Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus Telde combate el virus con solidaridad

Cadena de favores en el aislamiento

La elaboración de mascarillas artesanas o la ayuda a los mayores con sus compras son algunas de las acciones solidarias que los teldenses están llevando a cabo por voluntad propia

117

Coronavirus en Canarias | Telde en cuarentena (25/03/2020)

El miedo se ha expandido en la mente de las personas tan rápido como el coronavirus. En tiempos de guerra -en este caso vírica-, la solidaridad se marca un papel esencial y cala en los corazones de muchos ciudadanos, que anteponen el bienestar general a las fobias.

El municipio teldense se ha encontrado con numerosos gestos amables de vecinos que, puestos a aprovechar el tiempo, han buscado los métodos de construir una sociedad menos individualista aún en épocas de completo aislamiento. La Policía Local da fe de estos sucesos, destacando que las actas que se han levantado por desobedecer al decreto estatal de confinamiento en los hogares son escasas y, en cambio, numerosas son las llamadas de los civiles al cuartel general para asegurarse de si es posible acompañar a los familiares más mayores o con menos capacidad de autogestión a realizar las compras semanales, asistir a las citas programadas con los médicos o realizar quehaceres esenciales.

Los agentes facilitan estas tareas y se encuentran en total colaboración con los miembros de protección civil, que reciben también encargos diarios relacionados con este tipo de actividades.

"Hace unos días incluso nos llamó una vecina porque había realizado mascarillas artesanales y necesitaba materiales como elásticos para culminarlas", expresa Yeray Martel, voluntario de este colectivo. "Una señora de Las Remudas se puso en contacto con ella para ofrecerle los elementos que le faltaban, pero para evitar salir de casa nos solicitó que realizáramos la gestión, y eso hicimos", finaliza el relato emocionado Martel, que adelanta que desde hace dos semanas un equipo estrictamente preparado en protocolo de actuación ante el Covid-19 -unas seis personas ataviadas con el material de protección necesario, establecido por el área de Seguridad y Salud- se encarga de efectuar favores de esta índole.

"También estamos ayudando en el nuevo centro de acogida de indigentes del municipio", adelanta, en referencia al polideportivo Juan Carlos Hernández, de Jinámar, operativo desde el martes y en el que ya residen unas siete personas sin hogar del municipio. Este espacio comenzó a adaptarse el pasado domingo, retirando el mobiliario deportiva para instalar un total de 26 camas con el objeto de que poco a poco se lleve a cabo el traslado. Según fuentes del cuerpo policial esta tarea está suponiendo un problema en algunos casos. "Hemos contratado una empresa que gestiona los cuidados a estas personas, para que puedan cumplir el confinamiento y estén seguras durante este tiempo", explica el alcalde, Héctor Suárez, que destaca su orgullo al comprobar que los ciudadanos están cumpliendo la norma y actuando con responsabilidad y solidaridad.

Muchos vecinos por voluntad propia han decidido unirse a una cadena de favores espontánea con la intención de hacer la vida más fácil a ciertos sectores sociales durante estas semanas. Estiven Bolaños, vecino del barrio de El Calero, realiza la compra a sus vecinos o aprovecha sus visitas a la farmacia para comprar medicamentos para las personas mayores. "Intento salir lo menos posible, pero aprovecho cuando necesito ir al supermercado para coger los alimentos o productos básicos que necesitan algunos de mis vecinos más mayores", expresa impasible, pues admite que para él no es "algo fuera de lo normal, también realizaba estas tareas antes de que se decretase el estado de alarma", sostiene convencido de la importancia de ayudar a los demás en cualquier circunstancia posible.

Otros ciudadanos del municipio han optado por pasar la cuarentena entreteniendo a los demás con la música en los balcones. Julia Martel, presidenta de la asociación de vecinos de La Garita, ha tomado como norma subir los altavoces a las doce de la mañana para que todo el barrio escuche el mítico Resistiré del Dúo Dinámico, que tan necesario parece que se está convirtiendo en estos días de incertidumbre. "Hay un ambiente muy triste, todo está muy decaído y hace falta animar a la gente de alguna forma", expresa la vecina, que admite que no solo se conforma con el tema original. "También aprovecho y pongo una versión de verbena", ríe la señora.

Lo importante es verse ocupado con una actividad y en este sentido la propia administración local está aportando su granito de arena. Desde el área de Cultura ya han lanzado una nueva programación cultural, aunque las circunstancias obligan a que sea de forma digital. "Ya hemos cerrado un par de contratos con diferentes artistas para que actúen a través de las redes sociales", explica el concejal, Juan Martel. Por el momento, estas actividades están dirigidas a un público infantil y comienzan hoy mismo, con el espectáculo Cuentos desde el Cajón, de la educadora Cristina Martín. La cita será a las 17:30 horas, en directo desde los canales de TeldeCultura, en donde se anunciarán el resto de iniciativas. "Hay que darle salida a la cultura, porque mucha gente que se dedica al entretenimiento lo ha pasado mal por esto; en todos los sectores en realidad", expresa preocupado.

Pequeñas empresas

La ayuda debe expandirse aún por muchos ámbitos, sobre todo en el de la empresa. La presidenta de la asociación de empresarios de la Zona Comercial Abierta de San Gregorio, Mónica Muñoz, manifiesta una profunda preocupación por este asunto. "Estamos viviendo una incertidumbre tremenda, necesitamos que las instituciones aprueben cuanto antes las ayudas necesarias para levantar nuestros negocios", espeta, resaltando que en el casco de Telde hay censadas un total de 400 pequeñas empresas.

"La mayoría está completamente paralizada y es una pena porque este año habíamos previsto un crecimiento económico en el municipio, pero esto lo ha cambiado todo", declara intranquila. Javier Sampedro, gerente del ente de conservación del parque empresarial de Melenara, coincide con Muñoz. "Ahora mismo el sector empresarial está en la UVI, si no se atiende correctamente y con la mayor urgencia habrá muchos negocios que desaparecerán; necesitamos que las promesas se materialicen", declara tajantemente.

La suspensión de muchos puestos de trabajos y la tramitación de expedientes de regulación temporal de empleo ha supuesto la aparición de un nuevo grupo de personas vulnerables. Suárez destaca que desde el gobierno ha aprobado medidas para que las necesidades básicas de las familias estén siempre cubiertas, "nos hemos dado cuenta de que las ayudas de emergencia social no solo la piden los usuarios tradicionales de Servicios Sociales, ahora ya hay personas que están vinculadas a ERTE y necesitan un impulso económico, también muchos autónomos que dejan de ingresar en esta época", explica.

Compartir el artículo

stats