Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista a Lidia Falcón

"Asesinan a mujeres y la sociedad no responde; el patriarcado triunfa"

"Hay que conseguir una ley que realmente proteja a las féminas, porque la que tenemos es ineficaz", asegura la miembro del partido feminista

Lidia Falcón.

Lidia Falcón. ANDRÉS CRUZ

A nivel personal, ¿qué puede contar sobre el feminismo?

El feminismo es la lucha de toda mi vida, puesto que mi madre, mi abuela y mi familia eran feministas, socialistas y comunistas. Pertenezco a una familia de la resistencia que quedó aislada en este país por el fascismo y la dictadura.

Han habido avances pero aún queda mucho por hacer.

Por supuesto que ha avanzado desde la dictadura, donde las mujeres no tenían ningún derecho y desde entonces hasta lo que podemos contar hoy hay un abismo. Hemos alcanzado el estatus de ciudadanas y aprobado el artículo 14 de la constitución y la ley de igualdad, así como la del aborto o el divorcio, todo esto producto de la lucha feminista. Queda mucho por hacer, si no estaríamos en el paraíso, hay cambios a llevar a cabo en cuanto a diferencias salariales, la participación de la mujer en política y acabar con la violencia contra la mujer.

¿Cuál es la peor situación ante la que se enfrenta la mujer?

La violencia, porque si nos matan no creo que haya nada peor. Esos homicidios y asesinatos continuos, contando dos o tres cada semana, producidos casi con total impunidad y sin protección para las víctimas. Lo primero que tenemos que conseguir es una ley que realmente nos proteja, porque la ley de violencia de género que tenemos es ineficaz. Desde el partido feminista estamos en la batalla de modificarla desde hace años.

¿Por qué cree que todavía no hay medidas eficaces?

El machismo sigue y nadie se cree que haya desaparecido. El patriarcado triunfa actualmente, no hemos acabado con él, aunque quizás podemos haberle dado una patada en la espinilla, pero sigue dominando todo, desde la educación hasta los medios de comunicación, los legisladores, las adjudicaturas, la propaganda y el criterio social. La prueba está en que asesinan a mujeres y la sociedad no responde. Si estas mujeres asesinadas fueran víctimas de terrorismo se hubiera hecho una comisión contra el terrorismo, habría un ejército patrullando por las calles y demás medidas, pero como las asesinadas son mujeres de esta forma, ocurre esto.

¿Falta de interés?

No interesa, sobre todo a las instituciones, y esto es lo peor porque son las que tienen la obligación de protegernos. Ni la policía, ni la adjudicatura, ni los servicios sociales, ni los legisladores, ni los ministros están por la labor. Hace 12 años ejecutaron la ley de violencia y con eso se han quedado tan contentos, sin importar los resultados. El observatorio de la violencia envía datos sobre violaciones, acoso sexual, maltrato a niños y mujeres, asesinatos, etc., lo cuentan y se quedan igual y es inaceptable. La sociedad tiene que reaccionar, tenemos que ser más para que haya más conciencia social que obligue a nuestros dirigentes a tomar medidas.

¿Es un camino que debe empezar la sociedad?

Tendríamos que estar todos con el feminismo, porque la falta de conciencia feminista lleva a la ausencia de respuesta indignada que debe haber cuando suceden estos hechos y para evitarlos. Hay niños asesinados por sus padres, desaparecidos o que sufren abusos sexuales de los que no se ocupa nadie. Se trata, además, de un problema que va a afectar a la salud mental de nuestra sociedad en los próximos años.

¿Existe la mujer machista?

No se le puede adjudicar ese calificativo a la mujer porque machista es el que mata, viola y perturba a la sociedad y las mujeres no hacen esto, sino que son siempre las víctimas. Que se revelen o no, que sean sumisas y acepten los moldes que se les da, muchas veces a palos, y que las hayan educado así es una cosa, porque pueden ser cómplices y víctimas a la vez, pero machistas no creo. Cuando una niña nace no está criada ni tiene criterio y la sociedad, según crece, la educa para que haga lo que se supone que tiene que hacer, entre otras cosas soportar al hombre, obedecerle y pensar que es más importante y tiene más poder. Revelarse contra esto en esta sociedad más patriarcal es un esfuerzo enorme que sólo hacen algunas.

El feminismo y el hembrismo son términos diferentes.

Este último lo han inventado los machistas, porque el feminismo es un movimiento que tiene más de 200 años y consiste en una lucha de las mujeres de todo el mundo por su liberación, por ser consideras personas, ciudadanas, tener derechos, cambiar la sociedad agresiva, cruel y machista por una que sea fraternal y solidaria en la que todos seamos iguales y nos tratemos igual. Resulta que ahora los machistas además de maltratadores y asesinos han creado un nuevo lenguaje y nuevas organizaciones acusando a las mujeres de hembrismo, pero ¿eso qué significa cuando tenemos millones de víctimas maltratadas cada año? Que se difundan estos mensajes es lo que quieren los machistas, que se cree un lenguaje y una conciencia social de que las mujeres somos malas y también maltratamos.

¿No cree que hay mujeres que maltratan a hombres?

¿Usted las conoce? Vamos a buscarlas y cuando las encontremos que salgan en pantalla y en las páginas de los periódicos, porque yo no conozco a ninguna. Esto es una calumnia más que han creado estos tipejos con asociaciones de hombres víctimas, pero es mentira.

¿Qué opina del papel de las féminas en política?

Es pequeño y débil. Los partidos políticos no tiene mujeres con gran prestigio y capacidad de decisión, y eso lo vemos cada día en los medios. La fémina sigue teniendo un papel secundario de apoyo y ayuda y las mujeres que podrían llegar a un puesto de poder no son feministas, no piensan en cambiar la sociedad ni están a favor de los elementales derechos de la mujer. Ahora tenemos una ministra de Sanidad y Asuntos Sociales que se ha declarado antiabortista, lo que significa que vamos a volver al debate del siglo 20 sobre la capacidad de decisión de la mujer y su libertad.

¿Y de la conciliación familiar?

Es una tapadera para que la mujer siga trabajando dentro y fuera de casa. La concilian retirándola de los trabajos más importantes o con jornada reducida que también la marginan de la promoción social y laboral. Trabajos de inferior categoría que hacen que no pueda llegar a puestos hechos para los hombres.

¿La igualdad es una utopía?

Las utopías están para cumplirlas, como la abolición de la esclavitud o la pena de muerte, la igualdad de derechos entre hombres y mujeres o el derecho al voto de la mujer, que lo eran hasta hace unos siglos. Consiste en organizar un mundo en el que se pueda vivir, porque si no tenemos igualdad no podemos. El futuro será feminista o no será.

Toda una vida de lucha.

Es algo que tenemos que hacer todas, no sólo yo o las de mi generación, porque si las jóvenes no se ponen no tendrán futuro. Hoy se puede estudiar porque hemos conseguido ese derecho, pero los títulos no sirven de nada si no se encuentra un trabajo, existen salarios diferentes o se da con un maltratador. Los problemas están ahí y tenemos que resolverlos entre todas.

Compartir el artículo

stats