Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ratas "de confianza" en Casas Nuevas

Vecinos del barrio denuncian la falta de limpieza de sus calles y la presencia de roedores l Critican el mal estado y suciedad de los contenedores

18

Contenedores rotos, cucarachas y mangueras mordisqueadas por ratas

"Las ratas ya son aquí de confianza, tiras la basura y se te ponen en las piernas, ya no tienen ni miedo a las personas". Es la descripción concreta y directa que hace una vecina de Casas Nuevas sobre la situación de abandono y falta de limpieza que se vive en este barrio junto al cruce de Melenara desde hace semanas, "sin que hayamos obtenido respuesta alguna a nuestras quejas por escrito".

Desde el Ayuntamiento de Telde se señala que no han recibido ninguna denuncia sobre este problema, que afecta no solo a la limpieza viaria y la recogida de residuos, sino también a la salud pública. "No se tiene constancia en la concejalía sobre este asunto, no nos ha llegado ningún escrito, pero iremos al barrio para saber qué pasa", argumentan desde Limpieza Viaria y Sanidad.

En este último departamento, dirigido por Aurora Saavedra, se indica que hubo un tratamiento contra las plagas a finales de mayo y el próximo toca a finales de septiembre, si bien se han dado indicaciones para volver a las calles afectadas a la empresa adjudicataria del servicio. Por su parte, Eloy Santana, concejal de Limpieza Viaria, recuerda que hace mes y medio una cuadrilla realizó una limpieza intensiva durante dos semanas en diferentes zonas del barrio.

Admite Santana que no han visto escritos, pero sí que ha recibido la llamada de la asociación de vecinos, que le trasladó su preocupación por la limpieza del barrio hace unos meses. El jueves operarios se desplazaron al barrio y comprobaron "que el estado de la zona de contenerización está limpia y observaron que hay recipientes con las tapas rotas, que se cambiarán".

Sin embargo, desde Casas Nuevas se asegura que sí se ha presentado un escrito por correo electrónico, pero "por aquí no ha pasado nadie ni a limpiar los restos de la basura que se encuentran en varias calles ni a fumigar para acabar con la plaga de ratas, aunque también hay cucarachas y mosquitos". Las calles San Venancio, Fuerteventura, Torricelli y Galileo Galilei son las más afectadas por la falta de limpieza y la aparición de los roedores. "Son unas ratas tan grandes como gatos las que nos hemos encontrado cuando vamos a tirar la basura a los contenedores, ni se inmutan cuando nos ven, pero tenemos miedo a que nos ataquen", explica la misma vecina.

No lo dice sin fundamento, a su hija y a su madre los roedores ya le han dado más de un susto con su aparición entre los recipientes ubicados en el barrio por miedo a una mordedura por parte de los roedores. Incluso han grabado vídeos para demostrar lo que denuncian para que no se diga que son mentiras o exageraciones. En algunas de estas grabaciones se observa cómo se mueven bolsas depositadas en el suelo, junto al contenedor por el empuje de las ratas; a algunas incluso se les ve su lomo grisáceo, "le podemos sacar vídeos, pero fotografías es muy difícil porque son muy rápidas y se esconden sobre la marcha", afirman.

Contenedores rotos

Los vecinos, sobre todo las personas mayores, se ven obligadas a dejar las bolsas con la basura al lado de los contenedores porque no pueden subirla, apuntan.

La explicación, según indican, "es que para abrirlos hay que pisar el pedal que tienen en su parte baja, pero en muchos está roto y hay que abrir la tapa para dejar las bolsas y las personas mayores no tienen fuerzas para levantarla y no les queda más remedio que dejarlas como mejor pueden".

Aunque no solo es por esta circunstancia, explica una de las vecinas, ya que también hay residentes incívicos que no las echan en los contenedores, sino detrás de los depósitos y en las aceras, lo que posibilita, alega, que aparezcan los roedores para abrirlas y comer lo que hay en su interior. Un problema de actitud ciudadana no achacable, dicen, al servicio de limpieza en este caso, aunque sí reclaman la retirada de los contenedores rotos y que los limpien de vez en cuando, apuntan. El olor, añaden, es espantoso y más se nota cuando aprieta el calor, creando un ambiente irrespirable en las calles afectadas.

Mangueras mordidas por ratas

Las ratas no solo comen, también beben. "No ha venido nadie a fumigar para acabar con esta plaga, pero el personal de Parques y Jardines dicen que han observado mordidas en las mangueras cuando las dejan para el riego", relatan, "pero sigue sin hacerse nada; a mi hija le saltó una rata cuando iba a tirar la basura y llegó a mi casa muy asustada", cuenta una residente del barrio sobre este problema.

El estado de las aceras es lamentable, denuncian. Los niños y mayores se encuentran con basura detrás de los contenedores y la limpieza de las calles apenas existe, "por aquí no pasan desde hace tiempo y se nota". Los transeúntes deben ir por el asfalto.

Los responsables municipales aseguran que abordarán esta situación de forma inmediata. Desde la concejalía de Sanidad del Ayuntamiento de Telde se ha solicitado a la empresa adjudicataria del servicio de control de plagas un histórico sobre las actuaciones en esta zona, además del desplazamiento de su personal. Según la edil de Sanidad, Aurora Saavedra, los tratamientos contra las plagas se realizaron a finales mayo y que tienen una periodicidad de cuatro meses, por lo que tocaría ir a finales de septiembre. No obstante, afirma, ya se han dado indicaciones para que se vaya a esas calles otra vez.

Limpieza Viaria adelanta que se cambiarán las tapas rotas de los contenedores, pero afirma que la zona donde están estos depósitos está limpia e incluso se hizo una limpieza de choque en los solares hace mes y medio, alertada la concejalía por la nueva junta directiva de la asociación vecinal de este barrio.

Compartir el artículo

stats