Tribunales

La Fiscalía pide hasta 11 años de cárcel para la banda acusada de traer hachís de Marruecos

Seis personas se sentarán el miércoles en el banquillo por un posible delito de tráfico de drogas

El fiscal apunta a que el dueño de El Rifeño era el máximo responsable del aparato logístico en Canarias

Fardos de hachís incautados por los agentes en la operación contra el tráfico de sustancias estupefacientes.

Fardos de hachís incautados por los agentes en la operación contra el tráfico de sustancias estupefacientes. / LP/DLP

Benyara Machinea

Benyara Machinea

La Audiencia Provincial de Las Palmas juzgará este miércoles a seis personas acusadas de participar en una red de narcotráfico que traía hachís en grandes cantidades desde Marruecos hasta Canarias. La Fiscalía pide penas que van desde seis años y medio hasta once años de cárcel, en función del papel que atribuye a cada uno de los encausados dentro de las operaciones de tráfico de drogas. Las redadas realizadas en mayo de 2017 en nueve viviendas de Gran Canaria y en el restaurante El Rifeño, del barrio de Vegueta, se saldaron con la incautación de 448 kilos de hachís y 381 gramos de marihuana, que suman un valor en el mercado de 717.447 euros.

El escrito de acusación del fiscal describe a J. M. B., con residencia en Málaga y Melilla, como el líder del grupo, la persona que contactaba directamente con los proveedores y dirigía la entrada de hachís en Gran Canaria. Las sustancias estupefacientes llegaban mediante lanchas y el presunto cabecilla de la red, que se enfrenta a la pena de once años, supuestamente se ocupaba de dar órdenes directas para su distribución al también encausado F. A. M.

La siguiente pena más alta, de ocho años y seis meses de cárcel, es la que pesa sobre el dueño del establecimiento de comida marroquí, identificado con las iniciales M. H. A., y sobre F. A. M. El primero está acusado de ser el "máximo responsable del aparato logístico de grupo en Canarias" y de recepcionar de forma directa las partidas de hachís, disponiendo de personal y vehículos para descargar y transportar la droga y de lugares de almacenaje para custodiar las sustancias estupefacientes en tres viviendas de Arucas. El segundo supuestamente se encargaba también de la recepción y el almacenaje y contactaba con los compradores de hachís.

Las investigaciones arrancaron en 2017, cuando los acusados supuestamente recibieron una gran partida

T. H. R., I. C. e Y. L. R., los tres encausados restantes, se enfrentan a penas de seis años y seis meses de cárcel. La guardia y custodia de las partidas de hachís en una vivienda de Arucas son los cargos que atribuye la Fiscalía a los dos primeros, mientras que Y. L. R. está acusado de llevar a cabo las mismas acciones en otra vivienda del municipio.

Las investigaciones arrancaron en mayo de 2017, cuando los acusados supuestamente recibieron una gran cantidad de hachís procedente de Marruecos, que habrían custodiado en dos domicilios alquilados. Los agentes accedieron a uno de ellos, en el que residían T. H. R. e I. C., el 12 de mayo a las 6.15 horas, tras lograr una autorización judicial para llevar a cabo el registro.

98 plantas de marihuana

En la vivienda de la localidad aruquense de Santidad encontraron trece fardos de hachís, un laboratorio indoor con luz artificial, ventiladores y zona de secado y un total de 98 plantas de marihuana. Según la acusación, eran "sustancias que guardaban los procesados para que el grupo procediera a su distribución", y que fueron incautadas junto a cinco teléfonos móviles, dos ordenadores portátiles, dos discos duros, cuatro piezas de hachís, una impresora y 2.070 euros.

Objetos incautados en la operación contra el narcotráfico.

Objetos incautados en la operación contra el narcotráfico. / LP/DLP

El mismo día, sobre las 12.20 horas, fueron detenidos M. H. A. e Y. L. R. saliendo de otro domicilio de la localidad con una bolsa de supermercado que portaba 18 bultos con pastillas de hachís. En vista de las sustancias incautadas, se acordó el registro de El Rifeño y de cinco viviendas vinculadas a los encausados.

El escrito de acusación del fiscal describe a J. M. B., con residencia en Málaga y Melilla, como el líder del grupo

En otro inmueble de Arucas, de la calle Álamo, los agentes localizaron dos bolsas con 29 kilos de hachís, junto a 19.000 euros en efectivo, un GPS, teléfonos móviles, ordenadores y otros objetos supuestamente empleados para el tráfico de sustancias. En un domicilio de esa misma vía incautaron además una bolsa con 18.381 gramos más.

"Todos los objetos intervenidos son instrumentos y efectos del delito. En concreto, todo el dinero incautado procede de los beneficios obtenidos por la venta de la droga", señala el fiscal en su escrito de acusación. Por estos hechos, los procesados M. H. A., F. A. M., T. H. R. e Y. L. R. fueron detenidos el 12 de mayo y puestos en libertad el 16 de mayo de 2017. I. C. permaneció detenida desde esa fecha hasta el 25 de mayo y el encausado J. M. B. fue detenido el día 21 y puesto en libertad el 28.