, en el centro del municipio. "Habían salido al patio a ver las primeras piedras de granizo que eran muy pequeñas", ha detallado este miércoles el jefe de la policía local.

La vecina del domicilio anexo al de la familia afectada ha explicado a EL PERIÓDICO, diario integrante del grupo Prensa Ibérica al igual que este medio, que ella se encontraba en su patio y hablando con padre e hija cuando se produjo el impacto. Charlaban cada uno desde su patio comentando el inicio de la tormenta. "No hubo tiempo de nada, los dos ya estaban metiéndose en casa de nuevo cuando la piedra golpeó a la niña", ha remarcado esta mujer, visiblemente consternada, para dejar claro que en cuanto comenzaron a caer proyectiles grandes, el padre la cogió enseguida para regresar al domicilio. La menor fue alcanzada fatídicamente por una de las primeras bolas de hielo de gran tamaño.

La pequeña fue trasladada de urgencia al Hospital Josep Lluís Trueta, pero la gravedad de la herida sufrida acabó provocando su fallecimiento. Era hija de una pareja de origen hondureño que llevaba mucho tiempo residiendo en La Bisbal.

La muerte de la menor es la consecuencia más trágica que ha dejado una granizada récord en Catalunya. Según el vicepresidente Jordi Puigneró, al Servei Meteorològic de Catalunya no le consta ningún precedente similar. "El cambio climático no es ninguna broma", ha razonado aludiendo a los recientes episodios de incendios forestales, sequía y el angustioso calor que han golpeado este verano. "Tenemos que cambiar nuestros hábitos porque los fenómenos que se están produciendo son increíbles", ha advertido, por su parte, la 'consellera' de Presidència, Laura Vilagrà. Los dos políticos han ofrecido una rueda de prensa en la sede consistorial de La Bisbal este miércoles.

67 heridos

Sobre La Bisbal, hacia las 19.30 horas del martes empezaron a caer piedras de 11 centímetros de dimensión. Fue una granizada sin apenas lluvia que duró unos 10-15 minutos. El episodio puso en riesgo la integridad de centenares de vecinos no solo de este municipio, también de otros cercanos como FoixàVulpellacForallac, La Pera o Corçà.

Los servicios sanitarios atendieron a 67 personas, una mitad de las cuales fueron auxiliadas por los servicios de urgencia en el hospital de Palamós y la otra mitad, en el centro de atención primaria (CAP) de la Bisbal. Además, dos personas –la niña finada y una mujer de 71 años con una herida en la cabeza– fueron enviadas al hospital Trueta.

"Creía que me habían lanzado una piedra a propósito"

La mujer herida en la cabeza es Nati, de 71 años. En declaraciones a este diario, Nati ha explicado que se encontraba en casa cuando oyó un ruido "extraño" en la terraza. Al asomarse, se percató de que se trataba de granizo. Preocupada por el toldo, que estaba desplegado, salió fuera para recogerlo. "En cuanto pisé la terraza, recibí un golpe terrible en la cabeza, fue como un calambre. No entendía nada y, al principio, creí que alguien me había lanzado una piedra a propósito".

Nati se sintió "desorientada", con dolor en la cabeza y también en el brazo. La piedra le golpeó en la parte lateral del cráneo y después en la extremidad. "Comencé a sangrar mucho y volví adentro como pude. Me senté, deduje lo que había pasado y llamé por teléfono para pedir ayuda". Poco después, el suministro eléctrico se interrumpió en la casa por la granizada. A oscuras y sin ayuda, porque entonces se encontraba a solas, bajó a la planta inferior y salió a la calle, donde la socorrió un agente de la policía local. Una ambulancia la llevó al CAP y, después, al hospital Trueta. Allí le han practicado siete puntos de sutura y le han hecho radiografías para descartar que la herida, debido a su profundidad, no hubiera causado daños mayores.

Piedras más grandes que una pelota de tenis

Piedras más grandes que una pelota de tenis Vídeo: AGENCIA ATLAS

"Afectación muy grande"

Vilagrà, tras dar una vuelta por La Bisbal junto a Puigneró; la delegada del Govern en Girona, Laia Cañigueral; la alcaldesa accidental, Carme Vall, y el presidente del Consell Comarcal, Joan Loureiro, para valorar "la magnitud" de lo ocurrido, ha asegurado que la afectación "es muy grande". Pero el Govern, de momento, no ha tomado la decisión de solicitar la declaración de zona catastrófica. Sí ha abierto "una línea de ayudas".

Efectos de la granizada. David Aparicio

"Todos los coches que estaban aparcados en la calle han recibido impactos", ha explicado Vall. También hay daños en los campos de cultivo, sobre todo de maíz, ha añadido Loureiro, y en los establos de animales. Los cobertizos han quedado perforados y algunos, muy antiguos, son de uralita y su retirada será lenta y complicada.

Lo más peligroso, por ahora, son los daños en muchos tejados de La Bisbal. La alcaldesa ha llamado a extremar la precaución porque puede haber tejas que caigan sobre la acera y ha recordado que conviene asegurarlas cuanto antes porque la acción de la 'tramuntana' podría ser peligrosa. Varios equipos de los Bombers de la Generalitat trabajan en las azoteas de los edificios más altos para tratar de impedir que algún desprendimiento provoque nuevos heridos.

"Fue como un bombardeo"

"Fue como un bombardeo", explica un vecino de La Bisbal, cuya familia regenta un negocio cuyo techo se ha visto seriamente dañado por la violencia de las piedras. "Y ni siquiera llovió, creo que cayeron menos de cuatro litros por metro cuadrado", subraya. Dolors, que esta mañana era una de las muchas personas afectadas que hacían cola frente a una aseguradora de la población, fue alcanzada por una piedra en la espalda. El golpe le dolió pero no llegó a herirla. "Hemos recibido todos", aseguraba, señalando que el coche que acababa de comprarse su hijo ha quedado "destrozado".

Este miércoles los vecinos del pueblo se preguntaban los unos a los otros, al cruzarse por la calle cómo estaban. Todos relatan experiencias preocupantes, que se resumen en una tormenta de piedras demasiado grandes que el cielo descargó sin dar ningún aviso. Muchos, además, se han quedado sin coche, o viven bajo un techo agujereado, o han recibido incluso siete puntos de sutura, como Nati. Historias que quedarán en casi nada, al lado de la muerte de una niña de 20 meses.

Compartir el artículo

stats