Suscríbete

Caso Abierto - La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribunales

La Fiscalía asegura que la denunciante de una violación en Maspalomas presenta signos de forcejeo

"Él me obligo a tener sexo y cuando terminó se marchó", sostiene la víctima ante el Tribunal

El acusado este miércoles durante el juicio en su contra por supuestamente violar a una turista noruega menor de edad LP / DLP

La Fiscalía aseguró este miércoles que la denunciante de una violación en un centro comercial de Maspalomas presentó signos de forcejeo tras ser hallada en una zona no concurrida y semiinconsciente. En el juicio que se celebró en la Sección Sexta de la Audiencia Provincial de Las Palmas, la representante del ministerio público destacó que está "claro" que el acusado cometió los hechos y que la víctima -que acudió a la Isla en 2003 por turismo-, dice la verdad.

En la vista oral, la primera en declarar fue la afectada, natural de Noruega, y que contaba con 16 años al momento de los hechos. La denunciante narró entre sollozos que la noche del 20 de diciembre de 2003 estaba bailando en el local cuando la "obligaron" a salir de la pista de baile. "Me obligó a salir hacia la calle y había como una puerta de emergencia, yo estaba llorando y pidiendo ayuda y él me obligo a tener sexo y cuando terminó se marchó", reseñó, al tiempo que matizó que le dio "patadas" y que no había más personas en el lugar.

También, explicó que esa noche bebió antes de llegar al local y que una vez dentro solo consumió un zumo de naranja, pero que cree que pudieron echarle algo en su copa. Y es que el vigilante que la halló tendida boca abajo, con abundante sangre y vómitos, aseguró que estaba "como drogada, no podía hablar, no reaccionaba".

El informe forense, por su parte, reveló que la perjudicada presentaba dos desgarros en el himen compatibles con la introducción "de algún objeto" o un pene erecto, aunque desgranó que el sangrado se pudo deber a que la víctima posiblemente tenía el periodo. Respecto al examen de ADN, los forenses añadieron que no encontraron rastros de semen en la zona genital de la afectada y que no pudieron detectar si existían restos del perfil genético del procesado porque en esos años con la técnica utilizada para ese análisis no se podía determinar.

El acusado Abdelkader B. declaró tenía 21 años al momento de los hechos y que estuvo bailando con la afectada y que ella le invitó a entrar a un baño del local en donde se besaron y ella le tocaba. "Cogió su mano y se tocaba sus partes intimas y en un momento vi que algo le salía y que estaba sangrando, por lo que empezó a marearse", aseveró, a la vez que insistió en que la víctima "se sentó en el suelo y yo pensé que ella se había arañado con las uñas o que le había venido la menstruación. Yo la ayude y cuando recuperó el conocimiento no quería hablar más conmigo porque yo creo que le dio vergüenza", relató.

Según el investigado, decidió marcharse del baño e irse a otra discoteca donde finalmente fue detenido tras pasar una hora y media. Respecto a la sangre que fue hallada en su ropa y que pertenecía a la víctima, el procesado apuntó que pudo deberse a cuando se estaban besando.

La Fiscalía pide una condena de 15 años de prisión por el delito de agresión sexual en su modalidad de violación al ver creíble el testimonio de la víctima. Además, recordó que, según el informe forense, la perjudicada presentó hematomas en sus brazos compatibles con los hechos relatados por ella.

Mientras, la defensa pide la libre absolución. El juicio quedó visto para sentencia.

Compartir el artículo

stats