Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Desembarco sin alboroto en El Calero

La apertura del ambulatorio se salda sin atasco de tráfico al ponerse en marcha más tarde que los colegios

Desembarco sin alboroto en El Calero

Desembarco sin alboroto en El Calero

Silencio casi sepulcral en San Juan y animada comidilla en El Calero. Estas dos situaciones se dieron ayer por la apertura del centro de atención especializada (CAE) en el segundo de estos barrios y que muestran el diagnóstico del futuro de ambos, al menos en materia sanitaria, pero también en su actividad económica. Más beneficios ahora para El Calero y merma de ingresos para el conjunto histórico-artístico que, incluso, puede verse aún más golpeado con el traslado de las oficinas municipales, de momento sin fecha concreta, al edificio de El Cubillo.

El antiguo ambulatorio, ya centro de salud, tampoco registró mucho trajín, aunque los usuarios que no conocían el traslado, fueron a pedir cita o acudir a consulta y se les informó del nuevo destino. "Ha sido un día tranquilo, ya que aquí solo se quedan los cinco médicos de cabecera que tiene el centro y los servicios de analíticas que soliciten para los pacientes", explicaba el sanitario que atendía a quienes se acercaban al antiguo CAE.

De hecho, mientras en el barrio administrativo de Telde, Luis Morales, de Cafetería Cruz, calculaba en un 80% la disminución de la clientela en esta primera jornada sin CAE y similar en el resto de locales, en la nueva sede, la cafetería más cercana era el punto de encuentro de los parroquianos y de los vendedores de juegos de azar, colocados estratégicamente para ser los primeros en saludar a los usuarios.

No hubo el temido atasco en la carretera general de El Calero ni en las que conducen al flamante ambulatorio porque, como se había previsto, el inicio de las consultas a las 10.00 horas en su primer día salvaba la aglomeración de guaguas escolares, vehículos particulares, taxis y las guaguas de La Pardilla Bus en esa zona. El horario desde mañana será el fijado desde lunes a viernes, entre las 8.00 y las 21.00 horas, pero incluso así, según apunta el concejal de Seguridad, Juan Martel, "no creemos que se produzcan grandes retenciones de tráfico, ya que será durante la entrada a los colegios cuando más se note, pero luego no tiene porqué".

Martel, quien se acercó a la zona para ver el servicio, destacó que la línea cubierta con una microguagua para unos 20 pasajeros, provista con una rampa para personas con movilidad reducida y asientos para personas mayores, "no le supone ningún coste al Ayuntamiento de Telde porque es una ampliación de la línea Telde-Melenara".

A pie de guagua, Eva Galván, vecina de Valsequillo, indicó que "ahora me queda más lejos venir al especialista, pero me ahorro caminar hasta San Juan. Tengo que coger dos guaguas, pero lo bueno es que es en la misma parada y los horarios son buenos". Antonio Alonso, de Lomo Cementerio, opinó que "el cambio es buena idea porque aquí las instalaciones son más modernas y amplias, aunque haya que coger una guagua más".

Sin embargo, Laly Díaz, residente en Marzagán, no se mostró nada contenta con el traslado del centro sanitario a El Calero. "No entiendo cómo no nos han enviado al ambulatorio Prudencio Guzmán, en la capital, que queda más cerca y nos hacen venir aquí y deba coger más guaguas que antes, cuando iba al ambulatorio de San Juan".

Compartir el artículo

stats